Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Continúa el silencio de parte del gobierno -principalmente el Ministerio de Comercio- respecto de las demandas arbitrales contra Colombia, por parte de al menos 4 inversionistas extranjeros y con pretensiones astronómicas. Y probablemente, no conoceremos la posición de las autoridades con responsabilidades específicas en el tema hasta que ya los procesos estén muy avanzados y la mayoría pueda lavarse las manos, como ocurrió en el litigio con Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia. Es por esto que, movido por mi interés particular en la materia y mis convicciones éticas, continuaré hablando del tema con el fin de ilustrar los efectos que los tratados internacionales de inversión tienen sobre la capacidad del Estado colombiano de tomar decisiones soberanas para proteger el interés público.

El punto de partida es entender la naturaleza de los casos por los cuales nuestro país está siendo demandado. Se trata de situaciones en las cuales diversas autoridades nacionales han tomado decisiones, en virtud de sus funciones legales y constitucionales, que han buscado proteger el interés público de los ciudadanos. Hablamos por ejemplo de la Corte Constitucional declarando que la creación de un parque natural es legal y prohibiendo el desarrollo de la minería en el área protegida, o la Contraloría imponiendo una multa a una empresa privada debido a la operación defectuosa de concesiones o contratos estatales. Son actos que están no sólo investidos por una presunción de legalidad, sino que se encuentran amparados en la soberanía interna del estado. Y en muchas ocasiones, de forma previsible, este tipo de actos públicos tienen efectos en los intereses privados que se encontraban atados a las situaciones y relaciones jurídicas que se ven modificadas. Así pues, si se prohíbe desarrollar la industria extractiva en un área, es lógico que se tienen que anular los títulos mineros que habían sido otorgados con anterioridad -como pasó con las compañías Eco Oro Minerals y Tobie Mining. También, si se impone una multa a una empresa por su no cumplimiento de lo estipulado en un contrato, es esperable que dicha multa afecte su patrimonio económico.

Ningún funcionario público es perfecto, y es posible que en ocasiones los que se ven afectados con dichos actos públicos no estén de acuerdo con los efectos negativos que se les generan. Y un país como Colombia, democrático y sometido al imperio de la ley, les ofrece a aquellos, negativamente impactados, mecanismos judiciales para controvertir dichos actos. Es por esto que existen procedimientos ordinarios, como los de la la jurisdicción contencioso-administrativa, o incluso la acción de tutela, para que se corrijan los eventuales errores o se compensen las acciones lesivas del Estado. En condiciones normales y balanceadas, este sería el espacio donde los conflictos endilgados a Colombia podrían ser resueltos.

Pero en este punto empieza el problema. De un lado, se consideró en su momento que la protección ofrecida a la empresa privada en Colombia no era suficientemente digna para los inversionistas extranjeros, y que por esa razón los flujos de capitales internacionales al país eran pocos. Y del otro, se asumió que la justicia colombiana carecía de credibilidad, y se piensa que los inversionistas extranjeros no podrían contar con un juez eficiente y razonable para resolver las eventuales controversias surgidas con el Estado. ¿La razón? Sigue siendo un misterio por qué les supo tan mal lo que en condiciones ordinarias ofrecía nuestro país. En todo caso, una vez se adoptó un modelo económico neoliberal en Colombia, se insistió en que la única forma de atraer inversión extranjera -y supuestamente acceder a grandes niveles de crecimiento económico- era adoptar una política de firma masiva y sistemática de acuerdos internacionales de inversión con países exportadores de capital como Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea, etc. La razón: estos tratados ofrecían un nivel de protección exorbitante, y sacaban las eventuales controversias entre las empresas y el Estado de la órbita de la justicia local, y la ponían en la estratósfera arbitral.

¿Por qué protección exorbitante? Porque estos tratados incorporan una serie de “estándares” que los estados firmantes se comprometen a cumplir en su trato con los inversionistas extranjeros. Esto no tendría nada de raro si dichas obligaciones fueran claras y se acomodaran al derecho interno de los Estados. Infortunadamente, su formulación es vaga y en esa medida, pueden ser interpretados de tal forma que un acto público, legítimo según el derecho interno de un país, puede ser visto como ilegal y lesivo para un tribunal de arbitraje internacional. Es por esto que se señala que la justicia local pierde la capacidad de ejercer sus funciones en la órbita de estos conflictos, sin que se pueda entender el por qué los inversionistas extranjeros son tratados como agentes privilegiados o ciudadanos de mayor estirpe, en relación con los nacionales.

Es más, los tribunales de arbitraje internacional no son permanentes. Contrario a instituciones globales como la Corte Penal Internacional o la Corte Internacional de Justicia, que tienen jueces permanentes y desarrollan líneas de precedente para asegurar consistencia, las cortes que revisan los casos de los inversionistas son ad hoc: es decir, se crean sólo para resolver el caso y no deben guardar ninguna deferencia con decisiones anteriores. Resultado: casos similares fallados de forma opuesta por diferentes tribunales de arbitraje, inseguridad en el desarrollo de jurisprudencia internacional, y normalmente casos perdidos por los Estados. Y esto es así porque quienes son usualmente nombrados como árbitros hacen parte de un selecto club de abogados de firmas que normalmente trabajan para empresas multinacionales. Es como poner al coyote a decidir si el lobo feroz debió o no comerse a Caperucita. Y si no me creen, miren el perfil de Bryan Coleman, el árbitro propuesto por Tobie Mining para su demanda. ¿Será que este señor sí entenderá el contexto colombiano o la necesidad de proteger el medio ambiente? Obviamente Colombia, como parte demandada, puede proponer el suyo, pero a partir de unas listas preestablecidas con miembros del club de árbitros.

Bajo dicho contexto, lo que nos espera ante los tribunales de arbitraje de inversión es incierto. Las condenas, contrario a lo que muchos han dicho estos días, no son improbables. E incluso, en caso de que no prosperen del todo, las sumas solicitadas como compensación son tan altas que cualquier decisión alternativa igual afectaría gravemente la sostenibilidad fiscal de nuestro país, y evidentemente su autoridad soberana dentro del territorio nacional.

Hay que aclarar que el Ministerio de Comercio -y particularmente su Oficina de Inversión Extranjera- es la autoridad que debe asumir la defensa del país en estos pleitos, ya que de igual forma fue quien les dio curso a las negociaciones de los tratados. Incluso, hay que abonar que en los últimos años desarrollaron un protocolo para atender este tipo de controversias. Sin embargo, resulta inadmisible que hasta el momento no se haya dicho nada al respecto, y que el nivel de hermetismo contraste con sus permanentes demostraciones de admiración por este tipo de acuerdos. Es claro que algo debe motivar su convicción de guardar silencio. Podría ser no afectar la imagen del gobierno, que tendría que añadir un sapo más al ya difícil caldo de la paz no firmada en La Habana y la causa perdida en el litigio territorial con Nicaragua. En todo caso la probidad de MinComercio se ve desafida, y no se hace nada para controvertir esta afirmación.

Hay mucho que decir y muy poco espacio para asuntos tan técnicos. Sin embargo, hay que continuar con este proceso de ilustración y cuestionamiento, para que un buen día haya respuesta a lo planteado a lo largo de esta serie de artículos. Seguiremos informando, explicando y preguntando.

Twitter: @desmarcado1982

(Visited 1.869 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Estudió derecho y a pesar de todo, se creyó el cuento de la justicia social y a eso se dedica. Cuando no está sumergido en la tesis doctoral le interesa la música latina y alternativa, el ciclismo colombiano en el mundo, la historia del más allá y el más acá, y los problemas públicos a nivel urbano y rural.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

The Morning Show estrena hoy su segunda temporada en Apple TV+.(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Mis primos eran reconocidos en el barrio por ser buenos conversadores,(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Desde wikileaks:

    *”You and president Obama now support the Colombia Free Trade agreement!
    “The midterms are likely to be brutal, that is for sure. Around the world the financial crises and it’s repercussions are creating problems on the edge of insolvable in the long run. Putting aside the irony of the Colombia Free Trade agreement, the administration has an inadequate plan for long- term innovation and growth — the only real ways to solve the debt. That was the real lesson of 96 to 98 when wjcs plans came to fruition to create a surplus. Thanks again. Take care.” (https://wikileaks.org/clinton-emails/emailid/29983)

    Ellos ven el tema de los tratados de libre comercio como un asunto de seguridad nacional!! https://wikileaks.org/clinton-emails/emailid/5443 — ¿Cuál será nuestra visión?

    *Ejemplo de cómo trabaja diplomacia estaudounidense ante una “expropiación” (https://wikileaks.org/plusd/cables/1974STATE000348_b.html) Aunque el ejemplo es viejo (Cerro de Pasco – Perú – 1974) y algo distinto; en general, se ve cómo esos funcionarios trabajan para proteger intereses de USA, así sea espiando con orejas en todos lados, a través de funcionarios diplomáticos y personas que graban y le reportan todo tipo de información al Departamento de Estado, para adelantarse a las respuestas y saber cómo negociar con otros países, de modo que su poder económico se mantenga o mejore, porque su interés en ese contexto (el económico) es hegemónico y claro: priman sus ciudadanos, sus campesinos, sus empleos, sus empresas, su gasto etc. Yo no sé cómo funciona la diplomacia colombiana, pero leyendo wikileaks me da envidia de USA por la calidad de funcionarios que tienen, siempre buscando lo mejor para su país. Aquí no sé que pasa, pero en realidad no parece que estuvieran al servicio de nuestros intereses. (Por ahí en un wikileaks, criticaban a los europeos por aprender primero de la prensa, y luego de la diplomacia, a la cual refieren como de segunda clase) Les falta convicción para creer en Colombia y nuestro potencial. Obviamente es difícil negociar un acuerdo económico en el terreno internacional por las presiones (más que nada con la deuda externa) pero si no hay forma de minimizar riesgos como este, porque la planificación es difícil y lenta, entonces para qué acordar? La UE por eso está vigilante con el TPP y como tienen más margen de negociación, no se van a dejar meter cualquier cosa. Colombia, en cambio, muy ingenua.

    (https://wikileaks.org/plusd/cables/1974STATE027226_b.html)

  2. anaduenas0527

    hubo un mediocre e innombrable expresidentico que le regalo el país a estos capitales buitre… y algunos lo consideran un mesias. cuando les toque pagar las demandas no le echen el muerto al mediocre de turno…

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar