Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Se sabe cómo comienzan las cosas, pero no cómo terminan. Un día, hace más de 50 años, un puñado de hombres decidió alzarse contra el Estado, pero estoy seguro de que no pensaron en que iban a protagonizar una de las historias más negras de nuestro país.

Poco a poco se volvieron sanguinarios. Se quitaron el ropaje de adalides de unas ideas revolucionarias y se convirtieron en terroristas, en auxiliadores del narcotráfico, en secuestradores, violadores de niños, al punto que se ganaron con honores el odio de los colombianos.

Y esos terroristas se perpetuaron allí. El Estado les dio golpes certeros, fuertes, pero ellos siguieron ahí, al frente de su sanguinario negocio y con el arma más mortal: el miedo que infligieron en los campesinos, a quienes arrebataron a sus hijos para llevarlos a la guerra; en las familias, que se veían obligadas a darles lo que les pedían o de lo contrario veían cómo asesinaban a los suyos en su propia finca.

Esos terroristas tenían como rehenes a más de una cuarta parte del país, para ser cautos en las cifras, y pasaron los años, las décadas y el Estado no los pudo acabar, sino debilitar.

Cuando pasaban por un pueblo, las madres arrojaban a sus hijos bajo las camas, los protegían con sus cuerpos y rezaban, rezaban mucho, para que a ninguno de ellos le diera por ir a golpearles a la puerta.

Esos mismos niños crecieron escuchando el terrorífico rotor de un helicóptero, que presagiaba las muertes que al día siguiente iban a encontrar camino a sus escuelas.

Muchos decidieron no aguantar semejante tortura y decidieron irse, para dejar atrás sus honoríficos títulos de campesinos, y pasar a denominarse ‘desplazados’. Una palabra que para el país se volvió tan común que parecía que a ninguno de los doctores de la ciudad les dolieran esas personas.

Para muchos pasó desapercibida la noticia de que Colombia ya tenía más desplazados internos que Siria. En mayo de 2017 el Consejo Noruego para Refugiados lo informó, y dio la cifra de 7,2 millones de desplazados internos. Colombia ocupaba así el vergonzoso primer lugar. Pero eso no fue suficiente para que los doctores de la ciudad, los que mandan en el Congreso, los que se creen importantes, se dieran cuenta de que en verdad Colombia vivía una tragedia.

Al país citadino lo conmovió hasta el alma el atentado al Nogal, pero es que en ese momento no sabían que miles de Nogales más habían desecho familias enteras en el campo colombiano, el que debía estar destinado a darnos los alimentos y que en ese momento solo estaba sembrado de muerte.

Las Farc fueron de lo peor que les pudo pasar a los colombianos. Y todos confiábamos en el Ejército, en la Armada, en la Policía, en todas nuestras Fuerzas Militares, pero estas no lograron derrotarlos.

Todos confiamos en que la Fiscalía llevara a esos sanguinarios a los estrados judiciales, les comprobara lo que habían hecho y les hiciera pagar por ello. Pero no sabíamos que en realidad, muchos de todos los procesos abiertos contra los jefes guerrilleros no tenían las pruebas suficientes para individualizarlos y poderlos llevar a la cárcel, a través de la justicia ordinaria. Si acaso, muchos de ellos, si los hubieran cogido, hubieran sido condenados por rebelión. Si estuviéramos de buenas, otros hubieran podido pagar un poco más. Pero la verdad es que parece que la justicia ordinaria no tiene todas las fichas armadas para poder llevar por lo menos a uno de esos sanguinarios a pagar la máxima condena.

Si todo nos hubiera salido bien, las Fuerzas Militares y de Policía habrían podido capturar a los terroristas y la justicia los habría podido llevar a los estrados judiciales para hacerles pagar lo que hicieron. Pero eso no pasó.

Ahora estamos condenados a que ellos, los guerrilleros, o los terroristas, como se les quiera llamar, confiesen lo que hicieron para poderlos condenar. Y si logramos que además pidan perdón e indemnicen a las víctimas, ya habremos avanzado bastante. Tenemos la ventaja de que si confiesan ante la JEP, cumplirán una pena. No la que queríamos, pero pagarán. Y si no confiesan, mucho mejor, porque habrá otros que, de acuerdo con las reglas de la JEP, los señalarán y los pondrán en evidencia y, en ese caso, el guerrillero que no dijo la verdad quedará tras las rejas por lo menos 20 años.

Es decir que ya el Estado, si no tiene las pruebas, las podrá recabar con los testimonios de otros que buscarán salvarse. Y habrá algo de justicia. No la que esperamos, pero algo.

Eso no lo saben muchos colombianos que no quieren solo justicia sino también venganza. Y hay que entenderlos. Porque el dolor es grande. Inmenso. Pero estos son los momentos en los que tenemos que pensar con cabeza fría. Saber cuál es el mejor camino y entender que no es el de la confrontación política. Porque es hasta contradictorio que hacemos la paz con los violentos y nos agarramos entre los que no somos violentos por ver qué es lo que vamos a hacer con los violentos. 

Antes de que algunos me califiquen de guerrillero, o terrorista, o paramilitar, o izquierdista o derechista, o lo hagan con otras personas que conozcan, he de aconsejarles que primero piensen lo que van a decirles a los demás, que se documenten y analicen. No discutan con la mente caliente o nublada. No más divisiones de familias porque alguien piensa de una u otra manera. Por un momento hagan silencio y escuchen a su contradictor. Analicen lo que dice, así no los convenza. Y decidan que no van a pelear más por la diferencia de criterios, sino que van a aceptar que los demás piensen diferente a usted.

(Visited 1.300 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Egresado de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de La Sabana. Hizo un curso de agencias de prensa en la Agencia Dpa, en Hamburgo (Alemania). Jefe de prensa y Director de Divulgación de Promec Televisión. Redactor de espectáculos, editor nocturno, redactor político, Jefe de Redacción y director de la Agencia Colombiana de Noticias Colprensa. Trabajó en la Casa Editorial El Tiempo como Editor de Actualidad, jefe de Redacción y Editor General del Periódico HOY. Fue Editor General del periódico Q'hubo de Cúcuta (Colombia). Twitter: @VargasGalvis

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

https://www.youtube.com/watch?v=4II8BKwLMZo Aunque el común de la gente en Bogotá piensa en(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

9 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. anaduenas0527

    el cuento chimbo de paz sin verdadera justicia no es paz, no es mas que eso… un argumento superfluo y maniqueo para volver a la guerra, que nos guste o no, el acuerdo de paz comenzó a terminar… vayan a la Colombia de los campos adonde la paz si llego… a las ciudades no; hay viven un monton de idiotas que quieren seguir en guerra… claro ellos no ponen los muertos…

  2. Paz sin verdadera justicia no es paz, y eso es lo que se esta viendo hoy en dia, quienes van a la JEP no son todos los responsables porque algunos se han volado a Venezuela, los ataques continuan, la guerrilla se dividio en brazo politico y brazo armado (disidencias), las victimas no han tenido ninguna reparacion, las farc no entregaron los bienes producto de sus actividades ilicitas, el narcotrafico continua con las disidencias que continuan peleandose los territorios con otros grups de narcotraficantes, jefes “impolutos” como el tal santrich siguen en el negocio pero protegidos por la JEP, la impunidad continua y cualquier cosa que se haga o diga y que vaya en contra de los intereses de las farc es una amenaza constante de volver a la “guerra”. Recordemos que esa no era una guerra sino unos ataques infames de unos grupos de terroirstas narcoguerrilleros contra todo una pais. Esa es la paz que queremos los colombianos? Me parece que debemos ser mas objetivos y menos emocionales con tendencia al miedo. A la criminalidad se le debe enfrentar con todo el peso de la ley, pero claro, cuando esa ley esta prostituida y manipulada por para-leguleyos que trabajan para sus propios intereses… mejor apaguemos la luz y vayamonos.

  3. Lo que pone en duda la verdadera imparcialidad en la justicia es la composición de la JEP, las audiencias a escondidas, grupos de excombatientes (guerrilleras) que estan reclamando por los vejámenes a que fueron sometidas y los jueces muertos de la risa con los criminales

  4. fogue828616

    Lo que diga Uribe y Duque dice hacer trizas el acuerdo de paz, despacito pero ahí van, hijitos necesito la guerra, eso da voticos y nos afianza en el poder.

  5. mauriciopacho0609

    lo que escribe es la realidad del pais que desafortunadamente muchos no quieren entender. no mas guerra, salgamos del abismo, entendamos la posicion de cada uno de los implicados, pongamonos en los zapatos de todos, analicemos y descubriremos que la paz y la reconciliacion aun con defectos es lo mejor para todos

  6. parmenides593992

    joselopez0723: Usted es un individuo absolutamente carente del más mínimo nivel de comprensión de lectura. Usted, como los demás fanáticos de su recua uribista, produce pena ajena. En ningún momento el bloguero presenta a las farc como “héroes”. Lea bien, imbécil. De entrada señala los crímenes execrables de las farc que solo son comparables a los de aquellos que me imagino son sus héroes, esos sí, los señores “paras”. Aprenda a leer y a interpretar bien. No pase por idiota, común denominador de los de su ralea.

  7. …compare esto con lo que dice Santrich cuando se le confronto con el video de su transaction de droga: vamos a hablar con la CPI…, no asume ninguna culpa. Vargas no entiende que paz sin justicia clama por venganza, ese es el verdadero peligro!

  8. joselopez0723

    Sr: Roberto Vargas no vale la pena insultarlo por su escueto pasquín, donde muestra a las Farc como un movimiento de héroes que se levantaron contra un villano opresor. Las Farc es un movimiento de delincuentes violadores de los derechos de todos los campesinos y de toda Colombia, incluyendo menores de edad, desde sus inicios así que no venga a disculparlos, que después, vieron en el narcotrafico un gran negocio para enriquecerse, gracias a las enseñanzas de Fidel Castro que era otro sanguinario narco traficante, usted se escuda y disculpa a los bandidos diciendo que no hay pruebas para juzgar a cada uno de esos delincuentes, deje de ser sinvergüenza, y decir tan amañada respuesta, que si hay pruebas para condenar a cada uno de esos delincuentes que cometieron delitos de lesa humanidad, si no preguntemos le a las mujeres de “ROSA BLANCA” que fueron raptadas violadas y asesinadas por estos delincuentes.
    Y recuerde algo amigo paz sin justicia no es paz y lo que puede es crear resentimientos y motivos para la venganza, así que usted mas bien debería es pedir perdón a las victimas por el escueto articulo que escribió

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar