Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Incêndio.jpg02

 

Alentados o no por Trump, estos días se duda de la prensa. Alabado sea. Primero quienes inciten a dudar, porque son las preguntas y sobre todo la exigencia de calidad periodística uno de los elementos imprescindibles en una sociedad crítica, y después quienes se someten sin traumas a este escrutinio, sabedores de que junto a su honrado escritorio a veces hay demasiados colegas que se tomaron el carné de prensa como una patente de corso de la militancia descarnada, bien al servicio de intereses políticos, bien a otros económicos, casi siempre confluentes.

En este examen sorpresa sin fin surgen de vez en cuando ejemplos llamativos. El último de ellos ha surgido hace unos días en la península ibérica, porque esta historia envuelve ya a todo el territorio, y se ha bautizado como “el caso Pereira”. Es la polémica que ruge actualmente por estos lares.

Sebastião Pereira escribe en el diario español El Mundo, o tal parecía. Su firma se ha esfumado de los actuales artículos sobre Portugal, país en el que cualquier lector sospechaba que era corresponsal. Desaparece por unos artículos que envió a Madrid sobre el terrible incendio que hace dos semanas sufrió el centro del país, y que causó 64 muertos y 254 heridos.

Ocurrió lo que suele ocurrir con las tragedias de envergadura histórica: mientras llegan nuevas y pesarosas actualizaciones, los medios nacionales hacen un repaso sobre lo que publica la prensa extranjera. Con Portugal en la portada de casi todos los diarios del planeta, los periodistas lusos destacaron los titulares y textos que llegaban desde España, el país amigo que tanta ayuda enviaba para sofocar las llamas.

Pereira perdió entonces pie. Había publicado al menos ocho artículos sobre el incendio, el más polémico de ellos el 21 de junio, en el que hablaba de “caos” en Portugal y aseguraba que “la desastrosa gestión de la tragedia podría poner fin a la carrera política del primer ministro, António Costa”. En Lisboa asisten atónitos al tono de las piezas, en las que, indica un artículo del semanario luso Expresso “da la impresión de que el autor hace un guiso de su opinión con lo que va oyendo y leyendo en los medios de comunicación”. Como en Portugal los periodistas deben tener un carné profesional para trabajar, los intrigados acuden al órgano encargado de este registro, que no encuentra a nadie dado de alta con el nombre de Sebastião Pereira. Finalmente, tras varias llamadas a la sede de El Mundo en Madrid, se descubre la verdad: Pereira es un pseudónimo de un colaborador habitual cuya identidad no será divulgada por el periódico español.

¿Es falso lo que se dice en los artículos? Es esta una pregunta trampa, puesto que no parecen piezas informativas sino columnas de opinión, un territorio que se presta a imprecisiones. El problema es que se vendieron como crónicas informativas, que cada vez incluyen más y más apreciaciones personales que a nadie interesan. Confusión de géneros. En cualquier caso, sí denotan un importante desconocimiento sobre cómo se desarrollaban los hechos en el país, donde la información sobre el incendio fue constante por parte de las autoridades.

¿Por qué escribir bajo pseudónimo? Usar esta fórmula en nada exime de la exigencia de rigurosidad, que no obstante debe contar con una revisión por parte de los editores. No, no es esta una cuestión que debiera afectar la calidad del texto, aunque quizá se optara por esta opción teniendo en cuenta el pluriempleo existente entre los corresponsales en países pequeños, quienes a menudo atienden al mismo tiempo a medios rivales. No es un ansia de trabajo: es a veces la única fórmula para llegar a fin de mes teniendo en cuenta lo paupérrimos de los pagos que se otorgan.

¿Fueron graves las consecuencias de estas crónicas? Ahonda en la desconfianza hacia la prensa, por la que acaban pagando justos por pecadores. Y es que la repercusión de estas historias suele ser mayor que la buena cobertura que otros medios han hecho de los incendios, de hecho, se ha colado en una de las entradas de este blog.

No, lo grave es que todo el impacto de esta historia haya caído en la figura de humo de Sebastião Pereira y no en El Mundo, el diario que debió revisar y que ya cuenta con nuevas firmas que fechan en Lisboa.

Seguir centrándose en los párrafos del periodista inexistente sería un error: lo barato siempre ha salido caro, y una crónica pagada con poco, suele llevar poco trabajo detrás. Volverá a pasar.

(Visited 299 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Periodista, ahora en Madrid. Tengo un imán para lo raro y un talento para no aburrirme.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Cisneros, una tierra alegre y cálida, llena de verdor, con olor(...)

2

Por: PanzaVidela Hoy no es día de polémicas tontas sobre quién(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar