Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Creo que estamos muy viejos para decirnos mentiras, para usar diplomacia por conveniencia, para esforzarnos de ser “socialmente correctos” o, peor, poner a prueba toda esa facultad de hipocresía que los seres humanos -porque los animales, por fortuna, no lo son- podemos llegar a tener. Posamos de tolerantes, incluyentes y respetuosos, cuando, en realidad, demostramos hasta la saciedad de que, en política, somos todo lo contrario.

Las polémicas que se han desatado en las últimas semanas por cuenta de ataques racistas para descalificar a Francia Márquez, fórmula vicepresidencial de Gustavo Petro, es solo la punta del iceberg. Se nos olvida que este país sepultó en el cuarto de San Alejo a Juan José Nieto, único presidente negro que ha tenido Colombia en toda su historia. Y lo que es peor: lo “pintaron de blanco”; su retrato lo habían mandado a París a ‘blanquearlo’, para “borrar la vergüenza de haber tenido a un presidente negro”.

Sobre este hecho, del que aún poco se conoce en Colombia, la cadena BBC de Londres, en un informe especial de 2018, señaló que “…Durante décadas, el afrodescendiente Nieto no llegó a tener un cuadro con su retrato en la galería presidencial de la Casa de Nariño y su rostro está ausente en muchos de los libros de historia y láminas educativas con la colección de jefes de Estado.

“Lo borraron de la historia”, dicen los expertos, quienes añaden que es una muestra del “racismo que persiste en Colombia“.

Solo días antes de dejar el cargo de presidente de la República, Juan Manuel Santos develó un cuadro del afrodescendiente presidente Nieto e impartió órdenes para que el retrato fuera colocado junto al resto de los otros cuadros de los mandatarios colombianos a lo largo de la historia, como un muy retardado acto de reivindicación.

No se entiende cómo en un país como el nuestro, con abundante población afrodescendiente, de mestizos por naturaleza, en vez de ser tolerantes e incluyentes, se opte por la ofensa racial como recurso -imbécil, además- de confrontación. Las confrontaciones en la arena política, académica, deportiva, laboral de toda índole deben remitirse al plano de la discusión argumental. Jamás a la agresión física o a la degradación del otro solo porque es diferente en raza, color, preferencias sexuales o religión.

Lo mismo que está sufriendo Francia Márquez –agredida con saña, entre otros, por la cantante pasada de moda Marbelle—lo sufrió Miguel Polo Polo en su aspiración de llegar a la cámara de representantes. Los insultos que hacían alusión a su color o a su preferencia sexual llovieron en las redes. Poco se pudo leer de argumentos reales en contra de su postura política.

Y es curioso –por decir lo menos—que en medio de estas manifestaciones de racismo, cinco candidatos a la vicepresidencia de Colombia sean de raza negra, lo que en realidad es una buena noticia. Lea aquí: Estos son los candidatos afrodescendientes a la vicepresidencia. Pero… ¿los candidatos presidenciales los escogieron por convicción o por conveniencia? ¿Sí están convencidos, de verdad, que en un país como el nuestro es necesario reivindicar a las minorías? Quiero pensar que es así.

Lo peor es que nos estamos acostumbrando al circo político de los agravios personales, a los insultos inclementes, a las acusaciones sin argumentos y llenas de falsedad, a la estrategia malsana y rastrera de promover mis preferencias electorales o posicionarme como candidato, a costa de ofender al otro.

Y vienen en todas las direcciones: de la derecha a la izquierda, de la izquierda a la derecha, del centro a la ultraderecha…en fin. Es una especie de “dale que te vienen dando” en el que los medios permisivos publican sin ninguna clase de filtros, porque son noticias que acaparan lectores. Lea aquí: Las palabrotas marcan tendencia en las campañas políticas

Estamos lejos de tener en nuestro país debates electorales civilizados, marcados por la discusión de ideas, por la formulación de propuestas, por plantear o debatir programas de gobierno. Somos los mismos trogloditas que durante años hemos jugado sucio: con reprochables comparaciones que hacen alusión al color de la persona, porque, en plena segunda década del siglo 21, todavía no somos capaces de debatir sin ofender ni de vender nuestras ideas, sin agredir con virulencia al otro.

Y sigue funcionando como estrategia, gracias a las redes sociales que, por cuenta de su mal uso, terminan siendo una cloaca global donde se viralizan las más degradantes acciones. Y esto se sigue dando porque, por desgracia, lo negativo en redes atrae más al público que las cosas buenas porque somos morbosos por naturaleza.

Ya lo decía el crítico y académico Omar Rincón cuando afirmaba que somos proclives a la pornomiseria, es decir, a exponer nuestros pesares, nuestros defectos, nuestras miserias, a través de los medios”.

En esta cadena de odios –a los que los políticos también le hacen juego—aparecen los que tienen aspiraciones de influencer: son los que para ellos el fin justifica los medios y a los que, con tal de conseguir cinco minutos de fama, replican mensajes que exacerban las emociones.

Es hora de acabar las agresiones. De terminar para siempre con ataques bajos, rastreros y humillantes. Es hora de pedir, como en el fútbol, ¡juego limpio!

(Visited 352 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Mi estilo narrativo tiene una identidad lograda a través de 35 años de ejercicio del periodismo y de la docencia universitaria. Me desempeñé durante nueve años como Jefe de Redacción de El Heraldo. Actualmente soy columnista del portal web Zonacero.com de gran lecturabilidad en la costa caribe colombiana y me desempeño como Profesor de tiempo Completo de la Universidad Autónoma donde dirijo, además, la Escuela de periodismo Álvaro Cepeda Samudio de la misma institución, una actividad extracurricular que pretende formar un semillero de nuevos periodistas con los estudiantes que tengan más vocación para ello.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Llegar a vivir a una ciudad nueva es un reto desde(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar