Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Regreso como cuando me fui: igual, pero nunca el mismo. La idea es esa, ir cambiando y renovándose, por eso no entiendo cómo hay gente que se despide de uno diciéndole nunca cambies, como si quisieran que uno siguiera siendo la misma alimaña imperfecta. Asumo que es algo como sigue siendo como te he conocido, pero para mí no hay nada mejor que los cambios, porque solo a través de ellos llegan las nuevas ideas.

A mí me cambió una reciente gastroenteritis. Como no suelo enfermarme nunca, cuando un virus toca mi cuerpo con sus malignos síntomas, hago una pausa casi filosófica en la vida. Para mí, la enfermedad es una perdedera de tiempo y de energía que curiosamente a muchos les gusta, pues la ven como una forma de llamar la atención, de que los consientan y llamen más de lo normal. A mí como la lambonería me agota, no me interesa que todo el mundo sepa cuándo me enfermo, porque no quiero halagos ni compasiones de extraños. Busco que lo sepa solo la gente que sé que realmente le interesa saberlo.

Desde que tengo memoria he tenido un súper poder envidiable: comer lo que sea sin que me pase nada. Parezco un pollo de finca que se manda al buche todo lo que le ponen en frente. Me encanta la comida y la disfruto mucho, sea cual sea la razón para comer. Para mí esos son los súper poderes, esas cualidades humanas envidiables como dormir poco, tener buen aguante y un cerebro limpio de sustancias psicotrópicas.

Tal parece que esas épocas de gloria callejera ahora son historia. Supe que llegaría este día desde que empecé a tomar leche deslactosada, desde que mi evolucionada flora intestinal se volvió tan delicada como la de una duquesa. El perro de mil con salsas de quinientos, los chorizos santarrosanos con limón amarillo, la fritanga zombi de Doña Segunda, la leche entera y todas aquellas baratijas condimentadas vienen a mi cabeza en forma de alucinación, recordándome que si las dejo a un lado podré vivir un poco más y sin tener que volver a probar las sales de rehidratación, el peor castigo que alguien puede recibir.

Nunca supe cómo llegué a enfermarme, si fue por comer alguna santa porquería grasosa en la calle, o porque le estreché la mano a algún sucio, o por recogerle el popó a Colbón, que es como se llama mi pit bull. No interesa. El punto es que sentí lo que Homero Simpson decía cuando competía con el camionero Red: aún queda comida, pero ya no quiero tocarla. No me entraba la comida ni quería saber de ella. Fue ahí cuando me di cuenta de la triste verdad: ya soy grande.

Ahora entiendo cuando la gente mayor dice que el cuerpo no se presta para todo por siempre, que hay que aprovechar lo que se tiene porque los achaques llegan con reflujo, colon inflamado y las prohibiciones alimenticias que eso implica. Ya no tengo ese estómago de gamín canequero como antes, y eso me comprueba que estoy creciendo y convirtiéndome en el ser adulto que creí que llegaría lejos, mucho después en el futuro, o sea en mil años.

Ahora sé que estoy creciendo, y eso me lleva a decirle a mi cuerpo que sí cambie, que se adapte a ir muriendo lentamente mientras yo disfruto la vida a través de él.

 

Luis Carlos Ávila R

(Visited 2.533 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Alias ‘benditoavila’ (como su @ tuitera), es célebre por dos cosas: por ser el colombiano que más sabe de la vida y obra de Chespirito, y por haber bailado ‘aeróticos’ con Nerú en televisión nacional. Comunicador javeriano que tiene en su haber diversas experiencias: locutor de Javeriana Estéreo, libretista y creativo del Canal RCN, libretista en Sony Teleset, director creativo y fundador de la Revista Mallpocket, copywriter en E-nnovva y autor del blog www.lafiebredelascabanas.com. Ahora es Magíster en Escrituras Creativas de la Nacional, Líder de Investigación de Canal Trece y Bajista suplente.

Más posts de este Blog

  • Vida

    En tres palabras

    Va llegando a su fin este año atípico, el año de la cuarentena, de la torta de banano, del(...)

  • Vida

    ¿Dónde estaremos de hoy en un año?

    Nadie se imaginó que 2020 sería tan atípico, tan impredecible, tan intenso. Menos mal el año empezó con Parásito(...)

  • Vida

    Consejos para el teletrabajo

    El planeta entero intenta resguardarse para evitar el contagio del covid-19, y quienes llevamos ya un buen tiempo trabajando(...)

  • Vida

    Todos somos parásitos

    En esta era, donde la pereza digital predomina y nos hace pensar que leyendo el titular nos estamos enterando(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Por: Cesar Corredor Velandia, docente del programa de Economía del Politécnico(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Mala memoria | La Fiebre de las Cabañas

    […] poderes tradicionales están en proceso de reinvención. Ya conté que desde que me visitó la gastroenteritis no puedo volver a ser el pollo finquero de siempre; pero ahora tengo otro problema, y es que estoy […]

  2. Así es !!!!! tienes toda la razón, empezamos a darnos cuenta que ya no somos los de antes, que hemos cambiado, que estamos creciendo y que nos convertimos en personas adultas….

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar