Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Crónica de un participante del Campo de Verano de Pilos del Pacífico 2032 sobre la visita al secretario general de la Constituyente de 1991.

Por: Leonardo Chantre, estudiante de derecho de la Universidad Javeriana de Cali. Especial para Color de Colombia.

Desperté a las 5:23 a.m. aquella mañana del sábado 15 de junio con un clima de 9°C en la ciudad de Bogotá. Me levanté, me dirigí al baño y me duché pensando en qué tanto haríamos ese día mis compañeros de los Pilos del Pacífico y yo. Me hacía dicha pregunta porque no estaba pendiente de la agenda, solo vivía cada día como si fuera el último de esta maravillosa experiencia.

Salí del baño, procedí a vestirme, así que me puse un jean, botas y mi camiseta blanca de Pilos del Pacífico 2032; fui al comedor y desayuné huevos revueltos con arepa. Terminé mi desayuno, me cepillé, me peiné y me senté en la sala a consultar las noticias hasta que mis compañeros estuvieron listos.

A las 7: 00 a.m nos recogió el bus. Íbamos hacia Cajicá, a la sede principal de Alquería. Allí nos atendió el mismísimo gerente de planta, Jorge Guzmán, de quien aprendimos mucho. Llegamos antes de las 9:00 a.m. y el recorrido empezaba a las 9:30 a.m; no obstante, nos recibieron y empezamos la charla cuando llegamos. Es una gran empresa, por donde mirábamos había zonas verdes y a pocos metros de la planta se visualizaba la montaña. El recorrido fue interesante, lo terminamos a las 1:00 pm; estábamos hambrientos, pero conocer dicho lugar valió realmente la pena, ya que fue una experiencia muy enriquecedora.

Nos dirigimos a almorzar a un restaurante cercano y después compramos un pastel de cumpleaños. Al principio no entendía la razón hasta que, minutos después, Daniel, quien era el director del campamento nos dijo: -Vamos a visitar a Jacobo Pérez Escobar por su cumpleaños número 94.

Yo ya me preguntaba quién era Jacobo Pérez Escobar, pero Daniel nos empezó hablar de él, y resultó siendo nada menos que el Secretario General de la Asamblea Nacional Constituyente de 1991; un tratadista de derecho constitucional reconocido, con cuyos libros me había ilustrado para pasar la materia de Derecho Constitucional II en la universidad, asignatura que no comprendía muy bien, pero que gracias a los textos de Jacobo pude sacar adelante. Era aquel personaje tan importante para nuestro país y para mi carrera en especial, del que tanto se habla, pero que pocos teníamos el privilegio de conocer.

Eran alrededor de las 2 o 3 de la tarde cuando abordamos una Van y fuimos camino a Chía, pues ahí vive Jacobo en un conjunto residencial. Entramos a este y al salir del carro nos recibe un sol impresionante. ¡Era casi como estar en Cali! Pasamos por las diferentes casas hasta que nos detuvimos en una en la que estaba un señor que se veía de edad avanzada. Era Jacobo Pérez Escobar.  Así que entramos a su casa, nos dio una afectiva bienvenida como si todos fuéramos sus nietos. Lo saludé y no podía creer que tenía 94 años, tal vez solo 94 en números porque en realidad no aparentaba esa edad, ya que emanaba más juventud que cualquiera de nosotros. Se reía sin dificultad y, sin duda alguna, tenía una mejor memoria que cualquiera de los que estábamos presentes.

Jacobo nos habló sobre su labor como Secretario General de la Constituyente del 91, sobre sus tiempos de estudiante y, también, sobre cómo fue ser compañero de Gabriel García Márquez. Pero el momento más emotivo de la visita fue cantarle su cumpleaños y verlo soplar las velas y pedir su deseo.

Fue un momento lleno de risas, debido a que él soplaba y soplaba pero la vela no se apagaba y pasó en un momento que solo mi compañera y yo percibimos, y fue cuando Jacobo se apoyó en nuestros brazos para levantarse y soplar de una vez por todas la llama de la vela que se resistía a ser apagada. Jacobo se sujetó tan fuerte de nosotros que partió la base del pastel. No obstante, fue el mejor momento para mí porque Jacobo se vio como una persona llena de vida.

Leonardo Chantre en visita a Jacobo Pérez Escobar junto a Pilos del Pacífico 2032 en Campo de Verano. Foto: Sulena Orozco Cabrales / Color de Colombia.

Para finalizar la visita, nos obsequió a todos un ejemplar  de su libro llamado Aracataca, Terruño de mi condiscípulo Gabriel García Márquez y seguidamente los autografió. Además, a los tres estudiantes de Derecho que estábamos, nos regaló el  facsímil del texto original de la Constitución Política de Colombia.

Así, después de la entrega de libros, nos despedimos de Jacobo con un emotivo abrazo y con la promesa de que volveríamos a visitarlo. Procedimos a dirigirnos al apartamento del profesor Roberto Zarama, inspirador de Ser Pilo Paga en Bogotá,  y de camino solo pensaba que la  experiencia de conocer a Jacobo Pérez Escobar iba a quedar en mi memoria para siempre.

 

 

 

Leonardo Chantre, estudiante de derecho de la Universidad Javeriana de Cali. Puerto Tejada, Cauca, 25 de junio de 2019.

(Visited 928 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

La Fundación Color de Colombia fue creada en 2006. Nuestra misión es promover el progreso, el reconocimiento y la integración de la población negra o afro en la sociedad y el desarrollo sostenible. *No estamos repitiendo el discurso convencional sobre la cuestión afro ni haciendo lo mismo. Súmate en Twitter: @ColordeColombia, en Facebook: Color de Colombia y en Instagram: ColordeColombia.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Cómo es de costumbre, este 20 de Septiembre inició la Asamblea(...)

2

En la actualidad la gente se queja de las relaciones según(...)

3

Hay barrios icónicos en Bogotá que siempre representan algo. El 7(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar