Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Aunque colgarse una mochila para atravesar continentes ajenos siempre resulta admirable, la hazaña no es del mismo tamaño cuando viajas con un pasaporte del “primer mundo” que con uno de un país “paria”. No es igual tener todas las puertas abiertas que tocar una y otra vez para abrir una rendija y poder pasar.

Claro, salir de la “zona de confort” – y todos esos términos que adoran los blogueros de viajes-, dejar una rutina y desprenderse de lo material, no resulta poca cosa. Pero si a eso le sumas pedir fastidiosas visas, aguantar malas caras e incluso soportar con la paciencia de Job las mismas bromas de mal gusto de siempre (como si nosotros echáramos en cara a cada conocido lo peor de su lugar de origen), la vara se sitúa más arriba.

Y aunque en Colombia creamos que la imagen ha cambiado, aún nos reconocen con la misma eterna historia: Pablo Escobar, drogas, cocaína. ¿Para qué Procolombia intenta vender al país como destino turístico cuando la serie Narcos, de Netflix, tira todo por el suelo?

Haciendo escala en San Francisco me encontré con que hasta venden sus camisetas a lo Che Guevara

Ya de tantas veces de escuchar estos comentarios, no sabes muy bien cómo reaccionar o cómo seguir siendo políticamente correcta. Ya lo hablábamos entre algunos blogueros: ¿Qué estrategia usar la próxima vez que nos hagan el mismo “chiste” y se echen a reír? Porque estamos hartos de tolerar tanta ignorancia frente a un tema tan sensible. Al final llegábamos a la conclusión de que tal vez lo mejor sea tener listo el as bajo la manga. “¿Alemán? ¿Qué tal Hitler, eh?”, y sonreír con sarcasmo.

Claro, eso no se le dice a quien recién acabas de conocer. Pero, ¿por qué nosotros sí debemos soportarlo? Será entonces que la diplomacia es de un solo lado, y también aplica dependiendo de la nacionalidad…

Por eso no admiro tanto a las decenas de mochileros europeos que pululan por el sudeste asiático… porque pienso: si tuviera ese pasaporte, ¿qué no haría con él? No perdería un solo segundo de mi vida. Si muchos tuviéramos ese pasaporte… tendríamos la vida arreglada.

Sería un sueño: no tener que dar explicaciones de por qué viajamos, de si queremos extender una visa o no y para qué, de si tenemos los recursos para solventar nuestro viaje, de si tenemos algo que “nos ate” en nuestros países para no quedarnos a vivir más allá de donde nacimos.

Por fin en #Krabi, #Tailandia!!! Después de un #viaje que debía durar 5 horas y -como siempre- se extendió a 8. No sé ni por qué sigo preguntando la hora de llegada!!! Siempre hay que armarse de paciencia viajando por el sudeste asiático. Salí de Koh Phangan a las 12 30 pm y llegué… a las 8, después de dos barcos, esperar en el puerto una hora más y luego el bus… Por cierto, el primer piso del barco estaba lleno de cucarachas pequeñas. Maté como cinco a punta de chancletazos, hasta que finalmente vi una última más grande a punto de meterse a mi bolso y ahí ya dije… basta!!!! Y me fui a cubierta jajaja. Le tengo demasiada fobia a esos bichos, aunque sean pequeños… Asquerosos!!! ??Finally in Krabi, #Thailand! After a trip that was supposed to last 5 hours and took 8 (don't even know why I keep asking the arrival time!!!). You always have to be very patient when traveling around South East #Asia. Got out of Koh Phangan at 12 30-12 45 and arrived in Krabi at 8pm, after two boats, then waiting for an hour and then the bus. And then the taxi… Btw… The floor of the ferry was full of cockroaches. Not big but… Anyway ?#viajar #viejaqueviaja #travel #instatravel #photodaily #instadaily

A post shared by Vieja que viaja (@viejaqueviaja) on

En Camboya conocí a un suizo que venía bajando en bicicleta desde su país, y en la aventura se había tardado año y pico. “Cómo haces para financiarte?”, le pregunté. “Pues tengo ahorros. Cuando se me acaban, regreso a Suiza, trabajo un mes o un par de meses y me vuelvo a ir”, contestó. Al leer mi cara de resignación cuando pensaba “claro, en francos suizos, ¿quién no?”, agregó: “Nací en el lugar correcto del mundo”. Y sí.

Para los mochileros latinos, en cambio, los ahorros no soportan un viaje de este tipo. Mientras en los países de monedas fuertes puedes aguantar un trabajo que no te guste por poco tiempo, en Colombia los plazos de ahorro son largos, y más teniendo en cuenta que no te pagan horas extras y que pasas allí demasiadas horas sin la debida retribución, solo por mostrar “compromiso con la empresa”.

Además de vencer el qué dirán, la presión social para obtener un puesto importante (y poder mostrar que tienes dinero y por tanto, éxito), y para las mujeres, el repetitivo “¿te vas sola?”.

Por eso, y después de conocer tantos mochileros, sigo admirando a los latinos, aunque es verdad que unos lo tienen más fácil que otros (porque ante las autoridades migratorias, hay categorías de categorías dentro del grupo).

Aunque si conociera a mochileros afganos, norcoreanos, palestinos o somalíes me quitaría el sombrero, con reverencia incluida: su estigma es mucho peor que el de los colombianos.

(Visited 1.311 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista bumanguesa de carrera, pasión y convicción. Después de mucho estrés laboral decidí retomar el control de mi vida y lanzarme a lo que más me apasiona: ¡Viajar! Así que comencé el 2017 dejando todo en Colombia para irme lento, sin afanes y sin tiquete de regreso por el sudeste asiático. Algo que nunca había probado, porque cuando salía del país por largo tiempo había sido para estudiar o practicar idiomas en trabajos de verano. Ahora, hablando inglés, francés y español, voy por estas tierras lejanas sola o acompañada por momentos de “familias del camino”, tomando infinitas notas mentales al otro lado del mundo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Mundo

    Los prejuicios de los viajeros

    Casi todo el mundo considera a los viajeros como abiertos de mente y libres de prejuicios pero en este recorrido(...)

  • Mundo

    Mochileros de quitarse el sombrero

    Aunque colgarse una mochila para atravesar continentes ajenos siempre resulta admirable, la hazaña no es del mismo tamaño cuando(...)

  • Mundo

    Las nuevas primeras veces de los casi 30

    No me imaginé que a los casi 30 fuera posible vivir miles de primeras veces como estoy haciendo desde(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

@francamaravilla Le contaba a Daniela Kammoun, creadora de Project Glam, que me(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. camilo192665

    Buena reflexion, y mucho por discutir sobre el tema, las visas cuestan dinero y esfuerzo, y te hacen pasar dias de mas en un lugar o tener rutas diferentes. Cuando me negaron la schengen en Londres, comencé a ir fuera de Europa, Maruecos, China, Israel, Egipto…
    Hace poco en Kosovo yo era la envidia de todos porque ellos, aunque europeos, pueden viajar sin visa a 3 o 4 paises del mundo. Me pasó en China tambien. Ademas del tramite de visas, que te escudriñen cqdq vez que pasas inmigración de un país… que te pregunten abieramente si traes drogas, que simplemente no te dejen entrar…
    Y hay q sumarle algo que a mi me encanta… la cara de latino. Ese rastro de una vida trajinada de varias generaciones, no parecer un turista nos hace un poco inmunes a vendedores y nos hace pasar desapercibidos en buses, calles, etc… eso es una ventaja.. en fin…

  2. sebastian326323

    Pues no me pasó en Europa pero en suramerica las pocas veces que me pasó en Argentina y Chile me quedaba un rato hablando con las personas que tuvieran ese prejuicio hacia los colombianos, lo mejor es educarlos, enseñarles sobre prejuicios y como superarlos….. nunca me ha pasado con funcionarios de forntera o migratorios, ese si sería otro tema más complicado

  3. Muy buena entrada. Pablo Escobar es un inmundo “icono” de Colombia, como lo será en corto tiempo la excecrable guerrilla y su nobel Santos. Colombia lastimosamente es un país condenado al cual queremos demasiado, pero mientras persista la injusticia y ahora en manos de la hipócrita izquierda, los mochileros, a quienes admiro bastante (yo lo fuí), si que la van a pasar peor. Como veriamos a un venezolano en estas?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar