Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La papa está más cara, el arriendo cuesta más que el año pasado, y los servicios públicos siguen subiendo sus tarifas, mientras que el Banco de la República sube las tasas de interés, haciendo que los créditos sean cada vez más caros, y si a eso le sumamos que pocos quieren al presidente Santos, la cosa está enredada; eso dice mi mamá*, que como cualquier mamá vive la economía desde su cotidianidad, y cada vez que va a hacer mercado ve todo esto y por eso, para ella esta economía se está jodiendo.

bandera de colombia rota

A primera vista mi mamá tiene razón. La inflación tiene las cosas enloquecidas para muchos hogares en Colombia, y el aumento de los salarios y de las pensiones no cubre los ajustes de precios que hemos visto, porque lo que hizo fue ajustar la pérdida de capacidad adquisitiva del año pasado y no la que puede ocurrir en este, como siempre se ha hecho.

Esta inflación tiene dos orígenes fundamentales: el mayor precio de los productos agrícolas y el aumento de los precios de los arriendos y los servicios públicos; más o menos el 7% de los productos que mide el DANE para estimar la inflación son importados, pero cerca del 25% de los productos tienen insumos importados, lo que hace que la devaluación causada por la caída del precio del petróleo nos esté pegando duro y aumentando precios. Sobre esto mi mamá, tiene razón: ella dice que un producto que el año pasado le costaba $10.000, este año le tiene que seguir costando lo mismo, porque es el mismo producto, la misma marca y el mismo tamaño, y por más que yo le explique que aumentaron los costos por el mayor precio de los insumos y los salarios, su argumento de fondo es válido: si compro lo mismo, debe vale lo mismo. Lo que en realidad significa que ella no está dispuesta a pagar más por lo mismo, sino que las empresas, al comprender que deben subir sus precios por el aumento de costos, deben buscar la forma de aumentar también el valor del producto para compensar, cosa que no están haciendo, lo que causa que para mi mamá las cosas estén cada vez más caras y eso no se sea justo.

Por el otro lado, mi mamá se quedó sin alguien en quién confiar. El Presidente Santos se comprometió a firmar la paz con las FARC en marzo y no lo hizo; en diciembre varias cadenas reetiquetaron precios, mientras hacían promociones, lo que causó una pérdida enorme de confianza en ella como compradora, que se quedó con la errónea idea que los almacenes suben precios para después hacer descuentos y cobrar inclusive más; y finalmente, según el Superintendente de Industria y Comercio, varias grupos de empresas han hecho carteles para mantener los precios altos y engañarla. Lo que le quitó la confianza en el gobierno, el comercio y la industria, y que ni se le ocurra ir a la Policía a pedir ayuda, porque esos hasta tienen un cartel de prostitución; a lo que se le debe sumar que el Congreso no vota por su autoregulación, la justicia no se quiere reformar, y el Presidente Santos hace salidas completamente increíbles e inocentes para defender el proceso de paz, dándole “papaya” a sus contradictores.

Mientras esto pasa, el Banco de la República sube las tasas de interés y para mi mamá esa es la gota que llena el vaso: ¡fuera que nos venden papa cara, nos toca pagar más por el arriendo, nos piden que no gastemos energía y agua pero nos la cobran más cara, ahora resulta que para poder comprar un carro, un televisor o ir de viaje no solo nos toca pagar la devaluación, sino unas tasas de interés inalcanzables!; visto así, tiene razón, mas el análisis de la situación deja ver que el Banco sube las tasas para desmotivar la demanda para que el comercio y la industria bajen de precios, con el fin de frenar la inflación, lo cual a veces suena algo inocente, porque el mercado se la pasa en promociones y eso no está frenando nada, y lo que está escalando la inflación son los precios regulados e indexados, contra los que el Banco no puede hacer nada.
Pese a todo esto, yo le digo a mi mamá que las cosas van bien, mientras ella me mira de reojo, como pensando que yo soy un iluso, un inocente o un Santista más, donde la tercera es la que más le preocupa.

La gran verdad es que estamos viviendo una economía de la incertidumbre muy potente, donde las expectativas del mercado son tan inciertas, que nadie sabe realmente qué va a pasar, y eso hace que la especulación sea la dueña del mercado. El precio de los productos agrícolas ha crecido mucho por los problemas de importación y de siembra, pero también por una fuerte especulación de agricultores y distribuidores, que han aumentado los precios en caso de un problema más serio; las empresas y los inversionistas extranjeros están muy inquietos con la amenaza de la reforma tributaria que hará que paguen más impuestos, y las últimas noticias del proceso de paz, dejan ver que esto cambiará muchas normas y que no es claro el horizonte normativo en el mediano plazo, causando que demoren sus inversiones porque no saben qué les conviene más; y los hogares están muertos del susto con el proceso de paz, porque el mensaje que ha calado en la población, es que se le regaló el país a la guerrilla, y que con los cambios de normas y el aumento de IVA, no vale la pena meterse a comprar nada ahora, porque es mejor ahorrar para los duros tiempos que vienen.

La economía está bien, crece a buen ritmo, crea empleo, la industria y el comercio se ha redinamizando de manera importante, pero esto no logra crear el ambiente de confianza en los hogares que se requiere para mover la demanda interna, porque el mismo Banco de la República tiene como objetivo bajar el gasto.

Intentando resumir la lógica económica de mi mamá, la cosa es compleja: las cosas son más caras, no le creo al gobierno, el mercado me miente, el Banco de la República me dice que no gaste, viene La Niña (esa misma que el Gobierno Santos no pudo manejar hace unos 6 años), me dicen que van a subir el IVA y me van poner más impuestos y nuevas leyes, porque se va a hacer la paz con las FARC, donde es posible que les estén “regalando” el país, y al final me dicen que la economía va bien. Eso suena a mentira por donde se le mire, pese a que es una verdad a puño.

La lógica de mi mama es más simple aun: “la economía del país la maneja el presidente, y yo en ese señor no creo, porque traicionó a Uribe y está negociando que los guerrilleros no vayan a la cárcel y que se vuelvan en senadores; y si es ese señor el que maneja la economía, la economía tiene que estar mal, porque ese no sabe hacer nada y es un faltón”.

Y así piensan cada vez más personas, y el problema es que por más que la economía vaya bien y el proceso de paz sea necesario, el gobierno y el mercado ha causado tal nivel de incertidumbre, que la gente no confía en nadie, solo en sus miedos, y por esto está quieta esperando ver qué va a pasar, y no le perdonan una sola al presidente, que sigue diciendo cosas con una inocencia increíble, causando malestar en la población, como si no fuese un político avezado.

¿Qué hacer? Calmar la incertidumbre, devolver la confianza y hacer que mi mamá deje hablar mal del país, o de lo contrario caeremos en la crónica de una crisis anunciada.
* Al decir “mi mamá”, no me refiero realmente a ella, sino a un personaje ficticio que me ha acompañado por varios años, y que nace inspirado en ella, sus preguntas y afirmaciones.

@consumiendo

www.camiloherreramora.com

(Visited 2.275 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Me gusta ser Colombiador. Tener actitud de pensador, madrugador, preguntador, inquisidor de la realidad colombiana. Estas serán mayormente cortas reflexiones sobre la realidad y cotidianidad que nos atañe. Este blog hablará de todo: Economía, Política, Mercadeo, Consumidor, Moda o lo que sea; lo que acá escribo son mis opiniones, no las de RADDAR, y agradezco sus comentarios, porque creo que su opinión es muy importante, no obstante, lo único que le pido es respeto al hacerlo, porque me he puesto la meta de escribir continuamente , y quiero aprender de ellos. No soy Liberal ni Conservador, ni de arriba ni de abajo; No soy Gavirista, ni Samperista, Ni Pastranista, Ni Uribista, Ni Santista, Soy Economista, Economista comprometido, Filósofo convencido y Marketero enamorado, que cree que estamos para lograr la satisfacción del consumidor ; Fundador de RADDAR y actualmente metido de fondo con el proyecto "Colombia no es´tamal".

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La COP16 es una reunión multilateral, que abarca temas de biodiversidad(...)

2

Por definición, un relato o novela adaptado al cine Nunca, (y lo subrayo) Nunca dejará contentos a todos y cada uno de los espectadores. Si se tratara de una cinta normal, esta afirmación sería apenas obvia. Pero si la historia que se cuenta ha sido contada previamente, existe un par de posibilidades nuevas; que a alguien a quien ya le haya gustado, le siga gustando, o (y creo que esta es la más usual) que la mitad del teatro salga ofendida o renegando de haber pagado una boleta para no ver la mitad de las imágenes que ya tenía en la cabeza.

Creo sinceramente que hay que aceptar una verdad; una adaptación al cine no tiene por qué ser fiel al texto en el que está basada. Toda adaptación es una traducción, y en este proceso puede perderse información. Con esto no quiero decir que la cinta tenga el derecho de tergiversar la visión del autor, sino que un seguimiento absolutamente ortodoxo de la novela o relato (una adaptación literal, por así decirlo) sería extremadamente larga o imposible  de realizar en muchos casos. Por eso me molesta que algunas personas digan que no disfrutaron tal o cual adaptación "porque no salió esta parte" o porque "aquel tipo nunca dijo o hizo esto".

Toda película es una creación, un objeto diseñado para contar una historia a todo el que esté dispuesto a oírla. Y como en general no tendría mucho sentido invertir un dineral (que es lo que cuesta hacer una película comercial hoy en día) en repetir una historia ya contada, la mayoría de los directores y escritores deciden cambiar algunas ideas de los originales con el fin de poder realizar la adaptación. Ya sea por motivos económicos o logísticos, esta necesidad de tener un trabajo realizable puede requerir la desaparición de situaciones, lugares e incluso personajes que sí aparecían en la obra original pero que no tienen espacio en la producción visual. Ni modos. Además, hay que tener en cuenta que no todos los libros pueden ser llevados al cine, y que si todos los trabajadores del medio se dedicaran a hacer adaptaciones y dejaran de producir cosas nuevas, el cine se convertiría en un esclavo de la literatura, situación que no le convendría ni poco a la creatividad humana, o por lo menos eso es lo que creo yo.

Quizás el problema radica en que un libro contiene más información "superficial" que una película; lo que se puede describir con palabras necesita más espacio que lo que se muestra con imágenes, las cuales a su vez son literales pero contienen una subjetividad mucho menor. Digamos que, antes de que veamos cualquier objeto en la pantalla, alguien debió concretarlo utilizando la descripción escrita disponible y posteriormente completando los vacíos, ya que si cada objeto, lugar y situación fuera descrita exhaustivamente en todos los libros, nunca se podría concluir nada de lo que se empezara a escribir. La cantidad de información necesaria para una descripción literal de la realidad es tan exagerada que pierde toda utilidad, ya que se vuelve inmanejable.

Así que la próxima vez que entre a cine a ver una adaptación, decida primero si va a pelear con el director, o si va a guardar un respetuoso silencio mental mientras éste le explica su visión de los hechos. Esto no quiere decir que acepte todo lo que ve; quiere decir que primero se informe bien, y luego decida si le gustó o no, sin perder de vista el trabajo de todos los involucrados. Recuerde que como todos hemos vivido vidas distintas, tenemos percepciones diferentes y somos capaces de una variedad casi ilimitada de asociaciones, las cuales no tienen por qué coincidir exactamente siempre. Esa y solo esa es la razón de que el mundo sea lo que es, un escenario variado, y no una caja de huevos, todos parecidos por dentro y por fuera.


dancastell89@gmail.com

PD: Algunas adaptaciones, que quizás conozca y quizás no, estimado lector. Por favor no se ofenda cuando se de cuenta de que ninguna de las que listo a continuación es un título crucial del cine arte. Podría contarme en los comentarios qué piensa de éstas y de las muchas otras que se quedan por fuera:

Alice in wonderland (Alicia en el país de las maravillas), original de Lewis Caroll, será estrenada el año que viene, dirigida por aquel notable ser humano que es Tim Burton. No sé si resista tanta locura mezclada con tanta locura.

">

Sherlock Holmes, basado en el personaje de Arthur Conan Doyle, también próxima a estrenarse, esta vez según Guy Ritchie.


Cloudy with a chance of meatballs
(Lluvia de hamburguesas, y vaya si es interesante el reto para los traductores) es una reciente película familiar (estrenada este año) basada en el relato del mismo título de la escritora estadounidense Judi Barrett.


The curious case of Benjamin Button, interesante cinta basada en el relato de F. Scott Fizgerald, escritor estadounidense. Del dos mil ocho, dirigida por David Fincher.


Blindness (Ceguera), original de José Saramago (Ensayo sobre la ceguera), recibida difícilmente por la crítica pero adptación de cualquier forma. Estrenada también el año pasado .


Love in the time of cholera (El amor en los tiempos del cólera), con la novela del escritor colombiano Gabriel García Márquez como guión. Tampoco fue muy bien recibida. Se estrenó en el 2007 y la dirigió Mike Newell.


Satanás, original del compatriota Mario Mendoza. Ésta tuvo éxito tanto en taquilla como entre los críticos. Dirigida por Andrés Baiz, se estrenó en el 2007. Las palabras importantes casi no se ven.


I, robot (Yo, robot), aproximadamente basado en la colección de relatos del mismo nombre del escritor estadounidense Isaac Asimov; maestro. Estrenada en el año 2004.


The ninth gate (La novena puerta), basado en el libro El club Dumas, si no estoy mal discutido antes por aquí, obra del español Arturo Pérez Reverte y una de mis favoritas. Esta es de Roman Polanski y se estrenó en el 99.


Total Recall (El vengador del futuro), sí señores, está basado en un cuento, y Señor cuento; es un relato del escritor estadounidense Philip K. Dick, en quien también se han inspirado unos y otros para llevar al cine Minority report y Blade Runner. El título del relato en cuestión es usualmente traducido como "Lo recordaremos por usted perfectamente"; quien lo dirigió fue Paul Verhoeven, quien también dirigió Robocop. Esta es vieja ya, de 1990.


Puritanos del cine arte, teman; las que siguen también son adaptaciones, y son infaltables gústele a quien le guste. las seis o siete u ocho de Harry Potter, de la escritora inglesa J.K. Rowling, y Lord of the rings (trilogía, El señor de los anillos) del autor de ficción J.R.R. Tolkien.

PD2: Me parece importante notar que una película adaptada puede partir tanto de una novela de 800 páginas como de un relato de 15 o 20.

3

“Pena ajena”, dictaminó Consuelo Cepeda, defensora del televidente del Canal RCN,(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar