Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Ha sido un gesto sencillo, que al parecer pretendía ser discreto, pero se ha enterado el Corriere della Sera y con él, media Europa. La enoteca de Antonio Ferrari, un italiano residente en Padua sin descendencia y que se ha pasado la vida entre fogones –y viendo de todo en el proceso-, descontó hace unos días 13 euros (unos 40.000 pesos colombianos) a un grupo de seis adultos que fue a comer con cinco niños, de entre cuatro y seis años, por buen comportamiento infantil.

La historia, que se está propagando como la pólvora en Europa entre confusos padres y solteros con malas experiencias en la cena, es la siguiente. El grupo entró, con total normalidad, y se les fue asignada una mesa. Se sentaron. Pidieron bebidas y platos principales. Cuando éstos llegaron, los niños comieron hasta hartarse, se entretuvieron en silencio y, ante la atónita mirada de los camareros y del propio Antonio, trascurrieron dos horas de paz. Ni un grito. Ni un cubierto al suelo. Sin carreras entre los comensales. Sin llantos.

“Daba gusto verles”, resume Ferrari, esta vez al diario local. ¿Cómo no premiar un acto similar en su frecuencia al paso del cometa Halley? Así nació el “descuento niños educados”, como se lee en una factura ya famosa que el hostelero comenta aún perplejo por asistir a una escena, por decirlo suavemente, escasa a estas alturas de siglo, cuando rebosan los padres “friendly” y el libertinaje educativo.

Para dar más detalles del suceso, el Corriere, al estilo Cluedo, aporta datos relevantes: en la mesa no había ni tablet, ni smartphone. Había, atención, solo lápices de colores y folios para dibujar.

La cuestión, por poner una última frase relevante de Ferrari, que promete volver a hacerlo si la situación se repite, se resume en esta descripción: “había sido un espectáculo demasiado bonito ver cómo (los niños) interactuaban en aquella mesa, con tanta compostura”.

Esto es noticia en Italia, pero podría serlo en cualquier país –solo la identificación explica la difusión que está teniendo la factura de la enoteca – y más de un restaurante elegiría hacer un descuento a cambio de no oír gritos, ver correr a las criaturitas entre las mesas o, en casos extremos, arrojarse comida con mala puntería para desgracia de la mesa de al lado, mientras los padres degustan relajadamente su cena. En definitiva, muchos locales harían rebajas a cambio de que se les permita hacer su trabajo.

Ahora, podemos hacer dos cosas. Comentar alegremente la feliz idea, que según Ferrari ha copiado de un restaurante de Miami, o pensar qué está yendo mal para que una cena tranquila con menores se edad se pueda definir como “espectáculo” y no se descarte la idea de hacer promociones.

También, y no nos estamos saliendo de la superficie, en qué momento se llegó a la conclusión de que  los restaurantes son espacios similares al parque, y no lugares de trabajo en los que sí, se presta un servicio, pero no es el de guardería.

La creciente demanda de espacios solo para adultos, -una tendencia que llegó hace tiempo la celebraciones como las bodas- no está asentada, como muchos padres quieren creer, en una suerte de fobia a los niños, sino a los padres maleducados. Mientras ellos no se corrijan, al menos tendremos Padua.

(Visited 189 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Periodista, ahora en Madrid. Tengo un imán para lo raro y un talento para no aburrirme.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Cisneros, una tierra alegre y cálida, llena de verdor, con olor(...)

2

Por: PanzaVidela Hoy no es día de polémicas tontas sobre quién(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar