Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Cayó el muro y volvió a nacer la ilusión. Los años de división y de odio parecían haber llegado a su esperado final, mientras los ciudadanos del mundo entero se aferraban a una nueva ilusión. La globalización prometía tender una mano para reconciliar a las naciones antes enfrentadas por las guerras. Pocas épocas habían representado tanta esperanza para la humanidad como el fin del lleno de horror siglo XX.

Pero el sueño lentamente se desvaneció, y aunque los poderosos desarrollos de la globalización solucionaron la mayoría de las dificultades de forma entre las distintas civilizaciones, al mismo tiempo demostraron una incapacidad total para reconstruir el diálogo de fondo entre dos hemisferios que jamás han logrado entenderse.

Las guerras no se detuvieron y el ejercicio de la política se mantuvo intacto en las mismas manos. Fue así que las promesas incumplidas y las frustraciones colectivas comenzaron a acabar con la esperanza de las generaciones que en vano habían vivido en medio de la ilusión. Finalmente, fue con la llegada de la paranoia global ante el terrorismo que las comunicaciones con el hemisferio occidental terminaron de cortarse, mientras la fuerte crisis económica a finales de la década de los 2000 acabó con la falsa tesis de que el capitalismo sería la definitiva salvación.

Y entonces ocurrió lo peor: la gente dejó de creer en lo que tanto había defendido. Las instituciones de la política, antes sinónimo de credibilidad y respeto, pasaron a ser vistas como cómplices de la catástrofe. El miedo comenzó a convertirse en una tendencia global, mientras que la ciudadanía fue atrapada por la paranoia, dejando atrás la esperanza que poco tiempo antes había permitido pensar en mundos mejores. Las dinámicas de inclusión que tantos años habían tardado en ser interiorizadas por las sociedades, en pocos años pasaron a ser desvirtuadas por muchos y los políticos radicales aprovecharon la ocasión para tomar fuerza.

No es una coincidencia, ni tampoco una sorpresa que tantas naciones estén tomando un tenebroso giro hacia la derecha radical, cargada de populismo y de promesas basadas en el miedo. La desconfianza hacia la política tradicional y hacia las instituciones antes intocables son los síntomas más claros de este proceso de desencanto generalizado. Pero lejos de ser una solución, los discursos construidos sobre los temores de la ciudadanía han demostrado a lo largo de la historia que a pesar de cautivar a las masas solo llevan a crisis aún mayores, dividiendo a la humanidad y promoviendo la justificación del odio.

Cada triunfo del populismo moderno es una derrota más para el debilitado establecimiento de las naciones, de las familias que han concentrado el poder como si se tratara de un derecho hereditario, de los corroídos partidos políticos y de los medios de comunicación, que casi de manera sistemática han fallado en los intentos por conectarse con las preocupaciones de los ciudadanos. Y lo más doloroso para quienes creemos en la democracia está precisamente en que los electores parecen estar dispuestos a olvidar las visibles falencias de sus radicales líderes, si a cambio consiguen aportar a la caída de las instituciones que más desprecian.

La democracia es la inmensa perdedora con el regreso del populismo, siendo los contextos de mayor miedo al interior de las naciones los escenarios predilectos para el surgimiento del autoritarismo. Resulta imposible no pensar que como humanidad estemos condenados a un eterno ciclo de temporadas de desencanto colectivo, en donde el miedo abre paso a los radicalismos más tenebrosos. El traslado de la desesperanza a la arena de la política será el peligro más grande que tendrá que enfrentar el orden mundial y la mayor amenaza para la paz global. Pero es en tiempos de desesperanza cuando más debemos recordar que cada muro construido para dividir tiene sus días contados.

(Visited 1.505 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Politólogo de la Universidad de los Andes. Analista de temas políticos y activista por la paz. Creo en un país de jóvenes empoderados, críticos y comprometidos con el futuro colectivo. Músico de tiempo completo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Supongo que cada quien en su familia, como los de la(...)

2

Me animé a hacer este post sobre la diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos a manera de podcast. Son 10 minutos muy amenos e informativos, creo yo, para cambiar un poco el formato y acercarme a ustedes de una manera diferente. En un reciente post de este blog mencionamos los dos errores más comunes en una estrategia de redes sociales, y esta actualización es de alguna manera una continuación. Puedo adelantar que ambas actividades no son lo mismo, que sí existe diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de contenidos, pero que definitivamente son complementarias. Quise ilustrar esa diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos, como un equipo de ciclismo que se complementa (¿estará muy forzado?). También presento más abajo un video complementario. Aunque la imagen puede ser más tentadora, le recomiendo primero que escuche el podcast donde explico claramente  la diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos.

Si no le aparecen los player de audio y video, por favor refresque la página.

Diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de contenidos (Podcast)




Diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de contenidos (Video)

Este video es de una entrevista que me hicieron los amigos de TeleMedellín. La verdad no abordo directamente sobre  la diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos, pero es un buen complemento para el tema central de esta actualización.






¿Alguna opinión? ¿Cree que falta algún punto para explicar mejor  la diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos? ¿o cree que no hay diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos?

No sea tímido, me encantaría escucharlo. O al menos recomiende este post a través de e-mail, twitter o facebook. Mil gracias

3

¿Cómo evitar el robo con escopolamina o burundanga?, sus peligros y(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar