Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Se disfrazan de subversivos, lucen camuflado en la selva
y empuñan el arma como escudo letal de defensa ante una supuesta contraparte
violenta, opresora y perniciosa en su accionar, son precisamente estos los
protagonistas en los medios de comunicación de construir y diseñar la paz en el
papel… en los sueños….en los ideales.


futbol en paz.jpg

Mientras eso ocurre en La Habana con los diálogos de
paz, el país se desangra y rinde culto a la violencia todos los días, auspiciado
por una prensa amarillista y manipuladora y una ciudadanía paquidérmica e
indiferente que se siente a gusto con el pan y el circo que le brindan sus
gobernantes de turno.

El futbol colombiano
no es ajeno a una sociedad enferma por el delito y audaz para evadir la
justicia, el cual ha sido actor principal y testigo de graves dificultades que se
están presentando en el territorio nacional, especialmente en los jóvenes, como
por ejemplo, la delincuencia juvenil (Véase: Sancionar o rehabilitar jóvenes delincuentes) 
y la problemática de drogadicción y alcoholismo
que poco a poco enferma a más niños y jóvenes todos los días (Véase: Juventud perdida: intolerancia, drogas y displicencia).


Suspender
un partido o, tal vez, cerrar las puertas de los estadios a los hinchas, son
soluciones parcialmente viables, sin embargo, desde hace varios años la cultura
del todo vale y de la ilegalidad, la intolerancia frente al que es diferente,
la violencia como fin para justificar los medios y la impunidad como
sustitutivo del derecho son la esencia y razón de ser de nuestra cultura.

Ya la
disculpa no parece estar en la falta de ley para judicializar a todos aquellos que
acuden a una barra de un equipo de fútbol para descargar sus sentimientos de
odio y violencia frente al contrincante, sino que por el contrario estamos
encadenados a una sociedad que olvidó la importancia de los principios y
valores para convivir, compartir y disfrutar pasiones que aunque diferentes
hacen parte de la gran riqueza cultural de Colombia y del mundo.

Pero,
¿donde cabe la responsabilidad de las autoridades gubernamentales que se
sienten incapaces e indefensos ante la realidad que agobia las calles, donde
está la inversión en cultura y educación para formar más personas y menos
delincuentes?

Las autoridades
no son el simple reflejo de la fuerza pública en el país, sino que por el
contrario, los padres de familia, la Dimayor, los clubes, los gobernantes, las
entidades adscritas al deporte, el ministerio de cultura y educación (si es que
existen, porque pareciera que están en desuso) y la sociedad en general, deben
ser verdaderos sujetos activos de la problemática generada en el futbol
profesional colombiano, porque el país no solo necesita progreso y desarrollo
moral en muchos ámbitos, como recurrentemente lo exigen las minorías, sino que también
es esencial reafirmar y potencializar valores transcendentales como el respeto
y la tolerancia, no solo para aprender a convivir y cultivar la unión, sino
para aportar a la paz que tanto necesita el país y el mundo entero.


FORO DE OPINIÓN

¿Cuáles son los principales actores de la sociedad que
deben velar por la paz?

¿Porque vale la pena ser un buen hincha del fútbol?

LA PAZ ES LA CONSTRUCCIÓN SOCIAL Y EL APORTE DE LA
CIUDADANÍA AL PROGRESO Y DESARROLLO DEL PAÍS PARA APRENDER A SER CONSCIENTES QUE
LA RIQUEZA CULTURAL ESTÁ PRECISAMENTE EN LA DIVERSIDAD Y LA PLURALIDAD.

SÍGUEME EN TWITTER: @juanma_0423: CLIC AQUÍ

 

TODOS LOS ARTÍCULOS: CLIC AQUÍ

(Visited 262 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Un espacio para analizar y reflexionar el acontecer nacional y algunos de los sucesos que son tendencia en el mundo. Sígueme en twitter: @juanma_0423

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Canadá es uno de los mejores países en calidad de vida,(...)

3

Si usted, apreciado lector, es amante del buen vino y de(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar