Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

2016 marcará un punto de inflexión en la política mundial por la sorpresa causada por la elección de Donald Trump, la victoria del “no” en el plebiscito por la paz en Colombia y el sorpresivo resultado de la consulta popular en el que una mayoría de británicos optó por abandonar la Unión Europea.

Tras diez meses de la entrada en vigencia del acuerdo de salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit) queda en evidencia la forma cómo se manipuló al electorado británico por parte de los sectores nacionalistas del Partido Conservador y del partido derechista, United Kingdom Independence Party (UKIP). Se promovió la idea de que la membresía al bloque era la causa de todos los problemas económicos, políticos y sociales, y se pensaba que, al abandonarlo habría más recursos, menos vulnerabilidad económica, mayor seguridad – esto ultimo reforzado con una dosis de xenofobia – así como autonomía en política exterior.

Sin embargo, el escenario actual parece bien distinto y la alteración de equilibrios ha sido la constante, empezando por el estatus de Irlanda del Norte, parte del Reino Unido y cuyos intercambios con Europa deben asegurarse, algo que parece incomodar a Londres. Hasta el punto que, el año pasado, el propio Johnson promovió cláusulas que le permitirían violar el acuerdo de retirada imponiendo un bloqueo sobre territorio norirlandés, exigencia de los sectores más radicales pro Brexit, aunque absurda desde todo punto de vista, pues no se pueden aprobar normas internas para violar obligaciones derivadas del derecho internacional. Fue tal la presión interna y regional que Johnson terminó cediendo.

Ahora, la crisis por al desabastecimiento de gasolina y las tensiones por la pesca con Francia relevan la peor cara del Brexit y las consecuencias fatídicas aparte de la caída dramática de las exportaciones a Europa en un 40%, una disminución de la inversión extranjera y la pérdida del título que ostentó Londres por años como principal bolsa europea a manos de Amsterdam. La crisis de combustible se explica por la filtración de documentos de la British Petroleum en los que se advertía sobre el cierre de decenas de estaciones de servicios de gasolina por la falta de carburante. A esto se suma la drástica baja en la mano de obra de conductores de camiones cisterna para transportar gasolina, resultado del Brexit y de la pandemia. El primero  significó un cambio en las reglas de juego para migrantes y el segundo tuvo efectos sobre la economía que provocaron la salida de miles de trabajadores sin empleo. Ahora Johnson se enfrenta a la paradoja de conjurar la crisis con la aprobación de entre 10 mil y 12 mil visados de emergencia, cuando la migración fue blanco de su verbo encendido a la hora de promover el Brexit.

Pero ahí no paran las consecuencias. Los pescadores constituyen otro de los sectores fuertemente afectado por la decisión. Se cree que un 92% de este gremio votó a favor de la salida de la UE, con la promesa de que podrían pescar con menos competencia y que sus ingresos aumentarían considerablemente. Dicho de otro modo, nacionalismo económico puro y duro. La realidad, sin embargo, es otra: con las nuevas restricciones, los costos administrativos han obstruido las exportaciones y la baja en las cifras es inocultable. En los principales puertos, no se han podido recuperar los niveles pre Brexit como ocurre en Peterhead, Escocia centro de la actividad pesquera británica, hoy uno de los lugares donde más se percibe una decepción frente al Brexit. 80% del pescado se exporta, pues el consumo británico está lejos de ser suficiente para la producción. Los pescadores se sienten engañados por un partido que vendió promesas imposibles de cumplir y cuya única respuesta parece simplemente tomar medidas que afectan a los pescadores franceses sin que aquello resuelva al problema de fondo de los británicos. Los riegos de la demagogia y el nacionalismo exacerbado no dejan de causar estragos, por más de que las lecciones de la historia sean contundentes al respecto.

twitter: @mauricio181212

(Visited 932 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesor de Estudios de América y Latina y el Caribe e Introducción a las Relaciones Internacionales en la Universidad del Rosario. Doctor en Ciencia Política de la Universidad de Toulouse I.

Más posts de este Blog

  • Mundo

    EE.UU. y las FARC: un nuevo comienzo

    El anuncio del Departamento de Estado de los Estados Unidos sobre la eliminación de las FARC de la lista(...)

  • Mundo

    Chile: claves de la elección

    El resultado de la primera vuelta de las elecciones presidenciales sugiere un escenario inédito en el Chile post dictatorial.(...)

  • Mundo

    Comunismo ¿qué es y qué no?

    A raíz del bochornoso incidente con la Policía Nacional en Tuluá por una recreación torpe y grave del nacionalsocialismo,(...)

  • Mundo

    La CPI en Venezuela: génesis y futuro

    La noche del 16 de octubre de 1998, Augusto Pinochet Ugarte, fue sorpresivamente arrestado en Londres cuando salía de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La comprensión lectora es uno de los grandes desafíos en la(...)

2

El anuncio del Departamento de Estado de los Estados Unidos sobre(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

7 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. mauricio.jaramillo.jassir

    Julio, no creo que populismo y demagogia sean lo mismo. Lo primero es sano lo segundo no, porque presupone la manipulación. El mejor antídoto es la consciencia y la autonomía para votar. En el Brexit fue evidente un voto castigo y contra todo desconectado de lo que estaba en juego. Gracias Julio

  2. Por cierto, muchas gracias por traer este tema. Nos recuerda que lo que ocurre en otros continentes, en otros ámbitos culturales, también nos afecta. Y que para un problema europeo una perspectiva colombiana puede resultar muy esclarecedora.

  3. Como los británicos no son ni mejores ni peores que los demás (al menos, no de manera significativa) supongo que no sería difícil identificar engaños (y desengaños) parecidos en otros países. ¿Es que no hay antídoto contra la demagogia y el populismo?

  4. Las estadísticas no son congruentes. ¿Hay menos de 10.000 estaciones de gasolina en todo el reino Unido, y les hace falta más de 10.000 conductores? He leído que el gobierno ofrece 150 militares conductores para la crisis, como solución, cifra que parece muy baja. Hay otro problema de fondo que ni siquiera intuimos.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar