Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Thanksgiving o Halloween. En momentos en que ya se empieza a culpar al norte de todo, ante el rotundo fracaso en los resultados del país, al mejor estilo de un conocido presidente y su “imperialismo yanqui”, es buena una reflexión sobre estas dos fechas de gran importancia en Estados Unidos y por qué unas costumbres nos llegaron y otras no. Si hubieran tratado de llegar juntas ¿cuál se hubiera escogido y cuál sería más conveniente para este país, incluyendo a nuestros niños?.

Thanksgiving es una de las fiestas familiares más tradicionales de los Estados Unidos, data de tiempos de Abraham Lincoln, que empieza con un acto de mucho simbolismo en la ceremonia del perdón a un pavo. Este año, en el jardín de las rosas de la Casa Blanca, se perdonó la vida a un blanco pavo llamado Chocolate, nombre que normalmente es escogido por niños de escuela. En este día los norteamericanos se reúnen en familia alrededor a una cena, con base en pavo, a dar gracias por lo que les fue dado el año anterior y lo que les va a llegar el año siguiente. Personas de todas las condiciones sociales, razas y de muchas creencias, viajan a lo largo y ancho del país para encontrarse esa noche en familia, lo que a la vez se convierte en muestra de respeto a sus padres y abuelos y un excelente ejemplo de unión familiar a los niños.

Halloween, aunque ancestralmente no inició en los Estados Unidos, sí es muy festejado allá y se podría pensar que a Colombia llegó por esa vía, la palabra Halloween, viene de ‘All Hallows Eve’ la noche de todos los santos, llevada a ese país por los inmigrantes irlandeses del siglo XIX, y cada vez dejó de tener menos significado de brujería y más orientado a los niños, con su respectivo carácter comercial y motivo de fiestas, disfraces y dulces, sin evitar que muchos grupos lo aprovechen para rituales y costumbres más oscuras.

Definitivamente la noche de brujas, tiene muchas más interpretaciones y algunas consecuencias menos positivas que la fiesta de Acción de gracias. Una de las explicaciones de que se haya difundido en Colombia mucho más Halloween es la gran publicidad alrededor de este día, con motivos comerciales aprovechados por las industrias de los disfraces, de los dulces, de películas de terror, de motivo de fiesta, que al parecer vende mucho más que algo que ver con reunir la familia alrededor de un pavo, que tampoco es de mucho consumo en Colombia, aunque algunas familias lo han adoptado para sus cenas navideñas y se podría decir que en Colombia la cena de familia alrededor del pavo, o el producto tradicional de cada región puede ser la noche de navidad.

De hecho, una vez pasada la tranquila y familiar noche de Acción de gracias, existe otra tradición más comercial, la cual si se ha copiado en Colombia, como es: el Black Friday, y que conecta a los norteamericanos con la navidad, el viernes siguiente al jueves de Acción de Gracias, es el día de las grandes rebajas, pero rebajas de verdad, no como aquí que se trata de sacar solo la mercancía que nadie compró y algunos le suben el valor dos días antes para rebajar nada el día de verdad. Allá si son verdaderas rebajas, que son utilizadas por las personas para aprovisionarse de los regalos de navidad y para organizar ropero, casa y muchas de sus actividades. Otro componente comercial de este día es la gran venta de tiquetes de transporte, que le dan un gran moviemiento a la economía; sin embargo, aquí el día de acción de gracias no es festejado por muchos, tal vez lo hacen quienes hayan vivido en los Estados Unidos.

Entonces, ¿hemos debido o no traer mejor el día de acción de gracias que la noche de brujas? O ¿traer uno no impide el otro? o nuestro día de acción de gracias lo hacemos el 24 de diciembre en la noche de navidad o mitad con la noche de año nuevo. ¿Escoge la familia un momento para dar gracias por lo recibido y por lo que se va a recibir el siguiente periodo?

A mi, personalmente, que nunca he sido muy amigo de la noche de brujas, ni de los disfraces, sin ser tampoco de manifestaciones religiosas en exceso, sí encuentro mucho más sano y productivo la noche de acción de gracias. Ojalá, pudiéramos inculcarle a nuestros niños esa cultura del agradecimiento, de la unión de la familia, del regocijo de encontrarse, de dedicar el tiempo y colocar inamovible en la agenda de cada uno de los miembros de una familia el verse en la noche del día de acción de gracias y disfrutar juntos de la esperanza de agradecer lo que viene en el futuro inmediato.

El acto de agradecer tiene muchos efectos positivos sobre cada persona, es valorar lo que se ha obtenido, reconocer que no lo obtuvo solo, por mucho esfuerzo que le haya puesto en hacerlo; es la alegría de exteriorizar o entender internamente, el significado de lo que se recibió; es una sensación de haber hecho las cosas bien y haber obtenido lo que se ha propuesto, lo cual a su vez desencadena una confianza en si mismo, ayuda a la salud mental y crea un camino para recibir con optimismo ese futuro siempre incierto, en el que la actitud positiva es fundamental para tener qué agradecer el año siguiente. Y todo eso en compañía de los hijos incluye para ellos un ejemplo irremplazable. Mas acción de gracias y menos brujas.

(Visited 424 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Ingeniero Naval Electrónico, Master of Science en Planeamiento y Gerencia de Recursos Internacionales de una universidad en Estados Unidos y Magister en Relaciones Internacionales de la Universidad Javeriana de Bogotá, más de 15 años en cargos directivos en organización sin animo de lucro y 10 en la empresa privada, incluyendo emprendimiento en la creación de dos empresas de tecnología. Profesor, exDecano, ex Director de Educación a nivel nacional, Ex-Vicerector y Ex-Rector de Entidad de Educación Superior, Ex-Consejero del CSSFP, Consejero del Consejo de Veteranos

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

—Flaco, hermano, cómo te parece que falleció Vicky, la Menuda —me(...)

2

Quien -perteneciendo a mi generación- niegue que alguna vez se alegró(...)

3

Qué es lo que recordamos, y qué olvidamos, es seguramente una pregunta difícil de responder.

La mayoría de los humanos somos capaces de recordar experiencias pasadas, o fechas especiales, y hoy en día unos cuantos números de teléfono. Seguramente muy pocos.

Como quizás usted sepa, estimado lector, nuestra memoria parece "guardar" recuerdos de varios tipos; es de cierta forma clara la diferencia entre el recuerdo que se tiene de la fecha de su nacimiento, al que viene a la mente al recordar un libro especial o una película o una persona. Así que hay recuerdos más "ricos" que otros; más llenos, más complejos, si se quiere. Recuerdos que se componen de imágenes y también de sonidos, de olores, de sentimientos e incluso de recuerdos. Recuerdos de recuerdos, como por ejemplo los de los sueños; no es usual recordar directamente un sueño varias horas después de haber despertado, pero si justo al abrir los ojos el personaje se concentró suficiente en lo que acababa de soñar, entonces es probable que en la noche aún lo recuerde.

En fin. Hemos vivido muchas cosas a lo largo de nuestras vidas, pero a medida que pasa el tiempo las impresiones que podamos tener sobre ellas se van como desvaneciendo, como desgastando, y todo de forma natural y progresiva. No se puede detener. Olvidar es algo necesario, he oído decir a algunos, para poder mantenernos concentrados y con los pies en la tierra.

Borges, en su relato Funes el memorioso, nos muestra la realidad de un personaje (se llama Ireneo Funes, es argentino) que, producto de un accidente, no puede olvidar. Es uno de esos argumentos llamativos, formas de experimentos sociales con visos de realidad y casi de periodismo, que le permiten al que quiera imaginar por un momento cómo sería su encuentro con un personaje así de particular. Así imagina Borges la condición de Ireneo:

Nosotros, de un vistazo, percibimos tres copas en una mesa; Funes, todos los vástagos y racimos y frutos que comprende una parra. Sabía las formas de las nubes australes del amanecer del treinta de abril de mil ochocientos ochenta y dos y podía compararlas en el recuerdo con las vetas de un libro en pasta española que sólo había mirado una vez y con las líneas de la espuma que un remo levantó en el Río Negro la víspera de la acción del Quebracho. Esos recuerdos no eran simples; cada imagen visual estaba ligada a sensaciones musculares, térmicas, etc. Podía reconstruir todos los sueños, todos los entresueños. Dos o tres veces había reconstruido un día entero; no había dudado nunca, pero cada reconstrucción había requerido un día entero (...) Una circunferencia en un pizarrón, un triángulo rectángulo, un rombo, son formas que podemos intuir plenamente; lo mismo le pasaba a Ireneo con las aborrascadas crines de un potro, con una punta de ganado en una cuchilla, con el fuego cambiante y con la innumerable ceniza, con las muchas caras de un muerto en un largo velorio. No sé cuántas estrellas veía en el cielo.

No sé a ustedes, pero a mí me parece una imagen literaria muy fuerte, uno de los relatos más agradables e interesantes que he leído. Por eso lo recomiendo fuertemente.

Desconozco la existencia de casos reales tan impresionantes como el de Funes. Aún así, sé de varios savants o personas con ciertas deficiencias en ciertas habilidades naturales (autistas, en la mayoría de los casos), que sin embargo parecen verse "retribuídas" en capacidades asombrosas. Es así como algunos hombres, siendo naturalmente incapaces de bañarse y vestirse por sus propios medios, pueden realizar operaciones matemáticas complejas más rápidamente que ciertas calculadoras, y con una exactitud y seguridad asombrosas. Existe también (y éste es un ejemplo bien popular) Stephen Wiltshire, un inglés al que se le diagnosticó autismo a temprana edad, y que tiene la impresionante habilidad de dibujar un paisaje con precisión casi fotográfica habiéndolo visto una sola vez. Algunos considerarán que "mostrarlo" de esta manera equivale a ponerlo en posición de curiosidad de circo; aun así, creo sinceramente que es posible admirar de corazón a este hombre por sus capacidades, sin verlo como un espécimen raro. En este video, Wiltshire es llevado a Tokio para hacer una vista panorámica grandísima de la ciudad.



Interesante, ¿verdad?. Wiltshire se gana la vida de esta forma; dibujando por dinero. Es básicamente lo mismo que hacen algunos artistas callejeros, sólo que no lo hace por física necesidad.

Fenómenos como el Alzheimer o el autismo afectan la memoria humana incrementándola o borrándola gradualmente. En su relato, Borges nos muestra de forma impersonal (y, creo yo, bastante respetuosa) la situación de una persona que se ve afectada por una de estas situaciones extremas; nos hace ver que no es lo que se llamaría una bendición, pero que en cierta forma tampoco puede considerarse algo malo. Es un punto de vista sobre una realidad que toca a pocos, pero que nos permite reflexionar y aprender algo nuevo. La literatura, entonces, nos enseña un poco de realidad a través de la ficción.


dancastell89@gmail.com

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. alejandro702425

    De acuerdo con Usted, tengo las 2 nacionalidades y yo si celebro y respeto el dia de Accion de Gracias, es muy importante para darle gracias Dios por todos los beneficios recibidos y los que vendran, ademas de reunir a la familia que es lo mas importante y la base de todo lo que existe. Alberto Acuna

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar