Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

A veces defendemos las tradiciones y las costumbres tan ciegamente, que nos olvidamos que no han existido por siempre, y que en algún punto fueron una cosa completamente novedosa que, en la mayoría de los casos, desplazo a la tradición existente.

Muchas tradiciones han quedado atrás, y muchas formas de hacer las cosas han cambiado. Esto es consecuencia de la innegable capacidad del ser humano de buscar mejores soluciones sistemáticamente, y no ser mediocres y quedarnos como estamos.

La religión es un buen ejemplo de esto y sin duda la Semana Santa también. Recuerdo que de niño, el Viernes Santo se visitaban los monumentos de 10 iglesias para cumplir con la tradición, y andábamos por la ciudad viendo 10 altares de iglesias, con su custodia erguida, en homenaje a la muerte de Jesús. Y cuando le preguntaba a mi madre por que hacíamos esto, nunca llegaba una respuesta firme, sino explicaciones sobre la tradición y la costumbre.

Hoy la gente se va de vacaciones y olvida completamente esta tradición, no porque no sea católico o porque irrespete la Semana de Pasión, sino porque la iglesia no tuvo la habilidad de defender sus tradiciones con argumentos, sino como costumbres. (Por cierto, para los curiosos e interesados en el buen arte, el Museo del Banco de la República en el centro de Bogotá, tiene expuesta “La Lechuga”, la custodia más bella y costosa de nuestro país, llena de esmeraldas, que dan origen a su nombre).

Es tradicional ir a almorzar a la casa de la abuela, la cena de navidad, bailar el vals en el matrimonio, comer ponqué en el cumpleaños y un sin número de cosas, que si las pensamos un poco no son defendibles ni como costumbres ni tradiciones, porque no fundamentan el bagaje cultural de nuestra sociedad. Hoy es impensable dar un regalo a alguien sin envolverlo, a sabiendas que ese papel será basura en segundos y que esa costumbre es fatal para el medio ambiente, pero nadie habla de esto, o de las sombrillas en los cocteles, ni de el musgo en el pesebre. Muchas de las cosas que hoy llamamos tradiciones son muy malas, pero las mantenemos porque siempre han estado y por eso no deberían desaparecer. Es un error.

Dejemos que se redefinan las tradiciones, las costumbres, que cada familia abrace sus propios ritos, que se relacionen de una manera diferente con los demás, y esto hará que seamos más felices y honestos, y no sigamos haciendo las cosas como alguien algún dijo que se debían hacer, quizá porque en ese momento tenía sentido, como ponerle el nombre al bebe según el día del Santo en que nació.

El truco para comenzar una tradición es sencillo: haga algo nuevo, y repítalo cada año, o cada mes, o cada semana, y lentamente se convertirá en una tradición para usted y una costumbre para los demás, pese a que solamente es un hábito, pero de alguna manera este tipo de cosas nos trascienden de alguna manera. Así comienzan las cenas de familia, los cafés de amigas, las cervezas de amigotes y los juegos de pocker de los miércoles: siempre con la primera vez, y las ganas de volverlo a hacer.

Debemos repensar muchas de nuestras costumbres, y más aún en un momento donde el país está en un punto de inflexión tan grande como el fin del conflicto, y un buen comienzo puede ser poner la direccional para cambiar de carril, así el de al lado no le dé el paso, porque una buena costumbre no se hace porque los demás la acepten, sino porque es una buena costumbre.

(Visited 1.630 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Me gusta ser Colombiador. Tener actitud de pensador, madrugador, preguntador, inquisidor de la realidad colombiana. Estas serán mayormente cortas reflexiones sobre la realidad y cotidianidad que nos atañe. Este blog hablará de todo: Economía, Política, Mercadeo, Consumidor, Moda o lo que sea; lo que acá escribo son mis opiniones, no las de RADDAR, y agradezco sus comentarios, porque creo que su opinión es muy importante, no obstante, lo único que le pido es respeto al hacerlo, porque me he puesto la meta de escribir continuamente , y quiero aprender de ellos. No soy Liberal ni Conservador, ni de arriba ni de abajo; No soy Gavirista, ni Samperista, Ni Pastranista, Ni Uribista, Ni Santista, Soy Economista, Economista comprometido, Filósofo convencido y Marketero enamorado, que cree que estamos para lograr la satisfacción del consumidor ; Fundador de RADDAR y actualmente metido de fondo con el proyecto "Colombia no es´tamal".

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Una vez más las candidaturas que otorga la Asociación de Artes(...)

3

A medida que avanza este periodo, se ha mostrado una predilección(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. No soy sino un católico quizá formado por entes de filosofía, como igualmente de historia… Mas al católico de a pie, no es que se le haya olvidado su fe, solo que vive dormida y no quiere formarse, pues el mundo moderno como el personaje, quien escribe este artículo, mas allá de preguntar a sus abuelos que son sus referentes, no investiga en sus sacerdotes, hoy día me n el internet o en los libros, pues eso termina dando una ecuación de este tamaño “católico ignorante seguro protestante”, aun mas, soy hijo igual de una madre campesina de 78 años y un padre igual de 82, donde como balu, guatila, y mas que hablar de gastronomía boyacense, hablo de que esas cosas de fe, me las enseñaron ellos. Y si algo, me las repite la universidad. Mi edad 31 años, pues me amamantaron con leche de católico y de católico practicante y donde mas que una tradición, es porque posa sobre ellos, la fe y la lectura, cuando mi padre llego tercero de primaria y sabe latín como de asadon y mi mamá mas osada hasta quinto de primaria, sabe la gramática, las operaciones básicas hasta potenciación, enseñando a mi hermano esto, que es ingeniero con doble nacionalidad, el cuenta con 35 años.

  2. Infundir buenos habitos es bueno para nuestra vida. Desechando todo lo malo el Hombre es suceptible al cambio como: Leer, hacer deporte, musica,pintar desechemos robar,mentir, corrupcion,solo mi bienestar, incumplir las reglas, no respetar.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar