Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Si hoy día se les pregunta a los niños de primaria qué quieren ser en la vida, ellos dirán que desean ser médicos, futbolistas, ingenieros, astronautas o abogados; mientras que las niñas preferirán la psicología, la administración, el modelaje o el periodismo; claro que no faltará el infante que manifieste con orgullo su interés por ser actor o músico ni la nena que admita su anhelo de ser cantante, enfermera o azafata. Aun más: siempre habrá el soñador, generalmente el más aplicado, que descreste a propios y extraños con su intención de ser presidente de la república.

Pero si se repite el mismo interrogante a chicos que estén terminando la secundaria, ellos serán más prácticos y específicos a la hora de responder. En las aulas de grado once escucharemos sobre proyectos de vida que girarán en torno a profesiones como la nutrición, la ingeniería mecatrónica, la ciencia política, la veterinaria, el cine y la televisión; la administración ambiental, el diseño gráfico, el mercadeo y la publicidad e incluso la historia y la antropología.

No oiremos de boca de los niños y de los jóvenes, expectativas de existencia en torno a oficios respetables y milenarios como la panadería, la sastrería, la zapatería o la peluquería. Ningún hombre manifestará su afición por ser mayordomo o asistente y no habrá mujer alguna que exprese su ardor por fungir como cocinera o secretaria. Para justificar la elección de su futuro dirán al unísono: “estudiaremos y nos quemaremos las pestañas para vivir bien”; frase sensata pero injusta ya que los oficios discriminados son artes necesarias para la vida social diaria (¿cuál sociedad puede vivir sin los campesinos y los cocineros?) cuya ejecución demanda talento, esmero y maestría de parte de sus oficiantes que pueden vivir dignamente e incluso con prosperidad económica.

Pero bueno, vamos al tema de este blog: ya no hay niños ni jóvenes que expresen su vocación por el ancestral arte de la docencia; no aparece relevo generacional que confiese su convicción por desempeñar el honroso rol de la educación encarnado por los profesores. Sócrates se debe estar revolcando en su tumba al conocer la situación profesional de su querido oficio: ya éste no obtiene las mayorías que antes gozaba en los niños de la escuela y los adolescentes del bachillerato desprecian la docencia cuando observan con detenimiento el estilo de vida de sus propios maestros. Y es que no nos digamos mentiras: un profesor promedio es aquel ubicado en el estrato 3 de la escala socioeconómica y por ello se le designa como “de clase media”, que en Colombia significa el que se rompe las costillas para sobrevivir con ciertos lujos restringidos, algo así como el “pequeñoburgués” al que se refería Marx en el Capital.

Claro que ese desconocimiento de los pibes del nivel elemental y ese desdén de los muchachos de la secundaria reposa en los ideales actuales de nuestra sociedad que privilegia el confort económico, el prestigio bursátil, la reputación profesional y el rápido éxito en el mundo de los negocios (el ‘traquetismo’ que refieren los sociólogos) que el respeto y la fama obtenida a través de la abnegación, el sacrificio y el esfuerzo; por ello nadie quiere ser escritor, pianista, matemático, bailarín de ballet o jardinero. Mucho menos profesor de preescolar o de geografía de Colombia.

La figura del maestro está devaluada; está venida a menos: ya no significa lo de antes y los chicos cambiaron el cariñoso “profe” por el odioso “cucho” que le hace el juego a la discriminación a todo lo viejo que hoy tiene connotaciones de obsoleto cuando antes, no hace mucho, denotaba conocimiento y sabiduría. Es el imperio de lo nuevo sobre lo antiguo, como si lo novedoso fuera un valor cuando filosóficamente no es más que un accidente susceptible de desaparecer o de convertirse en lo que ataca; es decir, volverse “viejo”.

Casi la totalidad de los profesores dignos de Colombia no tienen mucho dinero; la educación como oficio no da plata. Otra cosa es la educación como negocio: ella si es generosa ya que siempre habrá clientes y siempre existirán cuotas extraordinarias y arreglos contables para satisfacción del dueño del establecimiento, pero esa es una generalización que no aplica para todos los casos. No obstante en el estamento profesoral los pagos, así se trabaje con el estado, son precarios y apenas dan para vivir. Muchos se irán lanza en ristre con esta exposición al argumentar que los docentes son los que menos horas trabajan al día y los que más vacaciones tienen, a lo que habría que responderles que el oficio intelectual es absolutamente agotador, lo cual se potencia con la dificultad de lidiar con la juventud actual que casi no respeta a los mayores (de hecho, a un buen porcentaje de adolescentes ¡ni en sus casas se los aguantan!) y que en muchos casos no muestran el mínimo interés por aprender: es que en casa no ayudan y quienes están formando a nuestros hijos son la calle y la bendita televisión.

Además, todo profe comprometido debe actualizarse e informarse continuamente y eso demanda tiempo, dinero y esfuerzo; cosa que muchas veces no se puede hacer ya que un gran número de colegas (yo soy profesor) deambulan de una institución a otra trabajando como catedráticos en lo que perversamente suele llamarse “síndrome de los mercenarios del conocimiento”. Así mismo, por salud física y mental se debe destinar tiempo al descanso y la reposición de fuerzas para tener lucidez en las clases y para no ir a parar al manicomio de Sibaté, tal como le ha ocurrido a varios compañeros. Quizá los únicos profesores que no son tocados por la escasez monetaria y el agobio psíquico que acabo de relacionar son los vinculados a prestigiosas universidades públicas y privadas tales como la Nacional, Andes, de Antioquia, Javeriana, Univalle, etcétera, etcétera (más no los de garajes hechos universidades), cuyo problema es de otro orden: persecución política.

Termino con una reflexión autocrítica: muchos de los nuestros se dejan arrastrar por la mediocridad y acaban repitiendo en todos sus cursos la misma carreta: ponen el piloto automático; no leen ni se actualizan y por ello sus a- lumnos (los que requieren luz) no se entusiasman por investigar en las temáticas ofrecidas en clase. Así mismo, muchos exorcizan sus cuitas profesionales y de vida con el licor y por ello el gremio arrastra una fama de bebedores compulsivos; finalmente está el asunto de los enamoradores y enamoradizos; sea con sus compañeras de oficio y/o con estudiantes, asunto natural pero delicado ya que en buena medida atenta contra la ética de la profesión.

Así que es muy comprensible que hoy los bachilleres de las normales no ejerzan sus dotes docentes y que los licenciados sean pocos (siempre faltan vacantes por cubrir en los colegios) y que muchos profesionales de otras ramas del saber lleguen a la enseñanza como un escampadero del desempleo generalizado del país y no con la convicción de maestros como Platón (fundador de la Academia), Aristóteles (creador del Liceo), Simón Rodríguez y María Montessori.

La docencia es una bendición de la vida: ella otorga satisfacciones diarias y de largo plazo; cada estudiante graduado es motivo de alegría, pero cada hombre y mujer correctos son causa de proverbial orgullo. Por ello no puedo terminar esta tira sin enviar un saludo a mis compañeros de oficio y un abrazo de agradecimiento a mis profesores (desde kinder hasta los actuales del posgrado) y a todos mis alumnos de las ciencias sociales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Visited 830 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

David Quitián es padre de Luna, seguidor de la "Mechita", latinoamericano hasta los tuétanos y sentipensante de la Colombia profunda. Es sociólogo y magíster en antropología de la Universidad Nacional de Colombia y PhD en antropología por la Universidad Federal Fluminense (Brasil). Sus trabajos más destacados indagan sobre los cruces del deporte, las identidades/alteridades y las violencias. Se desempeña como investigador y profesor universitario en Villavicencio. A Quitiman lo puede seguir en Twitter en @quitiman

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

The Cranberries / Delores O ́riordan Pop Rock/ Alt Rock/Indie Dolores(...)

2

O más bien, quizás las tiene, pero no necesariamente son sinceras(...)

3

El lenguaje de luz es un vehículo que porta vibraciones o(...)

32 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. la docencia no podra ser la mejar pagada pero si la mas admirada, por lo menos para mi ya que pienzo que los profesores que no son mediocres trabajan por el benificio de los estudiantes y de una mejor sociedad,si los docentes son las personas que nos ofrecen la educacion por que no atribuirlas con un mejor pago, tanto economico como moral.Bueno, espero que algun dia le den la importancia que merese la docencia !y ojala sean los estudiantes que pongan un granito de arena ! BAYYY
    ——–

  2. …y hacer carrera como docente me sirve, entre otras cosas, para estar mas cerca de la gente a la que suelo ver desde mi microscopio social y asimilar mas su realidad.. lo que se viene en mi vida como docente, como multiplicador de saberes me llena y me hace pensar que ha sido porque vos sos un buen maestro, que me ha dado la mano para yo tambien serlo. gracias

  3. fernanramirez

    Pues yo he vivido como profesor diez años de mi vida. Ahora que soy adulto difícilmente me pondríoa a realizar actividades ajenas a la academia. Pensar, leer, escribir, rumbear, conversar, reír, llorar (y no poco), hacer lobby, adelantar proyectos,

  4. A todo lo que ha dicho el autor mas sumado a lo que el resto de los participantes han agregado dejenme anadir mi historia personal. Fui profesor de la Javeriana y de la Tadeo por algo asi como 2 anos (hace un poco mas de 10 anos) y les cuento que es muy satisfactorio observar el progreso de los estudiantes pero al llegar el fin del semestre tenia que lamerle el ya saben que para que el decano me diera mas horas y envez de eso salian con que tenia muchas y habia que quitar. A ese ritmo me quedaba sin horas en pocos anos. Es muy denigrante tener que estar solicitando horas como limosnero. podria seguir pero creo que el punto esta dicho.

  5. Soy docente y me siento orgulloso de serlo. En verdad los distintos gobiernos colombianos han menospreciado a sus docentes y por ende a la educación; la mala imagen proyectada por éstos hacia el educador oficial y a su labor, conlleva el actual menosprecio que los padres de familia manifiestan hacia la profesión. Los malos salarios,(en la mayoría del sector privado es peor),la exigencia de capacitación con dineros del bolsillo del educador,la suspensión de los ascensos en el escalafón y luego la obligatoriedad de ascenso por permanencia en el grado anterior (por lo que se pierde el tiempo que se demoraron en expedir los ascensos y que no fue culpa del docente).Los pésimos salarios que ofrecen a los profesionales que quieren trabajar como educadores y que está mostrando, con sus renuncias, el fracaso de la política del gobierno para con la educación, está llenando a la profesión de mediocridad y desidia. También hacen parte de ello aquellos docentes que no gustan de la actualización y todavía permanecen anclados en la enseñanza estilo siglo XVII ¿Quién quiere ser maestro así?

  6. Soy maestra colombiana. Trabajé 33 años con el estado. Viví muy bien, pero no gracias al sueldo de maestra, a pesar de que estaba en grado 14. Ahora vivo en Usa y trabajo como maestra de español en Texas. Me gano 40.000 dólares al año. Vivo bien y con tranquilidad, pero me toca trabajar más duro que allá.
    Mi famila y yo tenemos una sola ganacia: la paz y la seguridad.

  7. El verdadero docente, culto y apasionado disfruta enormementede su quehacer. El problema se debe a la cantidad de docentes mediocres que hay y el pago tan miserable que se recibe por el oficio.

  8. Soy profesor universitario y la verdad nunca pense en que iba a vivr de la docencia.. mis padres son profesores de secundaria y siempre senti mucho respeto por esa profesion. Desafortunadamente en un pais como colombia la sociedad no valora eso, son mas respetados los futbolistas, los comediantes, los willam minasco, los traquetos, los politicos corruptos, etc… que no aportan nada al desarrollo social. Disfruto mi profesion y me estoy preparando para ejercerla con mucho orgullo y esperar que algun dia mi profesion sirva para un mejor futuro de una nacion tan acabada y frustrada como Colombia.. y solo esperar y rezar para que en ese “futuro” la gente reconozca la labor de los profesores.

  9. Creo que en Colombia es el unico pais donde no se quiere ser profesor….preguntele a un Canadiense…la respuesta docente u profesor..ganan mas que todos..mas beneficios…y vacaciones ..En australia es mejor aun…..Solo en Locombia pasa esto….javascript:document.foroComentar.submit()
    Comentar

  10. criticoluis

    Qué tristeza ! la docencia ha sido y es maltratada por todos los gobernantes de turno. Los sindicatos han dejado perder el estatuto docente y un régimen que ayudaba a la supervivencia de los maestros. Quién quiere ser docente con esos sueldos de miseria?
    Para la sociedad,el maestro, no es más que un simple empleado. Hoy no se capacita al educador y el producto de la docencia se vuelve más obsoleto.
    POBRE COLOMBIA!

  11. Sucede, estimado pedagogo, piensa la gente de la calle, que a nuestros gobernantes no les interesa que la gente se eduque: sólo que voten y para eso con firmar es suficiente, o ni eso, sólo con que estén registrados para hecer aparecer como que votaron. Pero el pensamiento cultivado es un peligro para los del trono. Por eso los pésimos profesores son una bendición para el gobierno.

  12. HHHuuuuffff, pensé que a nadie le interesaba el tema; yo soy Licenciado y hace tiempo no ejerzo porque apenas terminé una especialización, en vez de ascenderme, no me volvieron a llamar a trabajar en la U. trabajo en otra cosa y me va bien, me presenté para Rector en un concurso docente estatal y después de aprobar mil pruebas me nombraban en un Colegio pero haciendo cuentas me quedaban menos de $600.000 para vivir; por supuesto seguí en lo habitual. Con esos incentivos frente a la responsabilidad y estress que se maneja, Quien va a querer ser maestro en este país? Por el bien de la Educación, ojala que siga esta discusión y mejore la cuestión.

  13. Es un trabajo muy lindo, poco valorado por todos nosotros que no recordamos que hemos llegado lejos gracias a ellos, desafortunadamente es muy mal pago y salen de las universidades muy mal preparados, aparte de esto no se les brinda la oportunidad de continuar capacitándose y encima los niños y jovenes Bogotanos han aprendido a ser violentos, irrespetuosos, etc. Gracias a las series de TV americanas que ven y algunas producciones Colombianas como Pandillas, Guerra y PAZZZZ!!!!!

  14. la docencia ha venido en declive…. Si el gobierno cada día quita mas beneficios, además un profesor profesional solo consigue contratos a termino fijo x un año máximo… qué estabilidad es esa x Dios??? y esos salarios miserables que deberían dar verguenza ofrecerlos y q a mucha gente le toca tomarlos xq no tienen mas opción… se aprovechan de la necesidad de la gente. Y todavía queda la duda el por qué de los jóvenes ya no quieren ser docentes? Si los mismos adultos aconsejan no serlo porque “ESO YA NO DA”

  15. LA CARRERA DE MAESTRO ES MUY BACANA PARA LOS QUE QUEREMOS SERLO. TENEMOS EL CARIÑO Y RESPETO DE LOS ESTUDIANTES, LOS PADRES DE FAMILIA, Y LA SOCIEDAD. LES VA MAL A LOS QUE LES TOCA PORQUE FUERON MEDIOCRES EN SU CARRERA Y LES QUEDO GRANDE CONSEGUIR UN EMPLEO EN SU PROFESI0N.

  16. La docencia, de la misma manera que cualquier profesión debe merecer el respeto y la gratitud de mucho de nosotros, y la idea de todo es mejorarla y es algo de continuo y arduo trabajo. ah y a don Dionisio mis saludes, gracias por su comentario y lo peculiar se lo acepto de la mejor de las formas, mejorare la ortografía, espero que lo mismo suceda con su lectura, porque muy bien dice en unos años seré su colega, quiere decir que no soy aun profesor, y especifico al final que estudiare ciencias sociales.

  17. La docencia, de la misma manera que cualquier profesión debe merecer el respeto y la gratitud de mucho de nosotros, y la idea de todo es mejorarla y es algo de continuo y arduo trabajo.
    ah y a don Dionisio mis saludes, gracias por su comentario y lo peculiar se lo acepto de la mejor de las formas, mejorare la ortografía, espero que lo mismo suceda con su lectura, porque muy bien dice en unos años seré su colega, quiere decir que no soy aun profesor, y especifico al final que estudiare ciencias sociales.

  18. Hola, estoy totalmente de acuerdo, con mucha tristeza he tenido que ver como mi carrera quedará en el olvido por no poder contar con un buen escenario para su ejercicio. Estoy en el último semestre de Lic. en Educación Preescolar y me he estrellado tan duramente al ver que me ofrecen sueldos de $300.000 o un mínimo sin prestaciones y que además debo trabajar con 3 cursos en uno entre otros tantos casos. Que pasa queremos dignificar nuestra profesión acaso enseñar y formar a las personas que habitan nuestro país no cuesta?. Ojalá arreglen esto porque de lo contrario creo que tendré que hacer otra carrera y archivar mi diploma de Licenciada…

  19. La tendencia en la educación futura (desde cierto grado) es el uso de la multimedia. Ej: Se necesita un docente con alta capacidad para hacerce entender a fin de enseñar matemáticas. Estas clases son grabadas y puestas en DVD para que los alumnos las estudien. En la clase prescencial, el profesor solo debe limitarse a buscar las fallas de sus alumnos mediante la interacción y solucionar los problemas que se hayan presentado. Esto hará que el desgaste del profesor disminuya sustancialmente. También le permitirá asistir a un mayor número de alumnos. Los tiempos cambian y también las situaciones. La tecnología llegó para ayudar a la humanidad y no para entorpecerla. Aprendamos a usarla y a sacarle el mejor provecho.

  20. También tengan en cuenta: se redujeron las vacaciones, se quitaron las becas en la U de A para maestr@s, aumentaron el número de horas de trabajo, el sindicato esta vegetando.

  21. AMIGO: El desprestigio de la docencia lo fomenta el estado, permitiendo que cualquier “profesional” ejerza la docencia en colegios y universidades. De otro lado a pauperizado la profesión acabado el estatuto docente o será que 600.000 en el mejor de los casos, es salario digno para un profesional de la docencia. Puede serlo para un profesional varado, mediocre que busca refugio en la docencia, no para un maestro profesional.

  22. Un saludo a los buenos profesores. Son ellos no solo quienes transmiten conocimientos sino que ademas forman parte del proceso de superacion y crecimiento de sus estudiantes. Y un buen profesor vivira siempre en nuestra memoria!!
    Pero en todo lado hay de todo. Asi que a desenmascarar a los acosadores, viejos verdes y violadores disfrazados de docentes. No solo causan daño, ademas empañan la imagen de la profesion.

  23. karlita1979

    queria agregar tambien que el trabajo de los docentes, además de los obstaculos que encuentra hoy en día como profesión, siendo el más básico la mala paga que reciben (pues de algo tienen que vivir!!), y el tiempo que tambien les toca dedicar en casa a su trabajo, el cual es bastante agotador… todo eso tambien lo hace poco llamativo, y juega tambien aquello de que todos en algun momento fuimos alumnos e hicimos “cosas” de alumnos, no nos hagamos los inocentes…. y pues ninguno quiere sufrir lo que uno le hizo al profesor. 😛

  24. karlita1979

    pues…. tenemos el concepto de que quemarse las pestañas estudiando nos va a dar empleos mejor pagados, y saben que???…. puedo decirles que al menos acá donde vivo, son las panaderías, las verdulerías, las peluquerías y los talleres de mecanica los que se toman las 3 semanas de vacaciones cuando ellos quieren, encima viajan a algun lado… no como uno que le dan 2 semanas, cuando a la empresa se le antoja, y uno se queda en la casa porque no le alcanza para ir a ningun lado, no sin endeudarse.

  25. La expectatriva sobre opciones laborales según los registros de la anterior nota no es halagadora para la carrera docente, y es que todos tenemos la culpa.Primero el Estado que NO LE IMPORTA LA EDUCACIÓN y segundo todos los demás porque no tenemos buenos recuerdos de los maestros que pasaron por nuestra vida. En la actualidad hay demasiada quejumbre por el salario, por las condiciones en el trabajo. Y día a día se abre una brecha entre estudiantes y profesores por generación, por prejuicios, porque la profesión no es amada en la mayoría de los casos por los mismos maestros!!!A reivindicarse!!!

  26. Pues profesor una realidad que se vive es el dificil axeso a las buenas universidades, y usted sabe muy bien que aqui lo que manda es la oferta y la demanda, y ovia mente el tener un titulo en una universidad que este en buen
    nivel educativo, claro que cada quien puede ser bueno donde se lo proponga, le digo que en unos años seremos colegas, pues a diferencia de muchos tome la decision de ir por el camino de la docencia y ademas conosco muchos jovenes que tambien lo han hecho la evolucion de un pais es la educacion y voy a trabajarlo desde las aulas; a y estudiare ciencias sociales, mañana es el primer dia, asi que saludes a todos los profesores del pais y a usted profe david, segiremos en la lucha.

  27. que pesar que la mayoria de profesores les paguen tan mal los colegios particulares son unos en los colegios distritales prefieren meter 40 y 50 niños en unsalon que pagar otro profesor por eso la mediocridad y el gobierno abla de calidad en educacion pero no hace nada por mejorarla en estos momentos esta arreglando los colegios ampliandolos y profesores que y fuera de eso los padres no ponemos de nuestra parte para que los muchachos aprobechen el colegio todo lo dejamos al profesor y otras beses por que el frofesor se la dedica al alumno asi que seguimos en las mismas

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar