Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Los japoneses tiene una cultura profunda y sensible de la que  podríamos nutrirnos para ver la vida de otra manera. Tienen palabras bellísimas, que sirven de refugio en medio de esta tormenta que vivimos. Ikigai, es una de ellas, que significa nuestra razón de existir, aquello que da significado a nuestra existencia, algo por lo que merece la pena vivir.

Yo creo ser un experto en felicidad, pero en sentido contrario, no porque sea infeliz, sino porque toda mi vida me la he pasado buscándola. Y es que una cosa es la alegría y otra muy distinta la felicidad, como el amor es diferente  al sexo o como el gol  no es lo mismo que un orgasmo.

Un pesimista es un optimista con buenos datos”

Muchos creen que soy un perfecto pesimista, un tipo que todo lo ve gris, de esos que dice que “ este sol es de pura lluvia”, una especie de solitaria de adolescente que nada lo llena. Yo lo veo diferente, difícil tal vez, pero no pesimista, un tipo simple con la malparidez alborotada, porque  en esa búsqueda de mi  Ikigai, de mi bien supremo, de esa razón para levantarme al día siguiente a pesar de los problemas, intento ser un optimista con buenos datos, con múltiples miradas que me permitan tomar  una decisión acorde con lo que pienso, que no necesariamente es la mejor  opción porque a veces la pregunta termina contraponiendo los principios con la necesidad.

La vida es aprender a dar vuelticas a pesar de no saber bailar, porque las certezas son como el pan francés: duran un día. Todo nace, todo se desarrolla y todo muere. Los comienzos suelen ser dolorosos, llenos de incertidumbre. El crecimiento y el desarrollo hacen parte de la vida y son las cosas que nos pasan y que cada cual asume como quiere o como puede. En esta inmensa torre de Babel, la mayoría, le apuesta todo a la felicidad que suele ser de esos conceptos etéreos, de los que hacemos eco para poder seguir adelante. Es incolora, inodora, invisible, o tal vez tiene infinidad de colores, olores o formas, nunca se sabe. Lo único claro es que al estilo de Moro, la felicidad, ese Ikigai del que hablamos, es una de los utopías que mueve al mundo. Todos los hombres de una manera u otra luchamos por alcanzarlo, algunas veces sin lograrlo.

Ikigai es una utopía que no se cumple, pero que nos mueve a cada día”

En mi caso, lo más cercano han sido mis hijas, porque aunque crea en muchas cosas, cuando las veo es cuando creo verdaderamente en Dios. Sin embargo, el que hayan sido, sean y serán el motor que mueve mi vida, no son mi misma vida, porque tienen vuelo y sueños propios y tienen el derecho y el deber de equivocarse y levantarse por sus propios medios y yo, sólo soy un tipo con suerte que ha tomado malas y buenas decisiones. Alcanzar el Ikigai es casi como alcanzar el  nirvana, ese estado de liberación del sufrimiento del que hablan los budistas. Esa  búsqueda necesariamente requiere mirarse para adentro, que no es lo mismo que hacerse una colonoscopia.

Para muchos, que como yo no tienen un plan, sino tan sólo la esperanza de encontrar nuestro Ikigai, nuestro bien supremo, nos debatimos en el riesgo diario de intentar parecernos a lo que soñamos cada noche, de seguir adelante a pesar de que se nos vean las costuras, porque el problema no son los rotos sino la calidad de los remiendos y porque al fin y al cabo, todos estamos en obra negra y no es que la vida sea larga, sino que a veces se nos hace eterna.

 

Sígueme en Instagram. mailievano

(Visited 544 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Ecléctica .

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Burócratas de secta

    La mitad de los problemas colombianos surgen de nuestra tendencia a la lambonería y al sobachaquetismo. Nuestra personalidad bipolar,(...)

  • Opinión

    Yo

    En medio de nuestra misma mismidad, todos tenemos una opinión. El problema es que sentimos que es inmejorable y(...)

  • Vida

    ¿Creer o confiar?

    Se parecen tanto, que muchos creen que son  iguales, pero son tan distintas como un chino y un japonés,(...)

  • Vida

    Ikigai

    Los japoneses tiene una cultura profunda y sensible de la que  podríamos nutrirnos para ver la vida de otra(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. hernandotaboa0720

    Excelente reflexión, para este pais que ojala busque un Ikigai colectivo de tratar de parecerse a si mismo y no a estereotipos extranjeros, buscando realidades que no se pueden aplicar en este estado caótico en que vivimos. Llevamos solo 200 años de existencia como nación y queremos parecernos a Noruega y Suecia, Roma o Grecia que llevan 3000 años y aun no lo han podido encontrar. Sera que aun no hemos podido abandonar nuestro “espíritu de tribu” y buscamos en chamanes políticos , lo que nosotros mismos podemos decidir, sin necesidad de que no lo impongan al comprarnos un voto y coaptar nuestra libertad ??-

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar