Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Un hecho inesperado ocurrió al término de las últimas sesiones de nuestro laborioso Congreso de la República: el intento de suicidio de dos instituciones públicas.

No fue fácil llevarlo a cabo. No querían morir en el intento, carecían de experiencia en la materia e ignoraban los métodos que debían usar. Al fin dieron con todo lo que necesitaban en ese estupendo texto de autoayuda llamado Manual del suicida reincidente.

La primera institución, la Patria, se arrojó al río Magdalena. Pero el caudal se ajustaba a un suicidio parcial, y no el ahogamiento completo que ella buscaba. De manera que el suicidio esperaría hasta la siguiente temporada invernal.

La otra, la Democracia, escogió el Salto del Tequendama, que, según ella, es una caída de agua que quiere recuperar sus glorias pasadas con suicidios nuevos e innovadores.

Pero ella detuvo su exhibición de clavados a tiempo. Presintió que las contaminadas aguas del río Bogotá, que nutren el Salto, terminarían causándole algo de más gravedad: un sarpullido pasado de moda. Así que, por evitarle males a la piel, tomó sus clavados y se fue con ellos a mejores aguas.

Surgen en este punto las preguntas. La primera: ¿Por qué razón las dos instituciones tomaron tan drástica resolución?

Para conocer la causa debemos asomarnos al cráneo de los 279 congresistas, examinar sus neuronas y ver el estado en que estas quedaron tras el excesivo e inhumano trabajo a que Patria y Democracia las sometieron.

Un estado lamentable, por cierto. Después de labor tan agotadora, ve uno neuronas parlamentarias fuera de servicio; otras, atontadas; y las más, completamente locas.

Ante el deprimente espectáculo y la acusación de ser negreras de los parlamentarios, Patria y Democracia prefirieron el castigo de un día de suicidio, y no veinte años de prisión.

La segunda pregunta: ¿Los congresistas presentaron síntomas de agotamiento cerebral?

Se detectaron síntomas leves, como el desgano por cobrar los 34 millones de sueldo. Otros, muy preocupantes, como el de la senadora Cabal que, dicho sea con el respeto debido, es tan impresentable como impresidenciable.

Tan mal salieron del trabajo legislativo sus neuronas, que la locura más reciente de estas fue lanzar la precandidatura; y la Cabal, que tampoco está en sus cabales, la aceptó y enseguida la anunció.

Y claro, por salvarse de este disparate, Patria y Democracia buscaron protección en el suicidio. Y se cree que con los mismos propósitos otras instituciones están haciendo cola.

Última pregunta: ¿Qué hay de la precandidatura presidencial de Ernesto Macías?

No salió de sus neuronas agotadas, sino algo despistadas. Surgió, de hecho, de cierto estado neuronal especial que él padece con orgullo, y al que le debe todo lo que es: bachiller y presidenciable. Un estado llamado Tontina Mental Múltiple.

(Visited 179 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

En vida laboral, Hugo Molano Rojas hizo a veces de ingeniero industrial y a veces de periodista. Hoy en día es un ciudadano a sueldo de una de las pocas empresas que patrocinan el último ocio: Colpensiones.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: María Camila Bernal G. Cerca de 7,000 enfermedades huérfanas han(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

El fichaje de Falcao por el Rayo Vallecano le permitirá competir(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar