Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Cada vez es más frecuente oír que el hijo de Sutanito se fue a vivir a Canadá, a trabajar en la industria petrolera; que a la hermana de Menganito y su familia acaban de recibir la nacionalidad canadiense luego de tener muchos puntos un largo proceso de selección; o que Fulanito envía fotos felices bajo la nieve, en las que su sonrisa se confunde con la pila de sacos, chaquetas y bufandas que se deben usar durante el invierno del país de la hoja de arce.

En resumidas cuentas, pareciera ser que Canadá se ha convertido en una de las “tierras prometidas” modernas para aquellos colombianos que, cansados de la situación del país, faltos de oportunidades o simplemente ávidos de nuevos aires, deciden probar suerte y desarrollar sus vidas en otras latitudes. De la misma forma en que hace algunos años muchos compatriotas llegaron a este país escapando de la violencia y las persecuciones generadas con ocasión de su agravamiento, hoy en día los niveles de flujos migratorios desde Colombia son considerables.

Durante un viaje por el metro de Toronto, por ejemplo, es muy frecuente sentirse identificado con un acento cálido de dos compatriotas que charlan sobre lo que está sucediendo en el país con el proceso de paz, o incluso recordar viejos tiempos al reconocer la mochilas arhuacas o sacos con el emblema de Juan Valdez. Es tal la cantidad de colombianos que hay por aquí, que hay una pequeña ciudad de la provincia de Ontario a la que se conoce popularmente como “Londombia”.

No es fortuito entonces que hoy en día abunden agencias especializadas en asesorar a quienes desean emigrar a Canadá, ofreciendo posibilidades que van desde la vinculación a programas especiales que el gobierno de dicho país ofrece para profesionales calificados o familias jóvenes, hasta el desarrollo de estudios superiores que permiten luego poder optar por permisos de trabajo y residencia permanente. La oferta de alternativas es numerosa y con seguridad, si se hiciera un estudio, se confirmaría que cada vez más colombianos, de distintos niveles socioeconómicos, están pensando seriamente en esta alternativa.

Y es que la imagen que se tiene de Canadá en nuestro país es muy parecida a la que se tenía de los Estados Unidos durante la segunda mitad del siglo XX: el país de la libertad y la igualdad, donde hay seguridad y estabilidad, y en el que hay oportunidades inagotables a nivel laboral y tolerancia a quienes llegan para establecerse. En esa medida, cada vez que con mi mujer vamos a Colombia y nos vemos con la familia y los amigos, es cuando menos curioso para muchos que, al preguntarnos si queremos quedarnos en dicho país, nosotros nos miremos y respondamos que la cosa no es tan sencilla como parece.

Sin duda alguna, Canadá es uno de los pocos lugares en el mundo que se ofrece como un reducto generalmente abierto a la recepción de migrantes. Ávido especialmente de personas jóvenes y calificadas que quieran hacer parte del proceso de poblamiento de un país con mucha gente mayor, y cuyo territorio es en su mayoría despoblado debido a las adversas condiciones climáticas. Además, se trata de una democracia estable en la que tradicionalmente ha primado el respeto por los derechos humanos, el pluralismo y la diversidad. Sus ciudades son modernas urbes con eficientes sistemas de transporte, educación pública de calidad, y acceso a servicios sociales y de recreación. En esa medida, es entendible que cuando se piensa en todas las dificultades a nivel socioeconómico y problemas estructurales que arrastra Colombia, esta se antoja como una opción atractiva para muchos de los nuestros.

Sin embargo, detrás de la imagen noble y abierta que ofrece Canadá para los inmigrantes, también hay elementos que condicionan la posibilidad de pensar en cumplir con lo que para muchos es el sueño de un mejor porvenir. Elementos que deben tenerse en cuenta a la hora de tomar decisiones de este tipo, que son profundas y con carácter permanente.

Canadá no escapa de la crisis económica global, y a pesar de sus comprobadas reservas de petróleo, pujante industria extractiva e inagotables recursos naturales, también ha sentido el embate de la escasez y la necesidad de apretar el cinturón. De forma natural, los principales damnificados en un proceso de ajuste fiscal son quienes aparecen como competidores de los “ciudadanos de pleno derecho”; es decir, los settlers – los canadienses blancos, propietarios y con historia en el territorio. Bajo dicho contexto, muchos programas sociales que favorecían de forma generosa a los recién llegados han sido recortados, o condicionados a que se cuente con un empleo formal en vez de tratarse de un apoyo para quienes han arribado y están en la búsqueda de trabajo.

Ahí viene un segundo inconveniente; ya no hay tantas vacantes como antes, y los trabajos que hay se encuentran incrustados en sectores muy específicos. Es decir, en áreas en las que hay deficiencia de personal, y especialmente en materia técnica y en menor medida lo relacionado con el sector extractivo. Lo anterior es muy positivo y sin duda podría encajar con el perfil de muchos compatriotas, pero hay que dejar claro que consecuentemente, no se trata de un espacio abierto a cualquier persona y sus deseos de desarrollar un proyecto de vida autónomo, sino que hay más bien que adaptarse a las necesidades de una nación. Para los abogados, médicos, economistas y artistas, la cosa está entre venir y dedicarse a otra cosa diferente a la de sus estudios, o mirar para otro lado.

En la misma línea, hay que dejar en claro algo más: los programas patrocinados por el gobierno canadiense para que profesionales y familias emigren no garantizan de entrada un trabajo, sino que consisten en el otorgamiento de los documentos de residencia y una serie de subsidios temporales, mientras las personas se adaptan al nuevo ambiente y se vinculan a una actividad laboral. Hay casos en los cuales ha habido suerte y las personas muy pronto están trabajando, ganan bien y hay buenas perspectivas, así como otros en los que luego de mucho tiempo, lo único que hay es frustración e incertidumbre frente al final de las ayudas sociales. Como todo, es una apuesta en la que se asumen niveles de riesgo reales.

De otro lado, es innegable que para una familia con niños, Canadá se presenta como el mejor lugar para que ellos crezcan tranquilos, libres de pensamiento, y con opciones a nivel educativo. No hay necesidad de vivir en conjuntos cerrados para que ellos puedan disfrutar de un parque, de convivir con la naturaleza y la compañía de otros niños. No hay mejor colegio que el que ofrece el Estado de forma gratuita, y a la universidad se accede por méritos y sin problemas de financiación. De hecho, la mayoría de los jóvenes pagan por sus estudios no porque sus padres no puedan, sino como una forma de aprender las responsabilidades propias del manejo del dinero.

Ahora, para concluir, hay un asunto que hay que dejar presente. Si usted es de aquellos que valora la calidez del colombiano, y que siente una aprehensión especial por la posibilidad de socializar y generar círculos de amistad y familia fuertes, creo que este país no es el mejor lugar para usted. Los canadienses son las personas más amables y polite del mundo, pero así mismo han sido criados bajo exacerbados parámetros individualistas y liberales del mundo occidental. En esa medida, la gente no se mira en la calle, y casi todas las relaciones interpersonales están sustentadas en una agenda particular o una dinámica costo-beneficio. El respeto absoluto por la ley y los derechos de los demás contrasta con las dificultades que hay a nivel de generación de conciencia social y comunidad. Por eso es que cuando llega el invierno – que dura la mitad del año –, aquí se dice que si no se tiene un buen abrigo y una buena compañía, la temporada va a ser difícil. Menos mal yo tengo ambas (un abrigo de plumas y una maravillosa compañera de vida que se llama Claudia), mientras regreso a mi querida Colombia a seguir buscando la quimera del lugar perfecto para vivir.

(Visited 24.316 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Estudió derecho y a pesar de todo, se creyó el cuento de la justicia social y a eso se dedica. Cuando no está sumergido en la tesis doctoral le interesa la música latina y alternativa, el ciclismo colombiano en el mundo, la historia del más allá y el más acá, y los problemas públicos a nivel urbano y rural.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Norte de Santander y Cúcuta, históricamente conservadores y de derecha, se(...)

2

La patanería intelectual se da por igual en hombres y mujeres,(...)

3

Andrés Romero Baltodano, docente del programa de medios audiovisuales del Politécnico Grancolombiano(...)

24 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. SEñor muchas gracias por sus letras, yo que soy una madre soñadora, con una hija de 15 tambien soñadora, he agradezco haberme aterrizado en esa realidad, pero le pido a Dios que me ayude porque usted sabe como son las cosas aqui en Colombia para nuestros jóvenes ilusionadisimos con sus profesiones.
    Dios lo bendiga y si tiene como ayudarme. escribame.FAnny

  2. gustavoadolfo453112

    Interesante reflexión la que propone el autor. Mi familia y yo llevamos 3 años en la ciudad de Québec. Creo que es imposible establecer generalizaciones sobre la vida del colombiano en Canadá. Primero porque este es un país muy diverso. Las condiciones de vida y de trabajo cambian de una provincia a otra. Y segundo porque los colombianos también somos muy diversos. Todo eso hace que las vivencias aquí sean únicas y difícilmente replicables.

    Nosotros nos hemos adaptado muy bien a la vida aquí en Québec. Mi esposa y yo nos hemos integrado al mercado laboral con relativa facilidad, sin embargo no ha sido así para todas las personas que conocemos. Muchas veces toca flexibilizar las espectativas laborales o cambiar de área si las cosas están duras en un campo pero más accesibles en otro. Ese podría ser el caso de los abogados, por ejemplo. Para ellos, desempeñarse como abaogados implica prácticamente volver a estudiar la carrera. Por eso muchos de ellos deciden estudiar técnicas jurídicas. De esa forma se mantienen en el campo pero adaptan sus expectativas laborales. O en otros casos, cambian de área y se van hacia otros campos con alta tasa de empleo (auxiliar de enfermería o técnico informático).

    En breve, cada quién “describe el baile” de acuerdo a como le vaya. Lo cierto es que cuando nuestros amigos y familiares nos preguntan si pensamos en quedarnos acá, la respuesta es clara y contudente: SI. A nuestra querida Colombia iremos de visita y de vacaciones. Pero el bienestar del que gozamos aquí no nos hace pensar en regresar. Al menos no por ahora.

    • Gustavo, muchas gracias por su comentario. Sin duda las generalizaciones son imprecisas, y la suerte de cada persona es diferente. Como es su caso, hay muchas personas cuyas expectativas se ven llenas en este país, lo cual no sólo es muy bueno, sino que corresponde al derecho que todos tenemos de buscar un mejor futuro para nosotros y los nuestros. Cordial saludo,

  3. estrella848816

    La excelencia educativa es otro de los grandes espejismos de este sistema. Las escuelas en Quebec son edificios viejos y del mismo modo se encuentra anquilosada la educacion con metodos poco progresistas y con eventuales sucesos (le pasa a mis hijos) en los que los maestros gritan y maltratan verbalmente a los niños. Bondades tiene muchas esta tierra, pero con toda la plata que hay Canadá deberia ser una Finlandia en educacion y ese no es el caso

  4. shooter_mcgavin

    es muy relativo y el autor lo expresa en su texto. Hay que entender que la experiencia varía para cada inmigrante. En mi caso, por ejemplo, me fue como perro en misa en la provincia de Quebec, asi como a otros compatriotas les ha ido excelente alli. Me mude para el oeste Canadiense y me parecio el dia y la noche con el este. El oeste es mucho mas abierto al inmigrante y mas acogedor, ayudan mas y es mas facil salir adelante. Una vez mas, este fue mi caso, y asi como a mi me ha ido de maravilla aqui a otros no les habra ido tan bien por estos lares. Hay que tener cuidado con estos articulos porque solo dan el punto de vista de quien lo escribe. Yo, aunque amo a mi querida Colombia, ya no pienso volver a vivir alla. Vivo muy comodo y muy feliz aqui

  5. cabe recalcar que mucho mas del 70% de norte americanos piensa como donald trump,siempre el latino es mirado con reserva asi sea ciudadano,tenga piel clara y hable ingles perfecto,el ritmo de trabajo es intenso y no hay festivos como en colombia,la comida es muy difirente y se dice que los productos,como los vejetales, de colombia son menos manipulados,osea que son mejores,el frio es intenso y no es facil conseguir la visa para inmigrar como lo quieren hacer ver,el pais esta inundado de gente de paises arabes como indios,pakis,egipto y demas,gente con costumbres muy raras y por eso del terror dan es miedo,por ultimo si usted no tiene educacion o profesion alguna y emigra,la unica salida es hacer trabajos que a nadie le gusta hacer,como limpiar,pintar,cuidar el cesped,construccion, cocina y demas,trabajos muy duros y mal pagos,a no ser de que tenga suerte y se consiga un marran@ que le mantenga con todos los riesgos que eso implica.

  6. berthaduarte0910

    Marco no conozco Canadá pero lo admiró muchísimo. Sé que es difícil adaptarse pero es cuestión de apreciar lo que tienes a tu entorno.Disfruta ese bello país y su gente. Claro está que mi Colombia linda con todo los obstáculos que conoces…….es incambiable. Te lo pierdes, hoy más de 47 millones de habitantes, somos uno. JUEGA COLOMBIA. Te imaginarás ….Un saludo. Te recomiendo la película Colombia Magia Salvaje, Llorarás de lo hermoso que es nuestro país.

  7. Interesante artículo, varios aciertos, pero creo que generaliza en algunos apartes. Por ejemplo, respecto a las relaciones interpersonales con canadienses, mi experiencia con la cultura francófona quebequense no concuerda con las afirmaciones que quizás sean más aplicables a los anglófonos de la región de Toronto, donde parece que el autor vive. No hay que olvidar que este país es multicultural, uno puede hacer amigos de todas las nacionalidades y culturas y que, por otro lado, el estilo de vida y la gente de las grandes ciudades son bastante diferentes a las del campo, como sucede también en otros países. Por último, decir que el invierno “dura 6 meses” es subjetivo. Para quienes venimos de “tierra fría” o que nos gusta más el frío, el verdadero invierno sería cuando hay nieve, es decir de 3 a 4 meses. Seguro que si nos gusta el calor o venimos de la costa, el “invierno” acá dura cada vez que el termómetro baja de 20 grados… o sea incluso más de 6 meses. Les escribe un profesional cachaquillero, orgullosamente colombiano, amañado en Montreal hace más de 6 años y que trabaja (entre otros) creando puentes culturales y comerciales entre los dos países.

  8. Llevo dos años viviendo en canada y pienso que todo es un proceso, hay un cambio en el ambiente, en el idioma, en todo, y cada quien se adapta a su ritmo, afortunadamente este pais me ha dado muchas oportunidades y vivo agradecida por ello, es cuestion de aceptar que si se toma ese tipo de decision, hay que aceptar tambien ciertos sacrificios

  9. Soy consultora Regulada de Immigracion por el Gobierno canadiense, colombiana de nacimiento, he vivido en este pais por 15 abriles .. muy acertado el articulo, es cierto que el proceso de asentamiento es dificil, canada sin duda alguna es un lugar de oportunidades.

  10. Bueno , llevo 15 años viviendo en Canadá , lo mejor que me ha pasado es vivir en este país , para mi fue más fácil adaptarme , seguro por la edad , Canadá me ha ofrecido educación y Muchas cosas buenas mis 3 hijas nacidas aquí gozan de muchos beneficios que comparado con Colombia , vale la pena el tal sacrificio que dicen que es vivir aquí por el invierno , tal vez el no haber vivido en Colombia mi adolescencia me ayudó a la adaptación , pero sobre todo porque Canadá me ha ofrecido paz , tranquilidad en Colombia vi como mataron a mi papa , el motivo por el cual salimos corriendo de alla , amo Canadá así sea con su duro invierno que para mi ya no lo es , quienes tengan oportunidad de venir se los recomiendo .

  11. marcela399634

    Considero que se generaliza , llevo 8 años y lo unico dificil fue la adaptada al clima y problema resuelto, el
    Problema con el colombiano promedio es que busca rumba, calle y trago en cada esquins y qqui no lo encuentra , entonces es mas bien en que esta enfocado cada uno y asi mismo se vive. Es un gran pais donde se respetan muchos valores que en nuestro pais ya ni di quiera los conocen.

  12. Hay un término que es aprensión, que significa prevención, reparo, ligero rechazo a algo o a alguien. Ahora, aprehender es asimilar, apropiarse, entender. Lo que entiendo al sr. Marco es que si se quiere aprehender esa calidez que dicen tener los colombianos, en Canadá no se va a encontrar tan fácil como en Colombia. Por otra parte, actualmente al menos en Bogotá, lo que menos siento es calidez, más bien se percibe amenaza, descortesía, agresión, grosería; ser cálido es diferente a ser bullicioso, novelero, chismoso.

  13. german.gaitan.1420

    soy un viejo piloto pensionado de caxdac tengo 75 y medio años mi esposa 65 ,,,migracion de canada nos niega la visa de visita temporal pues creen que nos vamos a quedar en su bello pais..pues rotundo no,,solo queriamos abrazar a nuestra hija y nietas ,,desde hace 6 años solo nos comunicamos ´por skaype,,espero no morir ,hasdta que ellas puedan venir a visitarnos,bueno la esperanza es lo ultimo que se pierde ,, DE TODAS FORMAS ALLA NO PODRIA IR A TOMARME UN TINTICO Y HABLAR MAL DEL GOBIERNO.,JEJE ..

  14. cesar.pena.5680

    Siempre será una decisión difícil y, como lo dice el blogger, con un alto componente de riesgo. Ojalá bastara con solo poner las cosas en una balanza y decidir. Pero al parecer es la única opción. Por mi parte, estoy en el proceso para estudiar un MBA, con la idea de buscar un permiso de trabajo después de la graduación, pero aún es incierto si me quedaré o me regresaré. Por tanto, me es irrelevante si los canadienses son queridos o si las ayudas hoy son mejor o peor que antes. Todo depende de lo que uno busque y de la forma que use para encontrarlo. Ahora pienso en mi familia, en mi hija de 4 años y creo que lo más conveniente sería hacer vida allá. Pero como me voy primero y me voy dos años, tengo el tiempo para ver si tanta “dicha” es cierta y la siguiente decisión sería llevar a mi familia. Si no, pues me regreso con 40 años, un MBA, mejor inglés, lo que no es ningún seguro en este país, pero en algún momento servirá.

  15. Ay mijos si, conozco muchos lochombianos en diferentes partes del mundo que se la pasan quejandose de tan bello que es su pais, que tanta falta que le hace la papita, que no hay nada como una rumba con los vecinos … lo mejor que pueden hacer es volver, no hacersen la vida a cuadritos ni a ellos ni a los que los conocen, porque es muy maluco y mamon estar escuchando la misma chilladera cada vez que se les ve. Lo mas chistoso y que no entienden algunos es que si salieron del terruño, al no ser que forzados, fue por algo. Los problemas que les hacia quejarsen en ese entonces posiblemente sigan o se hayan aumentado, los amigos han cambiado, ya no son los mismos, algunos ya tienen pareja estable, familia, otro combo en el que no necesariamente vas a caer por defecto. . Una cosa es ir de vacaciones, en donde todos los noveleros invitan a los “extranjeros” para aqui y para alla, y no saben en donde ponerlos … y otra cosa es vivir el dia a dia cuando ya no se es la novedad. Las oportunidades que se obtienen en otros paises son despreciadas y se miran con desden por la quimera de un recuerdo. Al no valorar lo que se tiene no se contribuye a mantener su belleza y se le esta haciendo un mal indirecto al pais adoptivo. Volver ha sido la opcion para algunos quienes a los seis meses ya estan renegando de su decision, algunos por orgullo se tragan el sapo, otros mas valientes deciden entender su error y volver a tratar de rescatar lo que ahora si valora … y hay que decirlo, algunos parecen finalmente felices, porque como ya lo dije el ver perdido lo que se tiene es cuando se empieza a valorar y estas personas nunca debieron salir del pais. Mi consejo, no que lo esten pidiendo, es aprender a tomar decisiones responsables, algunas veces el lanzarse con ojos cerrados funciona, pero no siempre. Y la segunda y mas importante es asumir la responsabilidad de las decisiones propias, pues asi se aprende a sacarle provecho a la situacion y se aprende a valorar todo lo que ofrece Canada, Alemania, Francia, o España o Lituania o donde quieran que esten.

  16. manuelperez0516

    Don Marco, suelo leer sus escritos, aunque la verdad sea dicha, para una profesion y un grado de tan alta intensidad educativa, a veces, son demasiados, enfaticos en la generalidad , cosas como aquellas de que el invierno dura seis meses, carambolas, son generalidades de colombianos que solemos aplicar lo particular a lo general, ademas su blog, no parece ser uno de tipo anecdotico, luego cierto rigor en lo escrito, le daria un cierto valor.
    Es verdad, que el canadiense es muy frio en sus relaciones particulares, pocas de aquellas adquiridas en el ejercicio laboral, se mantienen mas alla de este.
    Ademas, aqui como en los Estados Unidos, las relaciones rperdurables, se hacen en la escuela, La Iglesia y de golpe en la Universidad, digmaos en genralidad, es lago propio del caracter Clavinista de los sajones.
    Cordial Saludo,
    Manuel Perez
    Mississauga.

    • Manuel muchas gracias por su comentario, y por leer mis escritos. Es cierto que lo que presento es muchas veces general, y mil detalles suelen escaparse. Creo que es parte del estilo mismo de esta columna, que no pretende ser un espacio para informar sino para narrar. Es cierto que en ocasiones sería bueno evitar quedarse en las generalizaciones, y tomo atenta nota de su reparo. Igualmente me gusta que comente sobre las relaciones interpersonales aquí en Canadá, porque a lo mejor el problema de la integración con la sociedad no es de los canadienses, sino de uno que no accede a los espacios donde si se hace comunidad. Cordial saludo.

  17. Vivo en Quebec desde 1984 y es muy cierto lo que dice Marco. Cada sociedad es distinta y aquí, en parte por razones climáticas, la gente no es tan calurosa y abierta como en nuestra tierra. Yo ya estoy planeando el regreso a Colombia pues a pesar de tanto que hay de bueno aquí la patria siempre será parte fundamental de mi vida. Ah! y estoy de acuerdo con Cerlos, revisa el significado de la palabra aprehensión.

  18. Yo vivo aca en Toronto desde 2012, el inicio fue duro pero despues de eso todo de lujo. La gente que tiene problemas para integrarse es por falta de informacion antes de venir, en ningun lado regalan nada como mas de un despistado espera.

  19. Muy acertado articulo, vivo en Toronto desde hace 5 años y a pesar de que me acople al sistema luego de un año y se que es un exelente pais para mi hija, mi Corazon esta en mi Colombia. Es una decision dificil de tomar y debes tener una Fortaleza en Cristo para pasar los retos en todo sentido, clima, comida, hobbies, amigos, expectativas..

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar