Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Normalicemos no tener que hablar con los amigos y la familia todos los días. Tampoco con nuestra pareja. En 1980, durante una entrevista por televisión, el escritor argentino Jorge Luis Borges dijo: “La amistad no necesita frecuencia. El amor sí. Pero la amistad de hermanos no. Uno puede prescindir de la frecuencia. En el amor no, porque uno está lleno de dudas, ansiedades, un día de ausencia puede ser terrible. Yo tengo amigos íntimos con los que nos vemos tres o cuatro veces al año”. Esa relación de frecuencia e intensidad es reveladora.

A veces uno no quiere hablar con nadie. Ni con sus amigos o familiares. Todos tenemos derecho a reservarnos ese espacio de soledad tan nuestro y necesario para hacer lo que queramos. No siempre, sin embargo, los otros entienden nuestro comportamiento. En esta sociedad de consumo creemos que los amigos y la familia son como transacciones y productos: compra y venta de sentimientos, emociones y momentos. No debería ser así. Me explico.

Uno puede no hablar todos los días con sus amigos y eso no quiere decir que el sentimiento hacia ellos sea menor. Quizá cuando compartimos con ese amigo o amiga, vivimos una carga de intensidad alta, que no se traduce a que la frecuencia con la que nos veamos o hablemos sea la misma. Igual con la familia, a quien llamar todos los días por cumplir, se convierte en un tedio. Convendría que cuando los busquemos sea con auténtico deseo.

Sucede que muchas veces nuestros amigos y familiares no entienden eso. Quienes pensamos así somos ingratos o mezquinos ante sus ojos, a pesar de explicarles esto con cariño. Creo que la medición de la frecuencia, si es que hay alguna, debe darse por el hecho de que siempre que un amigo o familiar nos necesite, estemos allí. Es decir, ¿quién dijo que los amigos son para chatear todos los días o la familia para llamarlos por obligación? En cambio, si la amistad o los lazos familiares sirven para auxiliar o socorrer a un ser querido cuando nos necesite, no dudemos en asistir a esa cita.

Pero no me pidan que acepte los códigos de algunos millennials, grupo al que por mi edad pertenezco, en donde se ofenden por dejar “en visto” a otra persona, entre ellas a amigos o familiares. No siempre podemos dar nuestra mejor versión ante los demás. Ese espacio y los silencios de días o meses enriquecen una relación, incluso más que algunas que tienen el desgaste diario, donde los silencios son incómodos y la dependencia crece.

Me atrevería a controvertir a Borges, a riesgo de lo que implica esa osadía, sobre que en el amor también debe haber frecuencia. No sé. A ver, claro que debe existir un compromiso sostenido y sincero. Uno no puede tener pareja para los domingos o para una vez al mes. Pero creo que como la mayoría de las cosas en la vida, como dijo Aristóteles, es necesario un punto medio. Mi premisa es que el amor cuando es verdadero tiene una intensidad que se desborda, sentimos que se nos llena el alma por esa persona. Sin embargo, la frecuencia no debe dañar esa intensidad. Hay que encontrar espacios para estar solos. Siempre. También para compartir intensamente con quien amamos. La frecuencia, dosificada, genera un efecto de intriga, pasión y anhelo. Extrañar y sentir la necesidad física y espiritual por el otro es maravilloso.

A quienes estamos distanciados de la persona que amamos, por la cuarentena, sabemos que nuestro deseo de estar juntos otra vez se sale del corazón. Eso gracias a que la imposibilidad de vernos aumentó la intensidad y redujo la frecuencia. Así cobran sentido los versos de Borges, para terminar esta columna, como una declaración de amor en tiempos de pandemia: “Estar contigo o no estar contigo es la medida de mi tiempo (…) Es, ya lo sé, el amor: la ansiedad y el alivio de oír tu voz, la espera y la memoria, el horror de vivir en lo sucesivo”.

Nicolás Rivera Guevara

@soynicolasrg

(Visited 1.580 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y politólogo de la Pontificia Universidad Javeriana. Creador del Podcast 'La interviú'. Reportero de Vía Pública de Colmundo Radio.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Política

    El verdadero primogénito de Galán

    El hijo mayor de Luis Carlos Galán es Luis Alfonso Galán Corredor. Ese hijo fue producto del amorío que(...)

  • Entretenimiento

    Mucho más que tetas

    La revista SoHo se despide de su edición impresa. Publicaciones Semana anunció el fin de esta publicación en una(...)

  • Vida

    Directorio de productores campesinos

    La intermediación es el cuello de botella para los campesinos. Esa figura pensada para llevar los productos hacía las(...)

  • Entretenimiento

    No hay nada como el papel

    Por estos días vi 'The Post' (2017), una película ambientada en 1970, dirigida por Steeven Spielberg y protagonizada por(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Hace 20 años, cuando llegamos a este país, vivíamos en la(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar