Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

No hay duda alguna. Somos los reyes del manoseo de las ideas y la elasticidad de los argumentos. Como además de egocéntricos, somos vivos, nos gusta torcer los hechos, encauchar las tesis, darle la vuelta a las opiniones, con tal de salir siempre bien librados. Nos gusta voltear la torta y por eso es que generalmente en la puerta del horno se nos quema el pan.

Los colombianos somos poco dados a escuchar y en el mejor de los casos solamente esperamos el turno para hablar, pero sin oír a los demás, sin intentar entender los argumentos, sin confrontar las ideas contrarias, sin darle una oportunidad a los acuerdos, porque de lo que se trata es que los demás piensen como nosotros. Nos montamos en una película y de ahí no nos bajamos, no porque tengamos siempre la razón, sino porque nunca estamos dispuestos a aceptar que sucede lo contrario.

Sacamos las ideas ajenas de su contexto para validar las propias porque nos gustan las medias verdades o las mentiras a medias, que de tanto repetir terminan convertidas en verdades completas. Nos gusta tener siempre la razón y ese tal vez es el origen de nuestras locuras, porque poco nos importa pisotear a los demás, respetar a los demás, dialogar con los demás y más bien lo que nos fascina es que los demás, nos den una respuesta afirmativa o cansados, abandonen la pelea. Para todo tenemos una excusa y como carpintero mañoso le metemos una cuñita a la mesa con tal que no cojee. No importa si mentimos, no importa si arrasamos, no importa si falseamos, no importa si maquillamos, no importa si banalizamos, no importa si tergiversamos y por eso tenemos flaca la memoria y gorda la conciencia.

Entendemos la autocrítica como la capacidad de mancillar a los demás y no como la intención de mirarnos para adentro. Somos poco dados a aceptar que la embarramos, que cometemos errores, con y sin intención, que nos podemos equivocar, que a veces lo que decimos puede no ser, que una cosa es la seguridad y otra la terquedad, que a veces aceptar que los demás tienen la razón puede librarnos del peso de la culpa y que ser falible no es sinónimo de debilidad.

Y para completar, somos expertos en echarle la culpa a los otros. Con descaro les cargamos la responsabilidad, sin siquiera sonrojarnos. Nos sacamos un pedazo de lomito de la boca para meternos la mentira, que una vez masticada y digerida termina convertida en una verdad irrefutable. La nuestra por supuesto.

Tal vez si escucháramos más, adivinaríamos menos y encontraríamos la razón de esta locura que vivimos. De lo contrario solamente quedará una cuerda: la que nos estrangula cada día…

(Visited 560 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Vida

    La carta que no envié

    Qué duda cabe de que somos un montón de solos dejándose encontrar. Y es que eso que llaman libre(...)

  • Vida

    Reflexiones acerca del mercado del usado

    En el trabajo, en el amor o en la vida misma, estar en el mercado del usado no representa(...)

  • Colombia

    Que muestren menos y cuenten más

    De mojigato no tengo un pelo. Soy malpensado, mal hablado, me gusta el  sexo y además, soy calvo. De (...)

  • Vida

    La culpa es de uno

    La culpa es un concepto complejo. En teología es la trasgresión de la ley de Dios. En derecho, es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

"Hace unos días un amigo me invitó a una cena en(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar