Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Pedíamos una condena, una venganza y un espectáculo mediático, como si fuéramos una muchedumbre del medioevo con ganas de quemar a la bruja en la plaza del pueblo.

El caso es novelesco: un joven de las casas ancestrales de la Guajira, es encontrado muerto en un caño en Bogotá, la noche de Halloween, después de haber estado en una fiesta de disfraces, con los hijos de las más encumbradas familias capitalinas. En su momento, todo apuntaba a que era desde un suicidio, hasta un asesinato propinado por los escoltas de uno de los jóvenes involucrados; los chismes, opiniones, puntos de vista y análisis de todos llenaron las redes sociales, los titulares de los medios y las conversaciones de los cafés. Todos tomamos posición sobre quién había matado a este joven, y por esto cuando sale una juez y dice que no fue asesinado, inmediatamente nos quedamos con la idea que la justicia falló una vez más, que el poder compra lo que puede y que somos unos simples pendejos en el teatro en que se ha convertido la vida.

La novela es perfecta y más parece una creación antológica mexicana, de esas donde un personaje de la provincia, que busca llegar a la capital, se enamora de una joven de la clase alta y aristocrática, y por este atrevimiento termina muerto en una antigua quebrada de los barrios de la clase alta capitalina.

Quizá movidos por el deseo de venganza que tenemos atorado en el pecho, de ver como unas clases dirigentes han abusado del poder y se han burlado muchas veces de nosotros y la justicia, esperábamos que el peso de la ley cayera sobre estos jóvenes, como vengando todas las atrocidades que pensamos se han dado en el pasado. Pero la justicia habló, y dijo que no había sido un asesinato, y que los funcionarios de medicina legal y el mismo fiscal, habían querido defender una verdad que no existía.

Dejando las pasiones atrás, los deseos de venganza e incluso los celos que nos carcomen por dentro, al ver la riqueza y poder de otros, realmente es posible que no haya sido asesinado, pero en nuestro afán de ver cómo caen los poderosos, públicamente todos condenábamos a esos tres jóvenes, sin siquiera haber estudiado el caso, pese a que habían indicios tan claros, como que el fiscal estaba juzgando a dos niñas por coautoría impropia de un homicidio, un cargo tan rebuscado como el cohecho propio de Yidis Medina.

Hoy nos queda difícil aceptar esa verdad que nos presentan, porque significa aceptar que nos equivocamos, y que nos dejamos influenciar por lo que alguien en quien confiábamos nos dijo como cierto, pese a ser solo una hipótesis o una simple versión de los hechos: la verdad, es que no nos gusta estar equivocados.

Hoy no sabemos cómo murió ese joven, y muchos aún pensarán que fue un homicidio que fue sepultado por la fuerza del poder, y otros ya opinan que quizá –solo quizá– la acusación es parte del dolor de sus padres, por no entender cómo pudo haber muerto su hijo y el pensar que alguien es responsable, le da algo de sentido a su muerte, mucho más de un accidente.

De todo esto queda una lección enorme y espantosa: aún somos una masa de crédulos que creemos lo primero que dicen y que pedimos la hoguera pública para alguien, sin haber existido el debido proceso, porque los medios presentan hechos incompletos, muestran indicios como pruebas y dejamos que las posiciones personales sin fundamento inunden nuestras cotidianidades. Recuerdo que hace varios años, John Sudarsky, un gran investigador colombiano, decía que sufrimos de FENOVAL (Fe en Información No Valida), y que por eso creíamos todo lo que nos dijeran, sobre todo si era una noticia terrible o tenía que ver con las altas esferas del poder, como si estuviésemos condenados a vivir bajo el yugo del precepto que “una mentira repetida mil veces, es una verdad”, o, “miente, miente, miente, que algo queda”. La sombra de Goebbles – el encargado de la propaganda Nazi – se cierne continuamente sobre nosotros.

No solo matamos a Colmenares, sino que seguiremos matando. Nuestra ansiedad de encontrar culpables, vengarnos y exigir una justicia violenta y dura en poco tiempo nos está llevando a olvidar los valores fundamentales de la sociedad en que aceptamos vivir: justicia no es venganza, la culpabilidad debe ser demostrada y la vida es el valor principal de nuestra cultura. Pero, nos interesa más vengarnos de quien creemos que nos hizo mal, que el inocente debe demostrar su inocencia y que matar o violentar a otros es justo y correcto.

Los últimos meses han sido ejemplos críticos sobre esta actitud de masa exacerbada en las redes sociales, debido a diversos fenómenos que han llevado al país de una polarización a otra, llevando a discusiones pasionales y sin sentido en muchas conversaciones personales. Desde la posición por el voto del plebiscito, el salvaje asesinato de Yuliana Samboní, la apertura de las corridas de toros y los hombres que les pegan violentamente a sus parejas. Todo esto no solo nos muestra los profundos problemas de violencia que tiene nuestra sociedad mucho más allá de la guerrilla, sino que nos deja ver esa necesidad de venganza y hambre de un espectáculo mediático violento, donde queremos llevar a las personas a la hoguera, como si estuviéramos en medioevo.

Por esto, lo repito: todos matamos a Colmenares, porque sin saber la verdad, nos dejamos llevar por unos indicios pobres y opiniones sin pruebas, y de manera colectiva definimos una verdad sin fundamento, que causó un vacío más en la historia violenta de Colombia, donde pudimos haber transformado un triste accidente, en un homicidio novelesco de las clases dominantes, para evitar el ascenso de la gente humilde la provincia.

@consumiendo

@consumiendobien

www.camiloherreramora.com

(Visited 2.032 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Me gusta ser Colombiador. Tener actitud de pensador, madrugador, preguntador, inquisidor de la realidad colombiana. Estas serán mayormente cortas reflexiones sobre la realidad y cotidianidad que nos atañe. Este blog hablará de todo: Economía, Política, Mercadeo, Consumidor, Moda o lo que sea; lo que acá escribo son mis opiniones, no las de RADDAR, y agradezco sus comentarios, porque creo que su opinión es muy importante, no obstante, lo único que le pido es respeto al hacerlo, porque me he puesto la meta de escribir continuamente , y quiero aprender de ellos. No soy Liberal ni Conservador, ni de arriba ni de abajo; No soy Gavirista, ni Samperista, Ni Pastranista, Ni Uribista, Ni Santista, Soy Economista, Economista comprometido, Filósofo convencido y Marketero enamorado, que cree que estamos para lograr la satisfacción del consumidor ; Fundador de RADDAR y actualmente metido de fondo con el proyecto "Colombia no es´tamal".

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: MSc  Ramón Gabriel Aguilar Docente Tecnología en Gestión Ambiental Politécnico(...)

2

Y REGIONAL PARA SACAR A SUCRE DEL AISLAMIENTO AÉREO. Érase una(...)

3

Si han escuchado de aplicativos como ChatGPT y cómo representa un(...)

12 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Señor Colombiador, ¿Usted cuánto va a recibir de la indemnización? por publicar este bodrio artículo. Por otro lado nominemos a Laura Moreno para el premio nobel de física por sus revolucionarias aportaciones en contra de la física de Newton

  2. Colombiador por que no invierte el tiempito con su marido en vez de ir por ahi escribiendo articulos feministas pasivo-agresivos desligados completamente de la realidad y/o sentido comun en su defecto.
    Cuando se llega a un veredicto que se pasa por la galleta todas las leyes, incluidas las de Newton, es comprensible e incluso deseable la indignación publica. Mamerta!

  3. Sr. Escritor: con estos comentarios ratifica cada una de las palabras de su escrito. El vértice de la mayoría de los problemas que vivimos es la educación y su base saber leer. A todos lo que comentan este Blog repasan este escrito con atención.

  4. Al parecer como que el dinero de esta gente está llegando a todas las esferas y hasta los periodistas se están untado de la mermelada verde ojalá sus hijos puedan vivir en un país con equidad en el exterior con ese dinerito

  5. Felicitaciones por su manejo de la palabra, como el Goebbles que cita, al parecer existe toda una campaña proinocencia bien pagada al estilo político. En este caso hubo tantas evidencias y raras casualidades que contradice la logica la presunción de accidente y se tiene pleno derecho a exigir una justicia no vendida porque cualquiera puede ser victima de un sistema judicial corrupto. No pretenda vender la idea de un repudio social, dudo que la aristocracia capitalina considere a nuevos ricos como L. Moreno con fortuna de extraña procedencia como de los suyos. Si un país pierde su capacidad de reaccion ante un claro atropello esta condenado a la perdicion.

  6. El columnista también cae en la polarización clasista de la que escribe. Él y el pueblo que tanto critica en este artículo debemos dejar de funcionar en el esquema de las barreras sociales clasistas, (que ya parece una discusión bizantina) y analizar objetivamente la innegable inoperancia y corrupción que sufre hoy el sistema de justicia de este país.

  7. SOLO DIOS Y ALGUNAS PERSONAS SABEN LO QUE EN VERDAD PASO, LA JUEZA NO ESTUVI PRESENTE ALLI, PARA AFIRMAR QUE LAS COSAS SUCEDIERON COMO ELLA DICE, ES POSIBLE QUE SI ES POSIBLE QUE NO, LO UNICO QUE ESTA PROBADO ES QUE UNA PERSONA MURIO, LAS CIRCUNSTANCIAS EN QUE MURIO NO SE SABEN

  8. jeronimo206079

    Por que no se pone en el zapato de la victimas? Esta justicia opaca es resultado de las chivas de los periodistas que todo lo juzgan, lo venden con pasión política o económica y después no se retractan. Les importa vender noticias morbosas. ¿Hasta cuando se purificará el periodismo que también está corrompido?.

  9. marcela.colmenares4

    NO ESTOY DE ACUERDO CON ESTE ARTÍCULO, SEÑOR USTED DEBE SER OTRO DEDI PARADO QUE APLAUDE EL COMPORTAMIENTO IRRACIONAL DE UNOS JÓVENES QUE HACEN LO QUE LES DA LA GANA POR QUE TIENEN DINERO Y SUS PADRES PODER. PERO QUIEN PIENSA EN ESA MADRE QUE PERDIÓ A SU HIJO Y SOLO PIDE QUE ESTA JUSTICIA COLOMBIA DEJE DE SER TAN CORRUPTA. O EN QUE PAÍS VIVE USTED SEÑOR?????

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar