Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El 8 de diciembre de 1982 fue un día histórico para Colombia. Gabriel García Márquez, impecablemente ataviado con un Liqui liqui blanco y firme como un general al final de un laberinto, pronunciaba frente a la Academia Sueca e ilustres invitados el célebre discurso “La soledad de América Latina” con ocasión de su reconocimiento como premio Nobel de Literatura.

En dicha pieza atemporal, nuestro Gabo hizo un recorrido por la cíclica historia de dominaciones y emancipaciones de la región, y plasmó de forma contundente la dureza con que la guerra fratricida se había insertado en nuestros actos, en tanto herederos de un pasado violento.

Pero al final de su intervención, el de Aracataca lanzó al aire un clamor con tintes de esperanza: a pesar de nuestro pasado, es posible pensar en que la utopía de la vida –un lugar donde nadie pueda decidir por otros hasta la forma de morir, donde de veras sea cierto el amor y sea posible la felicidad- puede concretarse en una segunda oportunidad sobre la tierra para los latinoamericanos, incluyéndonos a los colombianos.

Casi 35 años después, el 7 de octubre de 2016, el parlamento noruego anuncia que Juan Manuel Santos ha sido galardonado con el premio Nobel de Paz. Luego de 4 años de pacientes y persistentes negociaciones con el grupo guerrillero más antiguo y feroz del hemisferio occidental, se lograba firmar un acuerdo de paz definitivo y responsivo a la naturaleza del conflicto colombiano y los derechos de las víctimas.

Independientemente del evidente descalabro sufrido en la refrendación popular de lo negociado con las Farc, los esfuerzos adelantados por el presidente y su equipo de trabajo en La Habana encuentran merecido reconocimiento en este galardón. Nunca antes, en los 52 años de confrontaciones con el grupo guerrillero Farc, había sido posible alcanzar consenso en elementos fundamentales para la definición de un proyecto nacional pluralista e incluyente. Nunca antes, durante dicho período, había sido posible verificar un cese de hostilidades bilateral y fundado en la confianza de dos partes que se cansaron de matarse por tan poco.

Y todo esto vale como una segunda oportunidad sobre la tierra, como lo clamó García Márquez.

Y se trata de la generación de una oportunidad la que está premiándose con el Nobel, porque estamos muy lejos de que aquello que se acordó se convierta en una certeza. Durante los últimos días hemos verificado que Colombia es un país polarizado y que sus élites utilizaron de forma vil el proceso de paz para consolidar sus posiciones privilegiadas e intereses económicos. Sin embargo, también vimos millares de jóvenes en la calle clamando por la defensa de los acuerdos de paz, y sosteniendo que ellos quedarían en el recuerdo como quienes cobijaron esta oportunidad cuando estaba a punto de ser desahuciada.

Pero hay algo claro en todo esto: fueron Juan Manuel Santos y su equipo de trabajo quienes dieron pasos sólidos sobre una cuerda floja para que siquiera tuviéramos la posibilidad de llegar a este punto. E independientemente de nuestras simpatías respecto a su naturaleza y gestión en otras áreas de gobierno, en esto debemos estar agradecidos de la misma forma en la que la comunidad internacional hoy lo hace con el Nobel.

En particular, pienso en mis amigos Andrée Viana y Mario Puerta. Agudos miembros del equipo negociador que, detrás del escenario mediático, trabajaron de forma incansable para que los acuerdos tuvieran difusión entre la gente que requería conocer su contenido e incluyeran a muchos históricamente relegados. Sé que los resultados del domingo los afectaron bastante porque sus convicciones eran prístinas, pero de la misma forma entiendo que este reconocimiento es un bálsamo para sus angustias, y un llamado a seguir la lucha.

Y yo, luego de caminar por laberintos de desesperanza y pesimismo durante esta extraña semana post-plebiscito, también quiero seguir en la lucha por una paz estable y duradera en Colombia.

Twitter: @desmarcado1982

(Visited 1.976 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Estudió derecho y a pesar de todo, se creyó el cuento de la justicia social y a eso se dedica. Cuando no está sumergido en la tesis doctoral le interesa la música latina y alternativa, el ciclismo colombiano en el mundo, la historia del más allá y el más acá, y los problemas públicos a nivel urbano y rural.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Tengo la firme convicción que Dios no se levanta de mal(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. La violencia hace rato se translado a las ciudades. Las milicias farcianas hacen estragos con su proselitismo
    Las bacrim, hacen mas daño explotando el narcotrafico que les proveen los guardaespaldas Farc.
    El ELN aparentemente es tan poderoso como Farc. Entonces de que control de la violencia y paz estamos haciendo alarde? Seguimos tan ingenuos.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar