Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Venga le cuento

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

c1
Es como si una misma nube negra hubiera empezado a cubrir a persona por persona, ciudad por ciudad, país por país, sin respetar fronteras. Era una nube cargada de dolor, de un inmenso dolor que aún no hemos podido sacar del alma.

En cuestión de minutos esa nube negra empezó a unir también los corazones de colombianos, brasileños, venezolanos, bolivianos, porque los corazones no tienen fronteras. Son unos solos. Aman por igual, lloran por igual, se solidarizan por igual, cuando son buenos, cuando se salen de sus propios cuerpos para abrazar los de los demás, cuando se vuelven tan solidarios que hacen realidad, literalmente, aquello de que todos somos hermanos, sin importar la nacionalidad.

Los colombianos somos chapecoenses. Somos brasileros, venezolanos, bolivianos. Somos una sola nación universal que se acompaña en el dolor. Una sola nación que comparte su alma en un inmenso y estrecho abrazo universal para darnos fortaleza juntos, para decir aquí estamos, para dar una voz de esperanza a los que sufren.

Desde los primeros minutos del accidente del avión en Antioquia, decenas de héroes arrancaron al sitio de la tragedia y lograron rescatar con vida a seis personas. Sin dormir y en medio de la niebla, mantuvieron su labor el tiempo que fue necesario hasta que hallaron el último de los cuerpos.

Llegó el día del partido que iba a enfrentar a los chapecoenses con Atlético Nacional, pero ese día sólo había dolor. Y la hinchada antioqueña, así como muchos otros colombianos doloridos, llenaron el Atanasio Girardot para rendir el más emocionante de los homenajes a sus hermanos del Chapecó.

Allí estaban esa noche Nacional y Chapecó. Solo que esta vez los brasileros lo estaban haciendo desde el cielo. Estaban asistiendo al final de la copa por la que lucharon frenéticamente, pero en espíritu. Y estaban en cada una de las almas de cada uno de los asistentes ese día al estadio, de los millares que quedaron por fuera sin poder entrar, de los millones que seguimos la ceremonia por televisión desde otras ciudades, de corazones rotos de todas las nacionalidades que ese día se sintieron orgullosos de ser chapecoenses, aún sin tener esa nacionalidad.

El himno que no dejaron de cantar saltando los hinchas, hecho para los chapecoenses, nos puso la carne de gallina. Las lágrimas de presentadores, funcionarios, gente del pueblo, jugadores, técnicos, fueron las mismas de personas de todas las condiciones que a través del televisor seguían la señal. En el centro Internacional de Bogotá vi personas llorando al seguir la transmisión. Otros no lo hacían pero expresaban su dolor. Y pensé que eso mismo estaba pasando en cada rincón de Colombia, como en realidad ocurrió.

Cuando habló el canciller de Brasil, el estadio entero aplaudió a rabiar y saltó y cantó a los chapecoenses, cuando el alto funcionario iba diciéndolo lo que le dictaba su corazón. Rompió en llanto agradeciendo a Colombia y nos dimos cuenta de que la solidaridad en una tragedia como estas, ayuda a fortalecer a quienes la sufren y hacen que así como están sumidos en el dolor, también alimenten un poco de tranquilidad al saber que no están solos.

No hay cómo definir ni describir lo que pasó en el Atanasio Girardot. Tampoco lo que pasó en distintas ciudades, como en Bogotá, en el entrenamiento de Millonarios, en donde jugadores, técnicos y asistentes se reunieron en una misa antes de empezar el entrenamiento. Similares acciones hubo en los equipos de todo el mundo.

Un Ejército de miembros de la Fuerza Aérea y de colombianos acompañó los cuerpos en su traslado desde Medicina Legal hasta el aeropuerto, en calles de honor, para que fueran llevados en un avión de la Fuerza Aérea del Brasil.

Allí, antes de subir al aparato, el alcalde de Chapecó saltó de lado a lado de la aeronave, enviando besos con las dos manos, a todos los colombianos que desde sus casas, desde el estadio, desde las calles, desde los medios de comunicación, demostraron su solidaridad con el equipo y con su pueblo.

Las redes sociales fueron escenario de un gigantesco abrazo de amor hacia los chapecoenses, que crecía y crecía a medida que pasaba el tiempo y demostraba lo que sentían esos corazones arrugados de colombianos y extranjeros, ya fuera en español, portugués, inglés o italiano.

Los colombianos demostramos que sabemos querer, que somos solidarios en el dolor, que tenemos un corazón grande y sincero y por ello se nos grabó Chapecó con letras de oro en el alma. Hoy todos somos chapecoenses. Y todos somos ciudadanos del mundo sin fronteras, unidos en el dolor, pero también en la esperanza. Porque mientras conservemos esas almas y esos corazones universales, unidos en el amor, seremos un mundo grande, hermoso, sin odios y sin rencores.

¡Que Dios guarde a nuestros hermanos del Chapecó, a los periodistas, auxiliares y tripulación que hoy están en el cielo. Que los tenga muy cerquita, para que los cubra su manto de amor por siempre!

 

@VargasGalvis

(Visited 68 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Egresado de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de La Sabana. Hizo un curso de agencias de prensa en la Agencia Dpa, en Hamburgo (Alemania). Jefe de prensa y Director de Divulgación de Promec Televisión. Redactor de espectáculos, editor nocturno, redactor político, Jefe de Redacción y director de la Agencia Colombiana de Noticias Colprensa. Trabajó en la Casa Editorial El Tiempo como Editor de Actualidad, jefe de Redacción y Editor General del Periódico HOY. Fue Editor General del periódico Q'hubo de Cúcuta (Colombia). Twitter: @VargasGalvis

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Es más fácil adelgazar con ayuda de un profesional. Por eso preparé(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a las(...)

Publicidad
0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar