Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El Quimbo es una de las iniciativas bandera del presente gobierno. Con un valor aproximado de entre ochocientos y mil millones de dólares, se trata de uno de los primeros megaproyectos realizados bajo el esquema de alianza público-privada, en virtud del cual una empresa particular construye infraestructura con sus propios recursos y el gobierno le otorga una concesión para explotarla. En este caso, la española Emgesa a través de su subsidiaria en Colombia Endesa levantaron la represa entre 2011 y 2015. De ahí en adelante empezarían a aparecer numerosos inconvenientes que caracterizan los dilemas que el desarrollo trae consigo.

Esta historia empieza con un tweet del presidente Santos, en el que le implora a la administración de justicia que se autorice el reinicio de operaciones de la hidroeléctrica El Quimbo, por el bienestar del pueblo colombiano. Da a entender que, si esto no sucede, las posibilidades de un apagón como el que nos tocó vivir a principios de los noventa en el país se incrementarían dramáticamente.

tweet santos

Pero para entender este acentuado clamor hay que ir atrás en el tiempo y las circunstancias. La razón de esta agresiva estrategia publicitaria, adelantada no sólo por el primer mandatario sino por varios de sus ministros, se encuentra en un anaquel de la Corte Constitucional. En diciembre de 2015, dicho tribunal había declarado inexequible el Decreto 1979/15, mediante el cual se autorizaba el inicio de operaciones de la famosa hidroeléctrica. Es decir, ordenó parar el proyecto.

¿Cuáles fueron los motivos que impulsaron a la Corte para tomar esta trascendente decisión? Que unos meses antes, el Tribunal Administrativo del Huila había a su vez suspendido la actividad de llenado de la represa con el fin de evitar la generación de perjuicios irremediables a nivel social y ambiental. En otras palabras, la Corte actuó porque el gobierno hizo caso omiso a la decisión de un juez de la república, y sin pena alguna expidió el famoso decreto que autorizaba el inicio de operaciones del proyecto. La Corte, entonces, se encontraba tratando de arreglar el desastre generado por el afán de la administración Santos de poner a andar una de sus obras estrella.

Tan pronto como se conoció la determinación de la Corte Constitucional de tumbar el decreto 1979, saltaron por los aires chispas de preocupación y reprobación. El Ministro de Minas, por ejemplo, ha hecho énfasis en la importancia de mantener el proyecto para impulsar la generación de empleo, acceder a mayores recursos hídricos, y lograr la apertura fluvial del río Magdalena. De otro lado, la presidenta de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica señaló con absoluto pesimismo que las consecuencias de esta decisión judicial para el país serían devastadoras: el tan temido racionamiento de energía, el alejamiento de inversionistas extranjeros como consecuencia de la inseguridad jurídica percibida, la pérdida de regalías para el departamento y la posibilidad de demandas millonarias contra el estado colombiano. En resumidas cuentas, que sin El Quimbo Colombia “está fregada”.

Puede que tanto el Ministro de Minas como la representante del gremio energético estén en lo cierto, y el estancamiento del proyecto energético le genere al país la pérdida de oportunidades estratégicas y le acaree graves perjuicios económicos. Sin embargo, hay una serie de hechos, argumentos y consecuencias que ni el gobierno ni el sector privado manifiestan, y que deberían ser igualmente conocidos por los colombianos a la hora de generarse opiniones.

Primero. Las medidas cautelares ordenadas por el Tribunal Administrativo del Huila, en el sentido de suspender el llenado de la represa, se deben a que se pudo verificar que contrario a lo establecido por parte de la autoridad que expidió la respectiva licencia de construcción, el proyecto estaba diseñado de tal forma que se causarían daños irreparables a nivel social y ambiental. Es decir, que la decisión de este órgano judicial no fue caprichosa ni basada en nacionalismos falsos o intereses ocultos. Se estaba tratando de proteger el interés público.

Segundo. Se pudo establecer que luego de que el Tribunal ordenara suspender el llenado de la represa, un alto ejecutivo de Emgesa, la empresa a cargo del proyecto, “exhortó” al Ministerio de Minas y Energía a intervenir en el proceso judicial para defender sus intereses. Y en esa medida, la representante legal de dicha cartera allegó un documento en el que se le solicitaba al órgano judicial levantar la medida debido “al grave e inminente perjuicio que su mantenimiento podría causarle al país y al interés general de los colombianos.” En otras palabras, la multinacional hizo que una entidad pública tratara de ejercer presión sobre la autoridad judicial correspondiente, lo cual no sólo es indebido sino abiertamente ilegal.

Tercero. Frente a la negativa del Tribunal Administrativo del Huila de levantar las medidas cautelares, el gobierno prefirió actuar de forma arbitraria con tal de proteger los intereses del proyecto, a través de la expedición del decreto que logró que se iniciara la generación de energía en El Quimbo en noviembre del año pasado. Es decir, desestimó lo dicho por el Tribunal respecto de los posibles daños irreparables que podrían causarse con esta situación, y cedió a las presiones del inversionista español y a su propia vanidad de no ceder en su estrategia de desarrollo neoliberal. Este es el desastre político y jurídico que la Corte Constitucional tuvo que venir a componer.

Cuarto. Y tal vez lo más preocupante. El presidente y demás autoridades públicas quieren mostrar el caso de El Quimbo como un asunto de interés público en cuanto a que, si no se enciende la represa, puede generarse tanto un racionamiento de energía como graves impases a nivel económico. Sin embargo, lo que igualmente se puede percibir es la presión ejercida por Emgesa, la empresa española, sobre el gobierno colombiano. No sólo se trata de una compañía muy poderosa desde el punto de vista de su capacidad financiera, sino que se encuentra salvaguardada por el tratado de inversión que firmaron Colombia y España en 2005, y que entró en vigencia en 2007.

Este instrumento legal le genera obligaciones a nuestro país hasta el punto de poder llegar a limitar su capacidad de gestión pública, con el objetivo de proteger los intereses y expectativas de los inversionistas españoles. En términos prácticos, Emgesa podría eventualmente demandar a Colombia ante un tribunal de arbitraje de inversión con ocasión de los aparentes perjuicios generados por la no puesta en funcionamiento del proyecto El Quimbo. No importaría mucho que la causa de dicha situación sea una decisión judicial legítima que busca proteger los derechos de quienes se han visto afectado por el proyecto, así como evitar una catástrofe ambiental irreparable. Debido a que dichos tratados están en firme, el inversionista español podría hacerlo y así recibir su millonaria indemnización.

Si bien hasta la fecha Colombia no ha sido objeto de ninguna demanda de este tipo, existen graves antecedentes respecto de condenas exorbitantes que tribunales de arbitraje internacional han impuesto, por casos similares a este, a países de la región como Argentina, Perú Ecuador, Venezuela y Bolivia -estados con gobiernos tanto de derecha como de izquierda, eso no afecta la situación. En dichos casos, se castigaron decisiones soberanas tomadas por países que, como el nuestro, se encuentran en vía de desarrollo, y que tenían como objetivo velar por el interés público por encima de las expectativas económicas de un grupo de particulares. Dichas sanciones, además de implicar el pago de millonarias indemnizaciones que ponen en riesgo la situación fiscal de dichos estados, también traen consigo el cuestionamiento de su responsabilidad internacional .

No creo que sea descabellado afirmar que esto es lo que podría pasar con El Quimbo. Este es entonces, un llamado a estar alerta con el desenlace de este caso en los próximos días. Ahora, si se trata de buscar responsables, es importante aclarar que de ninguna forma han sido el Tribunal Administrativo del Huila o la Corte Constitucional. Dichos órganos judiciales cumplen con el mandato de hacer respetar la integridad del orden legal colombiano, sin importar la eventual afectación de los intereses de una empresa. Si se ha llegado a este punto y se afrontan este tipo de riesgos, hay que mirar hacia dos puntos. Primero, que cuando se diseñó el proyecto hubo ausencia de planeación y previsión de los eventuales efectos colaterales que El Quimbo le traería al ecosistema y el entorno social de la región. Y segundo, que cuando se implementó la controversial política de sistemática firma de acuerdos de inversión -hay que decirlo, en el gobierno de Álvaro Uribe Vélez-, se ofrecieron salvaguardas imposibles de honrar, y el país autolimitó su soberanía y capacidad de decidir de forma autónoma en este tipo de dilemas del desarrollo. Al César lo que es del César.

A todos un feliz y próspero año 2016, en el que ojalá se inicie de forma cierta el camino de la paz y la reconciliación nacional.

Twitter: @Desmarcado1982

(Visited 6.366 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Estudió derecho y a pesar de todo, se creyó el cuento de la justicia social y a eso se dedica. Cuando no está sumergido en la tesis doctoral le interesa la música latina y alternativa, el ciclismo colombiano en el mundo, la historia del más allá y el más acá, y los problemas públicos a nivel urbano y rural.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Y REGIONAL PARA SACAR A SUCRE DEL AISLAMIENTO AÉREO. Érase una(...)

2

Si han escuchado de aplicativos como ChatGPT y cómo representa un(...)

3

Después de un enero que no se quería acabar y que(...)

9 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Estaba extrañado que el anterior ¿¿gobierno?? no fuera el generador de la aberrante situación del QUIMBO.
    Ahora falta que los hijos aparezcan siendo los propietarios de los terrenos aledaños.

  2. no soy santista y tampoco creo en los jueces, pero por sentido común creo que si ya se hizo la represa y esta llena hay que usarla, la única forma de parar el deterioro medio ambiental es de esta forma pues el agua que no has de beber déjala correr.

  3. Es evidente que El Quimbo empezó mal desde sus origenes. Con el afán de generar energía y empezar a ganar quieren pasar por encima de la ciudadanía y la soberanía nacional.

  4. Acabo de ver montañas de árboles podridos en la orilla, esto ha sido ya un desacierto y lo peor el agua ya está contaminada y de llegar a la represa de betania miles de pescados morirán y el impacto ambiental y social es un hecho.

  5. andres726680

    En realidad no es un exelente analisis. Es apenas un recuento de algunos elementos y situaciones con uno que otro error. De fondo lo que pasa aquí es que como en muchas áreas nuestro pais, nuestro gobierno, nuestro estado y menos nuestra ciudadania sabe para donde va, que quiere y mucho menos que es lo importante. Como es común cada bando tiene su discurso y defiende desde el egoismo su posición, incluso desde el beneficio o lucro propio enmascarado en un discurso social, ambiental o prodesarrollo. Todos perdidos. Pocos se pregunta por el bien comun. Con la hidroelectrica construida y en capacidad de generar que se espera? La medida cautelar no es dejar de generar. Es peor no generar. El daño es mayor con la hidroelectrica apagada, es la peor forma de aprovechar el recurso natural. Mientras Santos y la Corte resuelven, generen electricidad. Por otro lado no le hechan la mano a la disculpa del Quimbo para justificar el racionamiento o es que se nos olvida la cuenta que tienen las termoeléctricas con los colombianos, un robo a mano armada.

  6. siemprehonesto

    Respecto al daño social, al momento de iniciar el proyecto muy pocas personas vivían en la zona, hoy son casi veinte mil, (avivatos ), igual el tema ambiental en nuestro país es manejado por intereses oscuros.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar