Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

“De patrullero a general”

“Cualquier patrullero, por méritos propios, debería poder llegar a ser general”…

Estas fueron las palabras que dejó escapar el presidente Gustavo Petro, en la Escuela de Cadetes General Francisco José de Paula Santander,  durante la ceremonia de transmisión de mando de la Policía Nacional. Frente a un sinnúmero de oficiales y suboficiales puso el dedo en la llaga de un tema álgido: la discriminación y el desequilibrio existente al interior de las fuerzas militares, pues cuando se trata de medir el rango de oficial vs el suboficial, ya de entrada, la palabra “suboficial” (por debajo de oficial) denota una …”aplastante” diferencia.

¿Cuál es el trasfondo de su propuesta?

¿Por qué para muchos resulta tan chocante como absurda?

¿Tiene asidero lo que dijo?

Muchas son las inquietudes que pudo haber generado la polémica frase del siempre controversial (y controvertible), Gustavo Petro, empezando por quienes hemos tenido algún acercamiento importante con la órbita castrense.

Bien sabido es que, en cuanto a jerarquía concierne, mayúscula es la brecha entre “el sub” y el oficial. Dramática muchas veces.

¿Y cuál es entonces el factor que determina la naturaleza de uno y otro en las fuerzas armadas?

El dinero en esencia.

La capacidad adquisitiva hace que alguien que aspire a hacer la carrera militar, llegue a ser oficial o suboficial. Es la única verdad. Claro está, la disciplina, la consagración, la perseverancia etc., son fundamentales en la formación y el ascenso, pero si no se tiene la capacidad económica de financiar la carrera de oficial, no hay virtud ni espíritu miliciano que valga.

La carrera de oficial en el Ejército (Policía, Armada, Fuerza Aérea,..) es casi 3 veces más costosa que la de un suboficial. Y, ciertamente, un oficial al interior de las FFMM “pesa” casi “tres veces” más que un suboficial.

En mi significativo paso por el Ejército Nacional (prestando el servicio militar y luego como profesional en el ejercicio ante la justicia penal militar -de la PONAL-, siempre me llamó profundamente la atención, que un oficial de grado (sub) teniente (el primer grado que se le confiere a un oficial) con menos de 6 meses de haber salido de la escuela de formación de cadetes, ejerciera -muchas veces con gran desdén-, la superioridad que le daba su rango de oficial, por encima incluso, de un sargento viceprimero con más de 30 años en el ejército. Para uno de soldado era insólito ver cómo un suboficial con las botas desgastadas y la piel curtida resultado de décadas de servicio a la patria, trasnocho, insolación, insomnio, entrenamiento, re-entrenamiento y contra entrenamiento,  vestido con su orgulloso camuflado expuesto a infinitas horas de sol, terreno, fuego enemigo y además con el insondable conocimiento que sus años de experiencia le habían proporcionado, tenía que rendirle “pleitesía” a aquél cuyas botas relucientes no evidenciaban desgaste alguno, pero que tenía la insignia de oficial.

Penosa realidad que favorecía a quien había tenido el dinero para costear su carrera. Y que, en desventaja, ponía a merced suya, toda una vida de glorias y penas, de guerrería y marcialidad.

Siempre he creído que en el escalafón de la vida, empezando por el árido y convulsionado universo castrense, la antigüedad debería de ser ante todo, el factor diferenciador entre un “rango” y el otro. En otras palabras, el rango debería determinarlo la antigüedad, la experiencia, los años de conocimiento y no otro factor.

Y sí, en el ejército y las demás fuerzas incluida la PONAL, la antigüedad pesa y pesa demasiado, pero muchas, muchísimas veces, se malogra, se ignora, se extingue, cuando se trata de poner en balanza un oficial frente a un suboficial.

Pueden ser innumerables los casos en los que, al interior de las fuerzas militares, el avance obtenido en una “estrategia de combate” u operación militar, se torne fallida o inocua por completo, por el solo hecho de, ya sea por falta de precisión, imprudencia u obcecación, se llegue a ponderar en exceso, la dignidad “oficial – suboficial”.

Verbi gracia, cuando (por ejemplo), un destacamento militar apostado en una zona crítica ha logrado avanzar en su cometido bajo la dirección de un experimentado suboficial de rango superior, pero, de repente, recibe órdenes de continuar adelantando sus líneas pero esta vez bajo la subordinación de un (sub) teniente. Muchas veces, la ausente experticia del novato oficial trae consigo resultados irreparables.

En fin, el llamado desde la presidencia a reevaluar este punto de crítico desequilibrio, no me parece en modo alguno desatinado, si es que, ese fue el punto sensible que quiso Petro tocar cuando de él brotó la frase “un patrullero debería poder llegar a ser general”, que estoy casi seguro, así lo fue.

He tenido la oportunidad de cotejar el “pensum académico” de una y otra carrera, para suboficial y para oficial y, aún cuando el del oficial es más nutrido, la diferencia no es abismal. Lo abismal es la diferencia en el valor (monetario, nominal, piramidal y humano) de una opción y otra. Porque, obvio, el oficial devenga mucho más que el suboficial. Las cifras pueden llegar a dejarlo a uno perplejo; un general full de tres soles, con 40 años al servicio de la bandera, puede llegar a percibir un salario 7 veces mas elevado, que un sargento mayor con los mismos años o más, de antigüedad.

Complejo y no menos interesante asunto este de los rangos, salarios, escalafón, ascenso y poder de los oficiales sobre los suboficiales de nuestras FF.MM.

Y ni hablar de los métodos “non sanctos” que al interior de la corporación más denostada del país (el congreso de la República) utilizan para definir qué alto oficial merece o no ascender a la máxima dignidad dentro del generalato nacional. La repulsiva politiquería termina anteponiéndose a todo. Entiéndase por esto que, muchas veces, son injustos los llamados a calificar servicios, es decir, abruptas y precipitadas interrupciones de toda una vida de consagración a la patria así como el ascenso a soles de quienes no habían hecho méritos suficientes.

Se define la suerte de un oficial de alto rango, muchas veces reitero, no por la heroicidad profesional y méritos propios de una encomiable aptitud, sino por la manguala y turbios intereses del hedor politiquero.

La antigüedad se va para el carajo, la consagración por el retrete, la vocación…”para la m”.

Y es ahí cuando, en medio de esos intereses oscuros y abyectos, azuzados muchas veces por el dirigente político de turno, insisto una y otra vez, también los altos oficiales se vuelven blanco de reprochables inequidades y rastreras discriminaciones.

Corolario de lo anterior, a la pregunta de si “un patrullero” (cabo, subintendente, etc..) podría llegar a ser general, la respuesta es sí, tajante.

Pero dicha transformación al interior de lo que han sido quizá 100 años de normativa, ritualidad y tradición castrense resultará todo un desafío. Un gran reto institucional e histórico.

 

Addenda:

Muchos compatriotas están indignados con el presidente electo, y constantemente me preguntan si estoy de acuerdo con la desaparición del ESMAD y, con lo que muchos han llamado “la mutación” de las fuerzas militares y de policía a “damas de compañía”, a propósito de la manifiesta intención de Petro de hacer del ejército y la policía unas “fuerzas rosa” que se desprendan de su espíritu guerrerista y empiecen a transitar los senderos de la reconciliación y la tolerancia…

La respuesta es contundente: NO estoy de acuerdo con la abolición del ESMAD ni tampoco con hacer de nuestro Ejército y Policía Nacional unas fuerzas excesivamente sosegadas y tersas.

Nuestra turbada sociedad y el grado de perversa criminalidad de esta nación no están para eso.

(Visited 1.138 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Abogado, amante de las letras. Un escribano a merced del lector exigente.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Se estremece la tribuna: '¡Fuera Petro!'

    Atreverse a afirmar que el retumbante estribillo de '¡Fuera Petro, Fuera Petro!', en varios escenarios del país (y del(...)

  • Vida

    "Cría cuervos..."

    “Cría cuervos…” Y, ... “Educar al niño para no tener que castigar al hombre.” La primera vez que leí(...)

  • Política

    "¡Colombia, patria mía!"

    "¡Colombia, patria mía!.." Mientras escribo esta columna de opinión, aún sigue viva la llama que encendió la.. escandalosa confesión(...)

  • Actualidad mundial

    'De patrullero a general'

    "De patrullero a general” “Cualquier patrullero, por méritos propios, debería poder llegar a ser general”… Estas fueron las palabras(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

    El sueño también nos permite consolidar los aprendizajes, reparar(...)

2

Iniciemos con el paréntesis académico necesario, porque un título sin definición(...)

3

Rafael terminó de leer el relato de mi blog 'Tank you…(...)

13 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Existen muchos oficiales que primero fueron soldados o sub oficiales y que luego decidieron tomar la opción de hacer carrera de oficial. De hecho en este momento está por ascender a general un oficial que empezó siendo patrullero

  2. Interesante su articulo, me parece adicional considerar el concepto de integralidad en la formacion, no todos los mensajeros llegan a ser gerentes de banco, se esta navegando por un mundo de diferente concepto organizacional, a veces los conceptos rozan a que se logre solo ascender por premios y “vara”, muchos han empezado desde abajo y con esfuerzo logran la cima, ejem Gral Zapateiro!!!

  3. hermesvarela0513

    Es muy difícil que se llegue “De patrullero a general”, no por capacidad, sino por que las altos mandos en Colombia se heredan; son reservados para los hermanos, hijos,nietos etc,etc…. de las que han ostentado el poder y el mando y un” nadies” frase de moda por ahora nunca llegaría a estos cargos sin un proceso previo como el que se ha iniciado.

  4. carolinayanez0530

    Este articulo no solo denota la profunda ignorancia sobre la carrera militar, sino detoda un casi odio o desden por la misma. En todo combate siempre va un oficial al mando. Quienes son suboficiales pueden aspirar y lograr ser oficiales si asi lo desean No solo es dinero es MISTICA Y HONOR MILITAR, del que carece el señor Carillo. En la actualidad hay mujeres, homosexuales y hombres en todo el espectro de la carrera militar y en todas las fuerzas. Cabe aclarar que la Policia NO es una fuerza militar pero si armada.
    Retomando mi comentario frente al escrito muchos quieren pertenecer a la milicia, el que quiere puede, hay programas de financiamiento, si el problema es de plata. Otra cosa es que si mide 1.50 y quiere ser piloto por mas plata que tenga no puede serlo. Son muchas las aristas a tener en cuenta no es una carrera como todas y en la vida siempre hay jefes y empleados no todos pueden ser jefes ni viceversa,

  5. colombiano1492

    Lastimosamente en la naturaleza se ven “pirámides” en las cuales para ser sostenibles deben haber niveles desde el más bajo hasta el más alto. No es viable que todos estén arriba, ya quisiera uno ser de los de “arriba”. Lo que hay que buscar es que el nivel de la base, sea digno.

  6. carlosocampo0526

    Los estúpidos y cortos de inteligencia, no entienden que solo se tratará de cambiarle el nombre al ESMAD. Todo Estado necesita una fuerza anti disturbios, ¿o cómo creen que controlan las protestas los gobiernos dictatoriales de Cuba, Nicaragua y Venezuela? La respuesta es muy fácil: con una fuerza anti motines. Aprendan, lean, instruyanse y dejen de ser manipulados por aquellos genios que juegan con la ignorancia de la gente.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar