Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

“¿La vida, cuándo fue nuestra de veras? ¿Cuándo somos de veras lo que somos?”, decía un poema del mexicano Octavio Paz. Me atrevo a responder que la vida realmente nunca ha sido nuestra, tampoco de otros. Con todo esto del coronavirus he recordado mucho este poema de Paz, titulado Piedra de Sol, que reza el famoso verso “(…) el olvidado asombro de estar vivos”.

Antes de la pandemia suponíamos que estábamos bien. Que éramos felices, dicen algunos. No es cierto. Éramos y somos una burbuja, llena de egoísmo y vanidad. Ahora estamos obligados a replantear lo esencial.

Empezando por reconocer que la normalización nunca va a traer nada bueno. Vivo pensando que la capacidad de asombro es una virtud en vía de extinción. Reconocer que lo que es obvio y lógico no lo es tanto, que la ciencia y la tecnología no nos hacen inmunes a un desastre y que somos polvo en el polvo, un pequeñísimo punto en el universo, es apenas el primer paso. El segundo es un llamado a las acciones.

Las circunstancias requieren como nunca antes que reconozcamos el asombro de estar vivos. De nosotros mismos, los seres amados, pero, sobre todo, antes que nada, de aquellos que habitan en la región del olvido. Es decir, los habitantes de calle, los vendedores ambulantes, las personas que viven del diario o quienes no tenían ni tienen agua potable, la mujer que vive con su maltratador en cuarentena, quienes tiene ataques de ansiedad o depresión o los trabajadores del sector de la salud, a quienes no les son suficientes las sensiblerías de los aplausos. Ellos, como diría Borges—manoseado por Duque en su alocución— en su poema Los Justos, son los que están salvando el mundo.

Las acciones en lo inmediato dependen de la empatía y la capacidad de ponernos en los zapatos de los demás. La vida es una ruleta donde los privilegios pudo haberlos tenido cualquiera. Por eso invito a que suplamos el desespero de tantas familias que no tienen qué comer el día de mañana y tampoco una garantía laboral de sobrevivir a cuarentenas prolongadas. En cada ciudad hay iniciativas de recolección de alimentos y elementos de aseo. Busquémoslas en redes sociales, llamemos a los organizadores, pongamos a disposición lo que tengamos a la mano para la logística y el apoyo de estas causas. También presionemos a los mandatarios locales y regionales—incluso con el nefasto Decreto 444 del Gobierno que les quita dinero a las entidades territoriales para darle a los banqueros— para que dispongan coliseos u otros lugares como zonas ampliadas de los centros de salud y que inviertan recursos para implementos y equipos de los hospitales.

Sin embargo, eso no es suficiente. Hay otros dos grandes niveles de acción. Primero, gústenos o no, en la política se toman las decisiones más importantes de la sociedad. Y en eso hemos reconocido los tipos de liderazgos en el mundo. Gobiernos como el de Canadá o Corea del Sur—y Claudia López en Bogotá, por supuesto— implementan medidas sustanciales para contener los estragos que produce esta pandemia. En cambio, la lentitud y ceguera de gobiernos como el de Italia, Estados Unidos o Colombia demuestran que elegir mal pasa factura. Por eso debemos unirnos en todos los niveles de la sociedad para exigir y valorar las propuestas basadas en la evidencia, las voces autorizadas y las acciones concretas.

El otro gran nivel de acción es que independiente de lo que deje este virus, hemos vivido hace varios años con otra pandemia que subestimamos: el cambio climático. El mundo y la naturaleza no aguantarán mucho más si nuestros hábitos no cambian drásticamente, si seguimos eligiendo estúpidos en el poder, si las decisiones estructurales de la sociedad no remueven el sentimiento que a cada tanto llama a la puerta a algunos, y es el olvidado asombro de estar vivos.

No sé si sea cierto que esta frase la dijo Albert Einstein, pero la comparto: “Hay dos maneras de vivir tu vida: una como si nada fuese un milagro. La otra es como si todo fuese un milagro”.

(Visited 2.330 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y politólogo de la Pontificia Universidad Javeriana. Creador del Podcast 'La interviú'. Reportero de Vía Pública de Colmundo Radio.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Política

    El verdadero primogénito de Galán

    El hijo mayor de Luis Carlos Galán es Luis Alfonso Galán Corredor. Ese hijo fue producto del amorío que(...)

  • Entretenimiento

    Mucho más que tetas

    La revista SoHo se despide de su edición impresa. Publicaciones Semana anunció el fin de esta publicación en una(...)

  • Vida

    Directorio de productores campesinos

    La intermediación es el cuello de botella para los campesinos. Esa figura pensada para llevar los productos hacía las(...)

  • Entretenimiento

    No hay nada como el papel

    Por estos días vi 'The Post' (2017), una película ambientada en 1970, dirigida por Steeven Spielberg y protagonizada por(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Los resultados de las elecciones en Bolivia no podrían haber sido(...)

2

[caption id="attachment_153" align="aligncenter" width="300"] Foto: Caro Monroy.[/caption] ¿Alguna vez te has(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar