Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Admito que tengo mis reservas hacia los taxistas. No soporto ver sus actitudes camioneras a la hora de conducir ni su tendencia ‘gavillera’ a la hora de reclamar cualquier cosa; sea su derecho a la vía, el aumento de tarifas, la disminución de controles estatales, etc., etc., etc. De igual manera confieso que mi antipatía frente a los choferes públicos se acrecienta cuando se destapan noticias que revelan fraudes en los taxímetros, amenazas y agresiones a los usuarios y los altos índices de accidentalidad que involucran autos color pollito. Eso sin contar los rumores que cuentan la filtración que de ese gremio han hecho los actores armados del conflicto: paramilitares, guerrilla y las mismas fuerzas del orden; mejor dicho, al tomar un carro de estos hay que callar porque todo lo que se diga puede ser usado en nuestra contra. Finalmente está el asunto de la delincuencia que encuentra perfecto camuflaje en estos veloces automotores para cometer sus infames fechorías. Total: paro un taxi sólo cuando no hay más remedio y al hacerlo dejo a un lado mi escepticismo religioso y me encomiendo a todos los santos posibles.

Sin embargo, conviene reconocer que mi aversión frente a los transportadores amarrillos es una exageración que, como todo exceso, incurre en agravios inmerecidos e injusticias devastadoras pues ni todos los taxistas son malos ni todo taxi en un móvil criminal. Más bien, haciendo un esfuerzo de ecuanimidad, habría que reconocer que la mayoría de profesionales del volante de la cofradía de "la carrera" son eso: profesionales ya que tratan con cortesía a sus pasajeros, cobran lo que es y manejan con apego a las normas de transito, así los apuremos con nuestros afanes en reflejo de esa cultura tan colombiana que invita a coger un taxi sólo cuando vamos tarde a una cita.

 Al examinar con detalle el día a día de los taxistas nuestra animadversión se esfuma paulatinamente trocándose en admiración: esos tipos (y muchas tipas) trabajan doce horas diarias continuas, lo cual es un despropósito en términos de seguridad vial, que se fundamenta en la modalidad de hacer el máximo dinero en el menor tiempo posible para lograr "el producido" que los patrones, dueños de los autos, exigen a sus conductores. Si a eso le agregamos que necesariamente se debe madrugar o trasnochar para recibir el turno y que ellos deben sortear -todo el bendito día- el infernal tráfico de las grandes ciudades, la persecución de los agentes de tránsito, la "tirria" de los buseteros y otros conductores privados y el variable genio de los pasajeros, el asunto toca dimensiones, ahí si, insoportables.

 Y si a eso le sumamos la cuestión de la propia seguridad de ellos, el oficio alcanza ribetes de heroísmo.

 Un ejemplo de lo anterior lo resumo en los tres párrafos siguientes: "la semana pasada tomé un taxi en la Caracas con 52, el traumatizado conductor, que rozaba los 60 años, recién lo habían atracado; se le había subido un ladrón que con puñaleta en mano le amenazó durante una hora para que lo sacara del lugar del crimen. El hampón llevaba su brazo derecho ensangrentado y como botín un DVD y una cadena de oro. El taxista por más que intentó llamar la atención de las autoridades, pasándose semáforos en rojo y manejando con negligencia, no logró alertar sobre su peligrosa situación. Tampoco pudo prevenir por radio ya que el maleante le obligaba a tener ambas manos sobre el timón. Finalmente el choro se bajó abruptamente en el barrio Las Ferias para alivio e ira de nuestro protagonista que salió ileso pero no pudo entregar al caco".

 Después de escuchar su vívido relato le pregunté que tan inseguro era el oficio y esta fue su dolorosa respuesta: "en diciembre hubo cinco compañeros baleados por detrás en sus cabezas, a dos de ellos los encontré yo y lo más seguro es que los haya mandado matar el papá de una joven que fue violada por unos salvajes dentro de un taxi. A esa chica la auxilié a las dos de la madrugada; ella -tarde en la noche- había tomado un taxi en Plaza de las Américas y luego de una inesperada parada del conductor, empezó a sufrir una pesadilla al ver como se subían al carro dos secuaces del pillo que conducía que llevaron a la indefensa mujer hasta un solitario paraje y allí hicieron de las suyas. Luego la botaron, totalmente desnuda, en la Sevillana donde la recogí…"

 Sin poder parar su retahíla de conmovedoras anécdotas, le escuché al taxista una reflexión perversamente honesta: "esta bien que se cobren justicia por mano propia ¡pero que se venguen con los criminales y no con inocentes que nada tienen que ver!" y sin más mi taxista de cabecera me remató con esta joya: hace una semana me salvé de morir cuando una moto enviada por Dios me alcanzó, me hizo cambio de luces, me pitó y finalmente su conductor, acercándose a mi puerta, me gritó: manito, pare que los manes que lleva lo van a matar… al oír eso frené en seco y les grité a los pasajeros ¿es verdad que me van a matar? Los tipos abrieron la puerta y salieron corriendo para juntarse con otros dos que estaban al fondo del callejón de salida por el que sin darme cuenta me había metido; la carretera estaba destapada y todo era absoluta oscuridad. Los otros dos tenían revólveres en sus manos y dando reversa huí del lugar encontrándome más adelante con mi motociclista salvador que ni un tinto me recibió".

 Confieso que después de esa carrera mi opinión de los taxistas empezó a cambiar. De villanos se van transformando en superhéroes y muchos de ellos son tan amables que provoca hacerse amigos de ellos ya que hasta buenos samaritanos son: en los taxis han nacido niños que no esperan la cama de hospital para venir a este mundo, también muchos han salvado sus vidas al llegar a tiempo a la clínica después de un accidente; los perdidos encuentran la dirección exacta y otros llegan a la puerta de sus casas, sanos y salvos, luego de una noche de juerga, de amor o de un viaje extenuante en coche o avión. Lo mejor del asunto es que en emergencias muchos taxistas ni cobran y su capacidad de servicio aflora con espontaneidad conmovedora.

 PD: El viajero Héctor Mora, el del programa "Pasaporte al mundo" decía que la palabra más universal del mundo era "TAXI" y que su color amarillo era distintivo aquí, allá y acuyá; pero la amabilidad de los taxistas todavía es cuestionada por muchos compatriotas y ciudadanos del mundo. Permitámosle una nueva oportunidad y disfrutemos con sus charlas informales, con sus divertidas historias de ciudad, con sus prácticos consejos y con sus guías turísticas… después de eso, sólo después, formémonos nuestra definitiva opinión.

 Ah… este post va dedicado a mis tíos, casi todos taxistas ¡Un feliz 2007 para ellos y todos los que arriesgan sus vidas frente al volante!!!

 

(Visited 154 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

David Quitián es padre de Luna, seguidor de la "Mechita", latinoamericano hasta los tuétanos y sentipensante de la Colombia profunda. Es sociólogo y magíster en antropología de la Universidad Nacional de Colombia y PhD en antropología por la Universidad Federal Fluminense (Brasil). Sus trabajos más destacados indagan sobre los cruces del deporte, las identidades/alteridades y las violencias. Se desempeña como investigador y profesor universitario en Villavicencio. A Quitiman lo puede seguir en Twitter en @quitiman

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Supongo que cada quien en su familia, como los de la(...)

2

Me animé a hacer este post sobre la diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos a manera de podcast. Son 10 minutos muy amenos e informativos, creo yo, para cambiar un poco el formato y acercarme a ustedes de una manera diferente. En un reciente post de este blog mencionamos los dos errores más comunes en una estrategia de redes sociales, y esta actualización es de alguna manera una continuación. Puedo adelantar que ambas actividades no son lo mismo, que sí existe diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de contenidos, pero que definitivamente son complementarias. Quise ilustrar esa diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos, como un equipo de ciclismo que se complementa (¿estará muy forzado?). También presento más abajo un video complementario. Aunque la imagen puede ser más tentadora, le recomiendo primero que escuche el podcast donde explico claramente  la diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos.

Si no le aparecen los player de audio y video, por favor refresque la página.

Diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de contenidos (Podcast)




Diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de contenidos (Video)

Este video es de una entrevista que me hicieron los amigos de TeleMedellín. La verdad no abordo directamente sobre  la diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos, pero es un buen complemento para el tema central de esta actualización.






¿Alguna opinión? ¿Cree que falta algún punto para explicar mejor  la diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos? ¿o cree que no hay diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos?

No sea tímido, me encantaría escucharlo. O al menos recomiende este post a través de e-mail, twitter o facebook. Mil gracias

3

¿Cómo evitar el robo con escopolamina o burundanga?, sus peligros y(...)

16 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. lo felicito por su blog… la verdad del transporte en taxi por bogota tiene muchas versiones y anecdotas todo es valido.
    hablando de derechos en la realidad de este medio de transporte es el palo q nos dan a los pasajeros no se que numero “y preferiria no saberlo” de taxistas que tienen el “taximetro” adulterado eso si es una verguenza y un asalto a la buena fe de los usuarios del servicio es triste q algunos de estos señores se valgan de esta artimaña para robarnos de frente, en fin no hay mal que dure 100 años ojala este no sea la excepcion.
    ——–

  2. umapelo, Creeme que te entiendo, si alguien, cualquier pesona le hubiera hecho a mi fiel amigo por 15 años, creo que pensaría en hacerle muchas cosas, pero no hay que generalizar no todos los colombiamos somos narcos y no todos los taxistas arrollaron a tu perro. Saludos.

  3. Para Dondoniosio: Veo que todos los blogs que escribe quitiman, le disgustan por completo, entonces para que los lee? por que no mejor se olvida de este blog y de paso nos evita que leamos sus pésimos y fastidiosos comentarios.
    Y con respecto al Blog me pareció muy bueno, depronto le mejoraría el título

  4. DONDIONISIO

    Argonauta no hables en nombre de todos los foristas, yo tambien creo que esto es una cochinada de blog. Para empezar el juego de palabras en el titulo no funciona, es mentiroso con respecto al cuerpo del texto. Para terminar, no uses comillas para citarte a ti mismo en una de tus ridiculas anècdotas, no seas idiota.

  5. pues yo no tomo un taxi desde q un personajillo de esos atropello y mato al perro q me acompaño durante 15 años al pasarse un semaforo en rojo solo porque era un domingo en la noche……..en medio del estupor se me ocurrio reclamarle y descargue mi ira de un puntapie contra el vehiculo despues de que el individuo este manejo incredulo por dos cuadras mas………….en medio del dolor tuve q salir corriendo porque, como ud dice, estos gavilleros llaman por radio telefono a sus compinches y al instante aparecieron mas de 20 de estos delincuentes (y no exageri!!!!!!!!!) para hacerme pagar por las latas hundidas de la supuesta victima………….desde entonces quisiera tener el dinero y el poder para hacerles pagar por ello.!”#$%&/()=??¡¡)(&$##”…………….y sin pena confieso q cada vez q hay noticias de este tipo celebro como cuando un toro toma la vida de su verdugo………..los otros malditos.los toreros…….

  6. Casi que no lo leo, porque el enfoque inicial muestra algo diferente a lo que se lee en realidad. Pero finalmente lo importante es que se dignifica una profesión dura y malagradecida. Conozco varios taxistas todos personas ejemplares. Ni uno mala gente. Saludos.

  7. Por cuestiones de trabajo he tenido que utilziar mucho este servicio. Existen taxistas muy ambales, honrados y decentes. Lastima que entre ellos mismos no se ayuden lo suficiente para eliminar los delincuentes disfrazados de taxistas, y tampoco para eliminar a los taxistas piratas. Si se unieran y eliminaran a los delincuentes y piratas, seguramente tendrían muchisimo más trabajo y menos preocupaciones. Solo me queda agradecer a todos los taxistas decentes, honrados y humildes que trabajan en BOGOTA D.C.

  8. No se ve claramente el “…pacífico espíritu…” del señor “elestupefacto”. No aporta!. Creo que es desconcertante que todavía estemos viendo agresiones de este tipo.
    Por lo demás, muy interesante y actual el artículo.

  9. Obviamente nunca va a faltar el que lo quiere robar a uno, el que se presta para el paseo millonario, el que no tiene vueltas, el que se mete pot donde no es para que la carrera se alargue… pero tambien esta el que siempre espera a que uno cierre lapuerta de la casa para irse sabiendo que el pasajero llego “sano y salvo”.. esperemos que de esos, sean mas.

  10. Argonauta20

    Este mensaje es para el tal Estupefacto. No destile más veneno en este blog. En nombre todos los foristas le exijo que se retire con su vulgaridad e ignorancia a un sitio para seres enfermos y resentidos como usted.

  11. elestupefacto

    Oiga, este Sr debe escribir ciencia ficcion, junto el anecdotario de los taxistas en un narrador-victima, pesimo el escrito reciba todos los mayores improperiOs con letra mayuscula, su porqueria de escrito lastima mi pacifico espiritu, pedazo de mmmmm.

  12. Excelente su blog. Uno como pasajero y usuario tiene tambien sus historias que contar, sus anecdotas, pero la realidad es que al gremio de taxis en Bogota le falta mucho para que estas situaciones y muchas otras cambien. En otras ciudades por experiencia propia, tienen grupos para ayudar y defenderse de los delicuentes, para ayudarse cuando se encuentran varados. Yo la verdad en Bogota no he visto esto. tristemente he observado lo contrario. Y esto es necesario cuando en algunas zonas de la ciudad escasea (algunas de manera permanente) la fuerza publica

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar