Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Por: Carolina Cárdenas Jiménez

No se trata de derecha o izquierda, se trata de números, las estadísticas nos plantean más de 900 líderes asesinados desde el 2016. Y solo en lo que lleva de este año hay 57 líderes sociales asesinados, escabrosa e indignante esta cifra. La polarización del país no nos salvará de la muerte e injusticia. Es hora de pensar en aquello que le hace bien a la inmensa mayoría y en unas leyes que sean justas y equitativas para todos.

El actual paro nacional, que inició el 28 de abril y el cual ha sido continuo, nos narra unas cifras igual de escalofriantes. 47 muertes y 548 desapariciones, según datos de 26 organizaciones sociales, hasta el momento, más de 30 personas heridas (solo las registradas), quienes han perdido uno de sus ojos, más de 20 personas víctimas de violencia sexual; sin contar las personas que han sido torturadas o violadas frente al silencio de otros y otras u a lo lejos de la vista de la comunidad.

Ante semejantes cifras urge que las Naciones Unidas no solo escriba comunicados frente al cuidado de la vida de los manifestantes, sino que actúe en función de proteger y salvaguardar la integridad física de quienes marchan pacíficamente para que no sean asesinados, ya que la vida no puede seguir siendo vista con desprecio. No, la vida es sagrada y un milagro y, por tanto, se tiene que respetar.

Recordemos que entre el año 1985 y 1993 asesinaron a 1.163 integrantes y desaparecieron a otros 123 del partido Unión Patriótica, cifra investigada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Esto nos muestra una historia de un eterno retorno, es decir, nos describe una sociedad en la que permanecen una y otra vez iguales situaciones: las mismas familias y gobernantes dirigiendo al país, la falta de oportunidades para todos, corrupción entre quienes gobiernan y la violencia permanente que desaparece y asesina a quienes piensan de manera diferente.

A Colombia la rodea una historia sangrienta y violenta, ya que aquellos que desde siempre han pertenecido a la oligarquía no muestran la intención de democratizar algo que debería ser democrático: el poder para que otros con otros apellidos y nuevas ideas tengan la posibilidad de gobernar el país.

Son las nuevas generaciones las que están construyendo un nuevo país desde la dignidad, la consciencia social y pensando en el bien del pueblo. Son las nuevas generaciones las que piden un país más justo, libre y equitativo. Piden a gritos que las mismas familias y clases dirigentes que han gobernado este país y han permanecido en el poder por los siglos de los siglos permitan la emergencia de nuevos liderazgos para que el país por fin sea una democracia en la que todos tengan voz y voto, pues ya es hora de que esas familias comprendan que el país no es su propiedad y que nadie, por tener dinero o un apellido determinado, debe tener privilegios por encima de los demás, ya que todos tenemos los mismos derechos al ser ciudadanos de estas tierras.

(Visited 414 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Escritora y poeta Colombiana. Estudia en la Universidad de Salamanca maestría de Escritura Creativa en Español. Especialista de Creación Narrativa de la Universidad Central. Licenciada en Humanidades y Lengua Castellana de la Universidad Distrital. Egresada del Diplomado de Escritores de la Universidad Central (TEUC) (2006) gracias a una beca. Experiencia como directora y editora de la revista literaria Gavia de la Universidad Distrital, la cual fundó en el año 2005. Ha publicado su obra en revistas universitarias. Ganó el concurso de cuento (2006) de Estímulos a la Creación Artística (Kennedy) con el libro Parajes inesperados. Publicó el cuento Un desconocido en la antología de cuento Cenizas en el andén (2009). Ganó el segundo puesto en el II Concurso Nacional de cuento El Túnel (2011) con el texto A la deriva. El poema La danza de las moscas fue publicado en la antología del taller de poesía del Colegio Gimnasio Moderno (2012). Quedó entre los finalistas en el Concurso Nacional de Cuento La Cueva con el texto Mañana será otro día. Publicó Somos náufragos (2013). Algunos de sus textos literarios han sido publicados por El espectador (Colombia) y el periódico Co latino (Salvador). Publicó poemas en la Revista Datura del Salvador (2014) y en la antología poética latinoamericana del Salvador (2015) y en la Antología Lo que mora cerca del origen, XXI Encuentro Internacional de poesía Cereté (2015), Co Latino, suplemento tres mil, El Salvador (2015) Puesto de Combate, Colombia (2015). Cuento Publicado en Antología 35 TEUC (2018). Poema El llanto de los perdidos publicado en el Periódico El Espectador (2016). Sus obras Ninguna tierra me habita y Y sin embargo soy fueron ganadoras del Premio Internacional de Poesía Rostros para autores con rostro (2018). Ha participado en diversos Encuentros de Poesía, que se han dado en: Tabio, Facatativá, Venezuela, Bogotá, La Habana, Cereté, El Salvador, entre otros. Actualmente columnista en el Periódico Eco Latino (Salvador) y ha sido columnista del periódico El Mañana en México.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

A partir de este último viernes han aparecido diversos artículos en(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Hace diez años terminó la historia terrenal del Joe Arroyo. Pero(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar