Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El circo remendado bogotano

“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”… con estas palabras nuestro Nóbel de literatura comienza su obra cumbre; “Cien años de soledad” y en ellas me inspiré para ofrendarle a mi hija Luna un regalo que espero recuerde, como el aventurero militar del libro de Gabito, toda su vida. Si el patriarca José Arcadio Buendía condujo a sus hijos ante los gitanos para que supieran del prodigio del agua congelada, porqué yo no podía imitar su ejemplo acarreando a mi chiquita –de casi dos añitos- a una multicolor carpa circense.

¡Había que ver la cara de asombro de los hijos de Ursula Iguarán ante los portentos naturales presentados por Melquíades y sus compañeros gitanos! y deben creerme cuando les digo que mi Lunita se extasió tanto o más que los retoños Buendía ya no por el hielo, ni por el magnetismo del imán, ni por las propiedades de la lupa (como en el relato de García Márquez); pero si ante la elasticidad de una “moderna mujer de caucho” de pasaporte argentino que debe alimentarse de espuma porque con la punta de sus pies podía tocarse la coronilla; frente a la destreza del malabarista tuerto que, para colmo de males, se vendó su ojo bueno para circular entre sus dos manos filosas espadas y por cuenta de la agilidad del jinete de caballos árabes que saltaba sobre la cabeza de los corceles asiáticos con la misma tranquilidad exhibida por un tren que transita sobre aceitados rieles; todo ello sin contar la estupefacción que le generaron los funambulistas rumanos en su cuerda floja y los acróbatas mexicanos en sus oscilantes trapecios. Y –lo mejor- ¡todo ello por $ 5.000! ¡Qué maravilloso es el circo! y ¡qué grata experiencia la que mi esposa y yo vivimos junto a nuestra pequeña niña en el remendado, pero vivaracho circo de Las Vegas!

Claro que como el tercermundista circo de “Las Vegas”, debe haber al menos otros tres de la misma catadura deambulando por Bogotá; todos ellos con integrantes de diversas nacionalidades y con similar modus operandi: con destartalados altoparlantes que afuera del toldo promocionan a las gentes de los barrios circundantes, el espectáculo sin par, que es anunciado por la amplificada voz del versátil y elocuente maestro de ceremonia quien es, a la vez, el que vende globitos en las filas de entrada, el taquillero, el malabarista tuerto, el diestro jinete, el domador de los salvajes –y desnutridos- leones africanos, el “hombre bala”, el payaso y, sobre todo, el novio de la mujer de caucho ¡el tipo es el hombre orquesta de la función! y, sin embargo, con él hay otras 15 personas que ejecutan varios actos tremendistas en los que se juegan sus vidas ya que no cuentan con mínimas medidas de seguridad como redes contra las caídas de sus triples saltos mortales, ni colchonetas contra porrazos de 20 metros de altura, ni armaduras contra cortadas de sables japoneses o de prevención contra las posibles quemaduras ocasionadas en el acto del “lanzallamas”.

Todo ese macondiano ambiente se potencia al saber que todos ellos practican sus números sin la presencia de un médico (como no sea uno que este entre el público) y lo hacen por poca plata; en definitiva, en los circos pobres que presentan sus manidos, pero atractivos actos en populosos sectores del Distrito Capital (especialmente en localidades como Suba, Bosa, San Cristóbal, Usme y Ciudad Bolívar), el mejor gancho publicitario –además de la economía resumida en lemas como “niños menores de cinco años no pagan” y “entran dos adultos por una boleta”- es la ‘sensación de muerte’ que acompaña cada uno de los números que esos valientes y consagrados artistas nos regalan en sus escalofriantes turnos sobre la arena de esos improvisados estadios romanos. 

“Nunca pensé que esto fuera tan bueno” dijo mi mujer luego que saliéramos de la función vespertina del circo instalado sobre las Américas, frente a la biblioteca pública de “El Tintal”. Su confesión fue un halago para mí ya que ella protestó cuando manifesté mi deseo de llevar a nuestra hija a la carpa que desde hacía un mes tentaba a los pasajeros de Transmilenio que doblábamos frente a sus narices para tomar la avenida Ciudad de Cali en sentido sur. Claro que dicho comentario era más una reflexión que una opinión: mi esposa -a diferencia de los personajes garciamarquianos- nunca había pisado un circo y el contacto más cercano que había tenido con ese alucinante ambiente de tramoyas fue el matrimonio del alcalde Mockus que, cual bufón, se casó bajo una carpa de saltimbanquis y luego trasladó a todos los personajes circenses que presenciaron su boda (mimos, teatreros, payasos y “caballeros de la cebra”) hasta los confines mismos de la ciudad que gobernó como podría hacerlo el rey de un carnaval: con una mixtura entre pasión y desparpajo.

El lunes siguiente a la función, desde un bus articulado, quise lanzarle un agradecimiento al circo que deleitó a mi hija y le marcará –estoy seguro- una estación de su niñez y su vida; pero no encontré allí sino los vestigios del apresurado desmontaje de la carpa y la última tractomula de la compañía que llevaba enganchada la jaula de las llamas peruanas y las jirafas que eran alimentadas por un gracioso enano… Se había ido el circo y detrás suyo el intermitente eco que me evoca la tardecita decembrina en que mi papá me llevó a conocer los payasos; personajes que desde ese día rociaron el humor y la sabrosura con que intento sobrellevar los números que me tiene reservado el dueño de la carpa de la vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Visited 214 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

David Quitián es padre de Luna, seguidor de la "Mechita", latinoamericano hasta los tuétanos y sentipensante de la Colombia profunda. Es sociólogo y magíster en antropología de la Universidad Nacional de Colombia y PhD en antropología por la Universidad Federal Fluminense (Brasil). Sus trabajos más destacados indagan sobre los cruces del deporte, las identidades/alteridades y las violencias. Se desempeña como investigador y profesor universitario en Villavicencio. A Quitiman lo puede seguir en Twitter en @quitiman

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

“Pena ajena”, dictaminó Consuelo Cepeda, defensora del televidente del Canal RCN,(...)

2

No seamos tan incoherentes por favor, apoyamos los Acuerdos y Tratados(...)

3

La adicción a las compras es uno de los problemas que(...)

10 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. CREO Q ESTE SEÑOR QUINTIMERDA LE QUEDO GRANDE LA CIUDAD Y ESTO MISMO LE PASARIA ACA EN BOGOTA EN MEDELLIN MADRID LONDRES ES MUY TORPE O ES UN RESENTIDO TODO LE PASA Y TODO LO CRITICA Q MAN TAN DEMALAS Q MAN TAN QUEJON TODO ES MALO EN BOGOTA, EL TRASMILENIO, LOS BARRIOS, EL ESTADIO, LA COMIDA LA GENTE LOS BUSES, LAS CALLES, TODO TODO ES MALO PARA ESTE TIPO LE RECUERDO Q EN TODO EL MUNDO Y EN TODAS LAS CIUDADES DE ESTE PLANETA SUCEDE DE TODO HAY LADRONES INTELECTUALES EMPRESARIOS ESTUDIANTES GENTE DEL COMUN HAYD E TODO ACA Y EN Y EN CUALQUIER PARTE DEL MUNDO SABIA UD Q EN EL METRO DE TOKYO HAY MAS RUTAS Q EN TRASMILENIO MAS ENRREDADAS AUN PEOR? Y QUE HAY UNA ESPECIE DE VIGILANTE Q ESTA EN CADA PUERTA PARA EMPUJAR A LOS Q SE VANA SUBIR AL METRO PARA QUE QUEPAN COMO SEA? POR Q NO CIRTICA MAS BIEN EL POR Q HAY PERSONAS COMO USTED QUE VIENEN A BOGOTA COMEN TRABAJAN HACEN SU VIDA ACA, GANAN DINERO SE LES DA LA OPORTUNIDAD DE ESTAR Y LO UNICO QUE HACEN ES CRITICAR A LA CIUDAD Y HABLAR MALD DE ELLA?
    ——–

  2. DAVID, DAVID, EL VIEJO DAVID; EL DE LOS MIL VIAJES, EL DE LOS PUESTOS DE ADELANTE EN EL BUS HACIA LA ARGENTINA; EL PARCERO QUE ME DESPERTO LA VENA DE CRONISTA Y LUEGO DESAPARECIO…EL AMIGO DE ENEAS (QUE POR CIERTO VISITÈ); EL AMIGO MIO.
    VEO LO QUE ESCRIBES Y ESTOY MUY PERO MUY SATISFECHO Y, COMO SABES, TENEMOS LOS MISMOS OJOS PARA VER LA CIUDAD. SEGUIRE TUS LETRAS PARA VER A DONDE LLEGAN

  3. Tenía una idea pésima sobre los circos, me parecían que eran aburridores, pero alguién muy especial me dió la oportunidad de conocerlos y asistir a una de sus presentaciones y hoy en día pienso que los circos es un espectáculo agradable y maravilloso para las personas de cualquier edad.

  4. Me parece muy positiva la alegría que dejó esa tarde circense en tí y en tu familia, para plasmarla en esta entrada, ya que como describes en el texto, la imagen de los circos que viajan por territorios latinoamericanos, son bastante desagradables en todo su entorno, ya sea por sus intalaciones o por el trato a lo que queda de “animales” que llevan a lo largo de su viaje. Salu2

  5. agrandadordecabezas

    Se me vino a la cabeza un recuerdo de mi infancia. El momento en el que el circo de Bebé estuvo en Medellín y mis padres me llevaron….la miseria era evidente, pero el esfuerzo por crear espectáculo y el amor al arte de estas personas superaron todos los inconvenientes. Claro que también puede tener que ver con algo de un gusto personal por el dramatismo…..otro caso en el que el tinte dramático nutre la experiencia son los parques de diversiones, conocidos en mi tierra como Ciudad de hierro, en los cuales es más emocionante el suspenso que causa el no saber si el carrito de la montaña rusa en el que voy se chocará contra el pedazo de varilla oxidada saliente en la curva y me saldré de los rieles o si la caja de gaseosas en las que apoyaron el huracán aguantará ese “abreycierra” vertiginoso de los brazos sin lanzar a 300 metros a alguno de los tripulantes que se puso el cinturón de “inseguridad” cuyo pin es un gancho para el pelo.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar