Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

No tenemos opción. O actuamos, o la Sexta Extinción Masiva de especies será inminente.

El último estudio de  BirdLife International, publicado por CBS News, es contundente: A pesar de que en la película Río los dos guacamayos azules, en peligro de extinción, se enamoran y su amor va a salvar la especie, la realidad fue diferente. No lo lograron.

El guacamayo azul se sumó a la lista, cada vez más extensa, de animales que no logran sobrevivir a lo que los científicos llaman la Extinción Masiva de especies. Un fenómeno que, si bien se ha repetido cinco veces en el planeta, por primera vez ocurrirá por causa de la especie humana.

Aunque para muchos esta predicción científica parece descabellada, los argumentos y registros desde disciplinas como la biología, la paleontología y la geología, entre otras, son claros: de continuar consumiendo los recursos naturales de la manera como lo venimos haciendo, para final del siglo se habrá extinto la mitad de las especies del planeta.

De hecho, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) destaca que si la población humana llega a los 9.600 millones de personas para 2050 (como se calcula), serán necesarios tres planetas para suplir las demandas para conservar nuestro estilo de vida.

Así que por más lejano que parezca, es una realidad evidente. Basta consultar la lista de especies extintas en los últimos dos años para confirmarlo. Entre ellas aparecen especies como el rinoceronte blanco, la tortuga gigante de Abingdon, el delfín chino de río o el tigre de Tasmania. Ahora hay que sumarle a la lista el guacamayo azul.

Es más, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), en 2017 se extinguieron 69 especies y en Colombia existen 429 especies en peligro como la tortuga del río Magdalena, el mono araña café, el magnolio (árbol), el caimán del Orinoco y la danta de montaña… y ¿qué estamos haciendo?

No lo había mencionado a profundidad pero esa es mi principal razón para pensar en la vida en el campo. Porque así como las investigaciones demuestran y pronostican esta realidad, también evidencian que el problema no radica en la especia humana en sí misma, sino en las formas de consumo que no permiten la regeneración de los ecosistemas y los recursos naturales. De hecho, me atrevo a decir que así como parece normal la extinción de cada vez más especies, también pasa desapercibido el origen de todo lo que necesitamos para vivir: la alimentación, los materiales, el aire…

La buena noticia es que vivimos en un país con más de 54 mil especies, según Colciencias, que se ubica como el segundo territorio con más biodiversidad del planeta. Por esto, así como la Sexta Extinción puede afectarnos de manera potencial, Colombia también puede ser un ejemplo de cómo mitigar el impacto. Así que, si bien no todos podremos optar por la idea de vivir en el campo, sí es posible conocer, aplicar, replicar y apoyar acciones destacadas como un mecanismo de solución.

Esa es la razón por la que hoy invito a quienes desarrollen proyectos de conservación, prevención o recuperación del medioambiente, a que cuenten su historia y enseñen cómo actuar en www.transformacciones.com. De esa manera podremos compartir la experiencia de cada uno y enseñar cómo pasar de las ideas a la acción.

(Visited 2.276 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Comunicador social y periodista, Magister en Humanidades Digitales y director del proyecto colaborativo @Transformacciones. Actualmente en transición hacia el campo, la producción colaborativa y la vida sostenible.

Más posts de este Blog

  • Deportes

    Seamos más Simone Biles

    Los juegos olímpicos siempre han representado un ideal al que aspiraría cualquiera pero... y si no nos interesa nada(...)

  • Opinión

    Dos años para una casa

    En las ciudades no solo nos saboteamos organizándonos por clases o castas denominadas estratos, que nos ubican geográficamente y(...)

  • Opinión

    En medio del virus, también hay brotes positivos

    Si los Mayas, los Aztecas y los Muiscas tenían algo en común era la posibilidad de ver que, año(...)

  • Opinión

    Los ‘machos’ del campo

    Las mujeres tejen, hacen reuniones, planean encuentros. Lo hacen ver simple. Hace un tiempo una compañera de oficina, por(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Si usted, apreciado lector, es amante del buen vino y de(...)

3

[caption id="attachment_18348" align="aligncenter" width="640"] Gustavo Petro - foto EL TIEMPO[/caption] Intentamos(...)

10 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Todos tenemos la culpa de lo mal que estamos en biodeversidad. no es mas sino mirar el campo como los campesinos matan y matan animales sin importar si están en vía de extinción, todavía se encuentra con campesinos que van a cazar por el simple hecho de ser costumbre hacerlo.Las oficinas gubernamentales tienen desidia a controlar estas practicas, pues no le prestan atención. Siempre es que somos el 2° pais mas rico en fauna y flora pero a la hora de la verdad es mentira

  2. alvarovelilla0517

    Cierto.Por LEY, se debe promulgar la obligatoriedad de la siembra de arboles nativos,en las ciudades y sus entornos y ya en el campo en general,la obligacion de tener,de acuerdo a las caracteritiscas del terreno,un porcentaje en bosque.Ojala parte en frutales,las nuevas generaciones lo agradeceran.Cambio Climatico.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar