Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Emocionado y exhausto tras la jornada de la firma del acuerdo de paz con las Farc, me senté a ver el debate de los candidatos a la presidencia de Estados Unidos. Una buena manera de terminar el largo día, creía yo, pues los encuentros entre los nominados republicanos y demócratas suelen ser espectaculares en materia argumentativa y retórica. Hasta en las decisiones más serias sobre su futuro, los gringos saben ofrecer una experiencia con sabor hollywoodense.

Pero esta vez fue muy poca la audacia y la inteligencia en el cruce de argumentos, a la vez que sobraban mentiras y tergiversaciones malintencionadas. El bombardeo mediático de chismes y de rumores sobre el pasado de los candidatos hace que la campaña negra y la polarización vista en Colombia con motivo del proceso de paz parezca un juego. Allá la publicidad maliciosa trasciende por completo las esferas entre lo público y lo privado, y muchos candidatos buscan encontrar la manera de destruirle la vida a sus contrincantes. Una forma de democracia verdaderamente degradada que deja mucho por desear.

Y ese escenario ha sido perfecto para el estilo personal de Trump, un repetidor sistemático de lugares comunes y un tirano acostumbrado a que su voluntad sea la ley en su emporio empresarial. Llega con él su veneno, su vulgaridad, su gritería. Los argumentos de cajón y los clichés típicos en alguien que pelea por todo pero rara vez ofrece una solución viable. La creencia de que su plata puede comprarlo todo. La amenaza de llevar al encuentro público a la antigua amante del presidente Clinton. La idea de que puede interrumpir a todos, en especial si su rival es mujer, en cuyo caso siente la libertad para repetir sin miedo que se necesita energía para gobernar, como si fuera una capacidad exclusiva de los hombres. 70 veces interrumpió Trump a Clinton a lo largo del encuentro, según registraron varios medios. Llamarle debate a la forma de discutir de Trump es hacerle un favor enorme al candidato republicano en tiempos tan enrarecidos para la democracia, en donde los argumentos parecen reducirse a la repetición de eslóganes en las redes sociales.

Discutir de manera seria con Donald Trump no debe ser fácil, pensé. Y entonces sentí algo de compasión por el lugar en el que está Hillary Clinton.

La candidata demócrata nunca ha sido mi favorita porque representa a la perfección todo lo que creo que debe ser reemplazado en la política. Es precisamente esa figura del poder heredado la que tanta desconfianza genera entre los electores, especialmente los más jóvenes, hacia los partidos y las instituciones. La desmedida plataforma que le entregaba su apellido político le permitió a Clinton ahorrarse muchos pasos en la política y comenzar con una amplia ventaja. Y con toda razón los votantes no perdonan eso. Pero Clinton lleva años preparándose para gobernar Estados Unidos, ocupando cargos fundamentales para conocer la realidad de la política. Y aunque es reprochable esa actitud pretenciosa con la que desde tiempo atrás ha asumido que algún día será presidenta, no existe duda de que está mejor calificada que Trump para llegar al poder.

El ‘reality’ en el que se ha convertido este proceso electoral no puede llevar a los votantes a olvidar que un mandatario hace mucho más que pronunciar discursos convincentes. Vendrán con las semanas más debates y con ellos nuevos escándalos. Pero desde ya, los argumentos temperamentales y deshumanizados de Trump me dejaron con certeza de que si alguien en el mundo debe estar lejos de controlar el arsenal nuclear norteamericano, es él.

(Visited 401 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Politólogo de la Universidad de los Andes. Analista de temas políticos y activista por la paz. Creo en un país de jóvenes empoderados, críticos y comprometidos con el futuro colectivo. Músico de tiempo completo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este fin de semana, en el parque Simón Bolívar, de Bogotá,(...)

2

Hoy tengo un compromiso con mi sentir, más que con la(...)

3

Sucede mucho, posiblemente más de lo que uno quisiera. Y no(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar