Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Let them have cake es un “dulce” emprendimiento de repostería que busca crear experiencias personalizadas para sus clientes. Estefania Peynetti, su creadora, habló con este Blog al respecto  de su proyecto.

Chef Estefanía Peynetti. Foto: Mario Peynetti

Chef Estefanía Peynetti. Foto: Mario Peynetti

Blog Signorina Molén: Cuéntanos un poco de ti, ¿de dónde eres y qué estudiaste? 

Estefania Peynetti: Mi nombre es Estefania Peynetti y soy de la Ciudad de México, descendiente de familia italiana. Mi abuelo era italiano y creo que, en parte, desde ahí nace mi amor por la comida. 

Estudié Arquitectura en la Universidad Iberoamericana, y siempre practiqué el hornear como un hobby. Mas adelante, cuando decidí dedicarme a la repostería, fui a estudiar a París a la escuela de Alain Ducasse. Desde ese momento empecé a tomar muchos cursos en Europa y Estados Unidos, con la intención de siempre mantenerme a la vanguardia.  

Blog Signorina Molén: ¿Cuándo surgió, exactamente, la idea de dedicarte a la pastelería? 

Estefania Peynetti: Durante la carrera de Arquitectura la pastelería era un hobby para mí. Siempre que tenía ratos libres me gustaba hacer pasteles o brownies para después comérmelos o compartir con mi familia y amigos. Así que cuando terminé la universidad empecé a hornear más y a tomar cursos de repostería y decoración. Y fue de esta manera como me di cuenta que hornear era lo que me apasionaba y decidí empezar mi negocio e ir a capacitarme profesionalmente a París. 

Blog Signorina Molén:  ¿Qué encontraremos en Let them have cake

Estefania Peynetti: Let them have cake se inspira en los sabores, así como el ambiente que nos rodea para lograr creaciones deliciosas y creativas.  Encontrarán postres de la más alta calidad; así como pastelería couture personalizada para bodas y eventos. 

Foto: Mario Peynetti

Foto: Mario Peynetti

Blog Signorina Molén: Si pudieras darle solo un sabor a tu vida, ¿cuál sería? 

Estefania Peynetti: Chocolate, ¡siempre! 

Blog Signorina Molén: ¿Qué debe tener una buena pastelera? 

Estefania Peynetti: Así como en cualquier trabajo, lo más importante para mí es la pasión, la creatividad, la organización, la dedicación, el ser detallista y, sobre todo, ¡el amor por lo dulce!

Blog Signorina Molén: ¿Cuál es el ingrediente que no debe faltar en tus pasteles? 

Estefania Peynetti: Cada pastel puede llevar ingredientes diferentes, aunque al final la intención es que el postre sirva para endulzarnos la vida. No obstante, el ingrediente más importante no es alguno que vaya en el pastel, sino las ganas con las que se hace… porque cuando cocinas sin pasión, las cosas no saben igual.

 

Foto: Mario Peynetti

Foto: Mario Peynetti

Blog Signorina Molén: ¿Cuál ha sido, para ti, el pastel más difícil de hacer y por qué?  

Estefania Peynetti: Uno de los más difíciles pero divertidos ha sido un pastel para una boda con temática zombie. Este pastel tenía que ser blanco, para 300 personas y elegante. Sin embargo, los novios querían que tuviera zombies, sangre, y estuviera inspirado en The Walking Dead. Fue extremadamente divertido para mí hacer los zombies, pero igualmente muy demorado al momento de lograr los detalles; sobre todo teniendo el reto de unificar los zombies con el pastel de bodas, logrando que fueran parte del concepto y que no se perdiera la elegancia. Fue un desafío pero, al final, estuve muy contenta con el resultado y los novios también. 

Blog Signorina Molén: ¿Qué tanto ha cambiando tu forma de hornear? 

Estefania Peynetti: Creo que una de las principales diferencias que he notado es que me he vuelto mucho más rápida. También, que ya no me da miedo probar recetas nuevas. Ahora puedo experimentar nuevas creaciones con más confianza. 

Foto: Let them have cake

Foto: Let them have cake

Blog Signorina Molén: ¿Qué es lo más complejo y lo más placentero de tu carrera? 

Estefania Peynetti: Lo más complejo es que es sumamente importante respetar todas las partes del proceso de horneado; desde el orden en el que se ponen los ingredientes hasta el tiempo de reposo, pasando por el mismo tiempo de horneado, pues si se falla en algún detalle, por pequeño que este sea, esto puede hacer que todo salga mal.

… Y mi parte favorita del proceso es el decorado. Pero lo más satisfactorio es cuando me llaman los clientes a decirme lo rico que estuvo el pastel, lo mucho que les gustó, y que me pidan más. Eso me motiva y me inspira a seguir adelante con mi trabajo. 

Blog Signorina Molén: ¿Qué estás haciendo en este momento? 

Estefania Peynetti: Estoy trabajando en una colaboración con Donatella Fabio, la diseñadora de vestidos de novia. Más exactamente, estoy haciendo un pastel inspirado en un vestido suyo para exhibirlos juntos en su tienda en Masaryk, en la Ciudad de México.

 

Foto: Let them have cake

Foto: Let them have cake

Blog Signorina Molén: ¿Cuáles son tus próximos proyectos y en dónde te podemos encontrar?

Estefania Peynetti: Este año me gustaría poder abrir una tienda en México y hacer crecer mi negocio. Y me pueden encontrar en redes sociales y en la pagina web para hacer sus pedidos.

Foto: Mario Peynetti

Foto: Mario Peynetti

Instagram @letthemhavecakemx

Facebook: Let them have cake Mexico

Twitter @letthemhavecake

www.letthemhavecake.com.mx 

*Fotos: Cortesía de Estefania y Mario Peynetti.

(Visited 782 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Content Creator & Media Consultant| PR| Creative Talent Curator|Attorney at Law .Con más de nueve años de experiencia en el mundo editorial. He colaborado con Vogue Italia, Stampa.it, Yahoo.it, Fashion Tv, Daily de Mercedes Benz Fashion Week México. Actualmente escribo en el periódico El Heraldo de México y El Tiempo (Colombia).

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

@gastromimix El pasado martes, 20 de mayo de 2014, tuve el(...)

2

Comienzo por lo que me trajo aquí:



Me encantan, estos avances. Me encantan.

The interpreter (para nosotros, La intérprete, y como cosa rara, el título en español significa lo mismo que en el idioma original) es un filme dirigido por el estadounidense Sydney Pollack, estrenado en cines en dos mil cinco. El guión condujo a Pollack a grabar en las propias instalaciones de la ONU (localizadas en territorio internacional dentro de Nueva York), una historia con tintes políticos que recuerdan la situación más o menos reciente del actual presidente de Zimbabwe.

Estaba viendo hace unas horas cierta película francesa realizada exclusivamente para televisión hace unos años, no muy conocida por cierto, y me asaltó una duda que tenía desde hace un tiempo y que se avivó luego de ver La intérprete. La duda es la siguiente:

Lo más seguro es que todos conozcamos el aviso que aparece, usualmente escondido al final de los créditos de algunas películas, que dice lo siguiente, palabras más, palabras menos: "Los hechos relatados en esta película son puramente ficticios y no deben relacionarse con eventos pasados, actuales o futuros. (...) Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia."
Yo me pregunto: luego de ver una película que parece un documental acerca de una situación actual, ya sea ésta una realidad o no, ¿qué sentido tiene recurrir a este mensaje, si de cualquier manera los espectadores van a hacer la relación?

Es claro, hay que decir, que no todo el mundo tiene por qué captar estos parecidos. Pero los que sí los captan, lo comunican a los demás, y al final la película pasa a verse como lo que realmente es: una crítica por parte del realizador hacia una situación en particular. Punto. No importa qué tan imparcial se pretenda ser, haciendo uso del mencionado avisito.

En fin, no entiendo esta actitud, si de verdad algunos pretenden protegerse bajo dicho mensaje. Quisiera creer que lo colocan no porque no pretendan dar la cara luego de dar la opinión, sino porque es una especie de requisito, un asunto legal de obligatoria aparición al final de todos los créditos de todas las películas de todos los géneros. Aunque al final, sólo quien tuvo la idea de escribir la historia como quedó escrita es quien sabe qué opinión tiene.

Él y sólo él.

-

Sobre la película, hay un dato lingüístico interesante; se creó un lenguaje nuevo (lo llamaron "Ku"), con sus propias palabras, conjugaciones, reglas... es decir, un lenguaje aparte, sostenible por sí solo, basado en lenguajes existentes en el sur de África, pero que "aunque sería reconocido por habitantes de la zona (...), los confundiría", debido a su estructura gramatical, leo por aquí. En todas partes encuentro que el creador de este lenguaje es Said el-Gheithy, director del Centre for African Language Learning en Londres. En general, no encuentro muchas críticas positivas para la película, pero a mí me gustó.

Me encanta leer la columna Contravía, escrita por Eduardo Escobar. Y la de hoy termina con una reflexión que encuentro parecida a cierto diálogo de La intérprete. Aquí va el diálogo, para terminar y dejar de ocupar su tiempo, estimado lector. Lo traduzco burdamente, pero espero que se mantenga la idea.

Silvia Broome: (...) Siempre que alguien pierde a un ser querido, quiere vengarse de alguien más, o de Dios, a falta de alguien. Pero en África, en Matobo, los Ku creen que la única manera de poner fin al dolor es salvando una vida. Si alguien es asesinado, luego de un año de duelo se realiza un ritual llamado "la fiesta del ahogado". Se hace una fiesta durante toda la noche, junto al río. Al amanecer, el asesino es montado en un bote. Se lleva al agua y se le tira allí, amarrado, para que no pueda nadar. Entonces la familia doliente debe tomar una decisión; pueden dejar que se ahogue, o pueden lanzarse a salvarlo. Los Ku creen que si la familia deja que el asesino se ahogue, se hará justicia, pero pasarán el resto de sus vidas de duelo. Pero si lo salvan, entonces admitirán que la vida no siempre es es justa, y a cambio ese acto los liberará del dolor.


dancastell89@gmail.com

3

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com
-->
Quizás no conozcan a Sigur rós. Esta puede ser una buena introducción a ellos, según lo que yo creo. Lo que sigue se llama Inní mér syngur vitleysingur, lo que significa algo así como "junto a mí canta un loco":




Sigur rós es una banda islandesa que existe desde hace casi catorce años (desde 1994). Los oí por primera vez en el cine, pues se utilizó su música en el trailer de la película Children of men (2006) - lo que suena es Hoppípolla ("saltando charcos"). Luego de eso me he enterado de lo reticentes que son sus integrantes a comercializar su producción, y he desarrollado un gusto inmenso por su trabajo. También tengo una afición irracional por Islandia, y no sé muy bien por qué.

Pero eso es otro asunto; vamos al grano.

Esta es la dirección de ojos de mosca, un blog sobre música islandesa escrito en castellano por un islandés. Hace un tiempo leía allí mismo una pequeña reseña que hacía el autor acerca de Takk..., el tercer álbum de estudio de Sigur rós. Y me pareció muy interesante la opinión que presenta la entrada. A ver si esta vez sí me puedo explicar.

El segundo álbum de Sigur rós se llama ( ). Sí, así se llama. Le debe su nombre tanto al hecho de que ninguno de los cortes que lo componen posee título (las ocho pistas se llaman Untitled 1, Untitled 2 y así sucesivamente - aunque luego del lanzamiento del álbum, los seguidores del grupo contribuyeron a nombrar las pistas una a una) como a una particularidad característica de Jónsi, el cantante; quisiera que trataran de descubrirla ustedes primero. Para eso, otro video; lo que sigue se llama Untitled 4, o Njósnavélin (la máquina espía):




¿Lo notaron?

Yo tuve que leerlo para caer en cuenta; no sólo usan un arco de chelo para tocar la guitarra eléctrica (lo que produce ese sonido tan intenso de vez en cuando), sino que Jónsi no canta en un idioma en particular. Lo que dice no está dicho en islandés; ninguna de las canciones que componen el disco lo está. Han llegado a llamarlo un lenguaje aparte (que no lo es): "vonlenska", o "hopelandic". Y esa es sólo una de las interesantes particularidades de este grupo.

Vuelvo al blog del islandés. Luego de tener un poco de idea acerca del grupo, transcribo (con estilo corregido, porque el hombre escribe ligeramente mal el español) su opinión sobre el disco que siguió a ( ):

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

Aceptar

Ingresa los siguientes datos para enviar el correo


¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar