Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Mi respuesta al análisis sobre los bloqueos de la Panamericana publicado en El Tiempo el 23 de mayo. 

Por: José Navia Lame 

En el Cauca, la carretera Panamericana es la tarima donde se escenifican públicamente, y frente a una audiencia nacional, los dramas cotidianos de indígenas, campesinos y afros de ese departamento. De cuando en cuando, miles de actores, sudorosos y de piel curtida, bajan en chivas atestadas e instalan sus performances en el escenario más visible de que disponen, luego de muchos meses de vanos intentos para que sus voces sean escuchadas en Bogotá.

Es un escenario de casi 300 kilómetros, que parte en dos al Cauca, y comunica el suroccidente con el resto del país. Quienes protestan, los hijos del Cauca rural, saben que el bloqueo de la Panamericana conseguirá despertar en las altas esferas del Gobierno, el interés que ellos no han logrado con decenas de mensajes, súplicas y peticiones.

Con los bloqueos viene la angustia, el miedo, la violencia en la carretera y la xenofobia. En un escenario tan volátil como ese, resulta arriesgado hacer recaer la culpa casi que exclusivamente en los pueblos indígenas, a quienes el señor Fernán Martínez Mahecha pinta con algunos rasgos polémicos e insinúa otros, en un análisis publicado en El Tiempo el pasado 23 de mayo: “Doctores con Ph. D. en el arte del bloqueo”, “astutos, pacientes y minuciosos” … para apretar al gobierno, ” adornados con sus fotogénicos anacos, saben cómo maniatar a los negociadores y cómo ordeñar a esa vaca llamada Estado”.

En ese ambiente enrarecido, también es provocador decir que los indígenas han “acumulado” casi un centenar de vehículos de la Unidad Nacional de Protección (UNP), sin mencionar que, gracias a esas “4×4 ancestrales”, como las llama, algunos líderes han salvado su vida en atentados, pues el Cauca es el departamento donde, históricamente, más indígenas asesinan.

Los ataques contra los indígenas que protestan son cada vez más notorios. El pasado 9 de mayo civiles protegidos por policías hirieron a bala a ocho de ellos durante las protestas en Cali. En abril de 2019 hubo incitaciones por redes sociales a incendiar sedes indígenas en Popayán; de hecho, un ataque contra la IPS indígena Minga dejó diez personas heridas. Y el pasado 25 de mayo, durante las marchas contra el paro nacional, una pancarta criminalizaba en Popayán las protestas indígenas: “Fuerzas armadas libérenos ya del yugo criminal del Cric”.

Asimismo, el análisis mencionado le da un tratamiento descontextualizado al tema de la tierra, que, según el autor, los indígenas “han logrado acumular”, sin tener en cuenta que antes de “invadir” los indígenas sobrevivían como terrajeros (una forma de esclavitud) en las haciendas cuyos predios les habían sido arrebatados a sus abuelos mediante violencia y engaño. Aquí radica, en parte, el conflicto histórico por la tierra en el Cauca. Son dos miradas hasta ahora irreconciliables.

Por otro lado, el análisis señala que es tal el conocimiento que tienen los indígenas de los temas que se “tragan vivos” a los funcionarios enviados de Bogotá y, estos, ignorantes de la situación, firman cada año acuerdos a la carrera.

Es decir, ¿estamos ante un engaño reiterado a las comunidades firmantes y una irresponsabilidad oficial tan monumental como las cordilleras caucanas? Es kafkiano: un gobierno firma acuerdos; el siguiente los incumple y culpa al anterior; entonces vienen los bloqueos, con sus tremendas consecuencias. Luego se estigmatiza al actor más visible —con los riesgos que eso implica—, y se firma otro documento, que no se cumplirá, o se levanta el bloqueo a punta de fusiles y tanquetas.

En cualquiera de los escenarios las élites políticas escurrirán luego el bulto y los perdedores siempre serán los mismos: los caucanos. Todos. Sin distingo de credo, raza o religión. Peleando entre sí. Y cada vez más lejos de un proyecto diverso que les permita al menos cierta armonía al millón y medio de habitantes, y que refleje la inmensa diversidad del que es, quizá, el departamento más mestizo del país.

*  *  *

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/jose-navia-lame/columna-de-jose-navia-lame-sobre-los-bloqueos-y-los-indigenas-595135

 

 

(Visited 485 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

La gente es la principal motivación en mi oficio de contador de historias. Sobre todo la gente que ríe y llora con cada latido de este país. Los he hallado en caseríos fantasmales, arrinconados por la violencia; enrumbados en jolgorios indescriptibles; los he visto perseguir cada peso, de día o de noche, o celebrar con cerveza por la nueva hilera de ladrillos que pegaron en la casa que levantan durante años con sus manos... he intentado escribir para la memoria durante 24 años de periodismo, 18 de ellos en EL TIEMPO. Nací en una vereda de Popayán, soy de ancestros nasa o paeces. Tengo algunos reconocimientos por mi labor periodística, entre ellos cuatro premios nacionales de periodismo, el Premio Excelencia Periodística de la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, 2007 y el Premio Rey de España en Periodismo Digital-2007. He publicado tres libros de historias urbanas. Pueden escribir a: josenavia@hotmail.es

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Hace unas semanas, el periódico El Clarín publicó la noticia de(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar