Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

“Annie, ¿cómo haces para que tus hijos coman de todo?” Es una pregunta recurrente de mis amigos y mi familia desde que volví al país. Y qué válida es, porque si hay algo que me es evidente desde mi regreso a Colombia es que nuestros niños comen muy mal.

¿Por qué? Luego de mucho observar llegué a estas conclusiones: el azúcar se tiene por el nutriente indispensable para una infancia feliz; y/o no somos conscientes de hasta qué punto el ejemplo tiene un impacto en la buena alimentación de los niños; y/o nos falta la energía -y nos gana la culpa- para ser estrictos con los hábitos alimenticios de la misma forma en que lo somos con el rendimiento académico, los modales y las buenas maneras.

Antes de escribir este blog contacté a un pediatra en Bogotá, a un pediatra residente en los Estados Unidos, y otro en Canadá. Les pregunté por el orden en que se introducían los sólidos en la dieta de los bebés. En los dos primeros países, se empieza por la fruta a los seis meses. Al preguntar por qué se empezaba por la fruta, ambos pediatras coincidieron en que es más fácil que los bebés acepten algo dulce. ¡Pero claro, los bebés y todos! Entonces, ¿no tiene nada que ver con la digestión o los nutrientes? No, nada que ver: hay vegetales fáciles de digerir que ofrecen los mismos beneficios nutricionales de las frutas. En Canadá –donde nacieron mis hijos-, por el contrario, se empieza por cereal o verduras fáciles de digerir ¿por qué? Precisamente porque si el primer sabor que estimulamos en el cerebro de nuestros niños es el dulce, es más difícil que los niños acepten y adopten otros sabores. ¡Ah!

Nuestros niños están enseñados a preferir el dulce. Me llama la atención que fabricantes de “jugos” nacionales, les agreguen azúcar o siropes –ya de por sí son bien dulces-. Les agregan azúcar porque los compramos, con la idea errónea de que un juguito –de fruta- no hace la diferencia. Pero sí la hace.

Nuestros niños consumen en promedio 34 cucharadas de azúcar al día. ¿Cómo? Así es: en el ponquecito, el yogurcito, la galletica, el pancito, la pastica, el chocolatico, la barrita de cereal, el cereal, las rosquitas, los abuelitos, y sí, el juguito. Me extiendo un poco con los abuelitos: hay un consenso entre los pediatras en Colombia sobre el factor más influyente en la malnutrición de nuestros niños: los abuelitos. Con todo el amor y buena intención, agasajan con mucho dulce y pocos límites a los niños. Es que los abuelos están para malcriar, no para educar. Ahí es donde entramos los padres, a poner límites por el bienestar de nuestros hijos: el dulce no es sinónimo de una infancia feliz y es peligroso predisponer a los niños a recurrir a algo en particular para su satisfacción. La felicidad es un conjunto de factores, no existe un ingrediente mágico. Entré en el mundo del bienestar y hábitos saludables hace más de 11 años. Además de escribir, soy instructora de yoga y estudio para ser coach de vida y transformación. Mi experiencia me ha convencido de que los buenos hábitos –no el azúcar- sí contribuyen a la felicidad y a la buena salud, y de que el ejemplo es el factor más influyente en las decisiones de nuestros hijos.

Por estos días la moda es torturarnos con tres días de jugos y tés para “desintoxicarnos”, bueno eso ya es cuestión de lo que crea cada cual, pero caigamos en la cuenta de que nuestros niños están también intoxicados y malnutridos. Comen una variedad de alimentos muy limitada, y no los exponemos a nuevos sabores o texturas. Parecemos más dispuestos a que nuestro bebé llore tres noches para que aprenda a dormir bien y por su bien, que a resistir la pataleta cuando se trata de ponerle fin a malos hábitos alimenticios. La transición toma tiempo y mucha paciencia, en adultos y en niños.

Es también común que los niños coman bien cuando los padres no están, esto me lo confirmó el pediatra como una queja común, ¡ah! es que los niños saben cómo manipularnos, pero hay cosas que no son negociables como su bienestar.

Me permito este llamado a darle la importancia que amerita a la buena alimentación de nuestros niños. Que no nos preocupe más que baje el codo de la mesa, a que se siente en la mesa a comer, comida que lo nutra, que estimule su crecimiento, la química de su cerebro y por ende, su estabilidad emocional.

Me queda responder a la pregunta, ¿Cómo hago para que mis hijos coman de todo?

Con el ejemplo, ante todo. En mi casa comemos bien todos, empezando por nosotros padres y nuestra empleada, quien prepara los alimentos y es un contribuyente fundamental en la calidad de lo que comemos, pero ojo: un contribuyente, la alimentación de mis hijos sigue siendo nuestra responsabilidad como padres; no nos saltamos las comidas, comemos a tiempo; somos estrictos, como lo somos en todos los aspectos que afectarán el ser social de nuestros hijos, no bajamos la guardia y no sedemos a los malos hábitos ajenos; aquí se prueba todo, y hay derecho a que no te guste; siempre hay opciones saludables en la cocina; empoderamos a nuestros hijos para que tomen decisiones que contribuyan a su bienestar; Mc Donald’s no es un premio, es una excepción; los abuelos son bienvenidos, pero tienen claras las reglas y saben que en esta casa somos felices y que la infancia de nuestros hijos es feliz, porque todos estamos involucrados en su bienestar y desarrollo. Sí se puede.


NOTA

Aprovecho para aclarar que no soy extremista, mis niños sí comen dulce y gluten, yo también, pero con moderación y entendiendo el aporte e impacto que tienen en nuestra salud. En la medida en que crecen, nuestros niños tienen más información acerca de sus opciones, y como padres los guiamos para que opten por aquellas que les aporten más beneficios. No siempre estaremos ahí para decidir por ellos. Con gusto compartiré mis tips con ustedes.

 

 

 

(Visited 3.394 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Ana Margarita Ferro, Annie Ferro, es Administradora de Empresas de Concordia University en Montreal y tiene una especialización en Negocios Internacionales del John Molson School of Business. Annie es estudiosa del bienestar, instructora de yoga RYS200, y Mentor Coach (CTA Certified). Ha vivido en Canadá, Barbados, Mozambique, y los Emiratos Árabes, es políglota en Español, Inglés, Portugués y Francés. Desde su regreso a Colombia fundó el estudio de Yoga & Bienestar, I BELONG STUDIO, un espacio para descubrir tu verdadera belleza interior, que ofrece clases de yoga, meditación, barré y experiencias holísticas y de transformación para una estilo de vida más saludable.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

  La respuesta corta a este interrogante es: mercado. Así funciona(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Plausible, y no tienes porqué explicar a nadie la razón de lo que haces. Es obvio que el amor a tus hijos y el sentido de lo que es bueno para ellos es tu prioridad. Por lo pronto es muestra del buen trabajo que hicieron tus padres contigo, al enseñarte a escoger cuando tu tomas la decisión final, entre lo bueno y lo malo.

  2. Anna, comparto tu artículo y, además le agregaría, lo consentidores o facilistas que pueden ser los padres al ver su hijo llorar o hacer pucheros, y permitir que coma dulce o que decida qué comer, cantidad, etc.

  3. Muy cierto todo lo que dices. Aquí en Europa también empiezan por cereales y en España empiezan con yogur natural (el único que se comen los míos desde entonces). Pero también es cierto que el de la panadería, la carnicería, la peluquería, y todo aquel que provea servicios, siempre le ofrecerá un dulce a los niños, aunque falte media hora para comer! La cultura del dulcecito en el bolsillo!! Aquí en Suiza es peor porque en vez de agua les dan un sirop gratis en las cafeterías y no hablar de la cultura del chicle entre los niños patrocinada por los padres.
    También estoy de acuerdo contigo que no hay que prohibirles pero enseñarles a comer el dulce para que no sea una cosa añorada por no tenerla.
    Y del tema del ejemplo, ni hablar, es fundamental!

    Pero también creo que depende de cada niño (yo tengo uno de cada, el prueba todo de 6 y la dulce de 4) y aunque la proporción de coles que comen es la misma los gustos varían!

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar