Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

De nuevo Colombia, a través de su ministro de defensa, Diego Molano, señala a otros Estados de amenazar su seguridad. La retórica simple contra Rusia está en boga a raíz de las tensiones en Ucrania. No obstante, vale la pena relativizar algunas ideas que con fuerza circulan, sin necesariamente estar acompañadas de argumentos, sino de lugares comunes en apariencia contundentes pero que simplifican en extremo.

¿Rusia es una continuación de la Unión Soviética? 

Se repite hasta la saciedad que todas las acciones de Moscú son una extensión de lo que alguna vez fue la Unión Soviética y que, Vladimir Putin plantea recuperar el control sobre lo que fueron las entonces Repúblicas soviéticas, hoy independientes (Georgia, Ucrania, Armenia, Lituania, Letonia, etc.) y la influencia sobre sus antiguos aliados (Polonia, República Checha, Cuba, etc.). Sin embargo, se debe recordar lo costoso que fue para la entonces URSS dicho esquema y cómo se comportó durante la Guerra Fría en contraste con la actualidad. Moscú intervino en Hungría en 1956, en Checoslovaquia en 1968 y en Afganistán en 1978 con resultados catastróficos que todavía le pasan factura. El ideal soviético era claro y estaba anclado en la teoría marxista para exportar su modelo. Actualmente, a Moscú le tienen sin cuidado los sistemas políticos y la ideología ha pasado a un segundo plano. Simplemente le interesan relaciones estables y en los casos de mayor profundidad, robustas comercialmente. Esto no supone que sus acciones sean legítimas o justificables, sino reconocer que existe una diferencia capital entre la URSS y Rusia: mientras la primera intervenía sistemáticamente por la convicción ideológica que se asumía en el comunismo, la segunda ha defendido hasta la saciedad el principio de no injerencia.

¿Moscú es una amenaza para América Latina?

Desde hace varios días, se viene insistiendo en una supuesta alianza entre Irán, Rusia, Nicaragua y Venezuela con tentáculos que afectarían la seguridad colombiana. Luis Carlos Vélez, reconocido por su simpatía con el actual gobierno y su evidente sesgo contra aquello que se identifique como progresista o de izquierda aseguró en 2013: “Colombia está en medio de un juego geopolítico regional que cada vez toma más fuerza. Rusia, China e Irán cada vez hacen más nexos con nuestros vecinos y no sobra preguntarse como nación: ¿Dónde estamos parados?”. Ayer, en este mismo diario, Diego Santos, evocando la tesis de una nueva guerra fría, enfatizó “Colombia está muy cercana a unirse al eje de Rusia y China, países represores de la libertad y benefactores de dictadores”. Ambas declaraciones desnudan cuán atractiva es esa retórica pero a su vez, desconoce que la rivalidad entre China y Rusia con Occidente está lejos de jugarse en América Latina y menos en Colombia. Si bien Moscú y Beijing han hecho inversiones considerables en Caracas y ven con preocupación lo que allí ocurre, es un exabrupto equiparar ese interés con la alianza que alguna vez tuvo la URSS con Cuba en la que, de forma expresa, existía el compromiso de asistencia militar. Cualquier Estado del mundo que invierta en otro está interesado por lo que allí ocurra. Es normal que tanto rusos como chinos insistan en  la no injerencia de Washington en Venezuela y adviertan sobre las consecuencias nefasta de una guerra en ese territorio. Así lo han hecho en todas las guerras libradas por EE. UU. en la posguerra fría: Serbia en 1999, Irak en 2003 y Libia en 2011.  

En cuanto a Irán, se debe recordar a quienes preconizan una alianza férrea Moscú, Beijing y Teherán que los dos primeros se unieron a Estados Unidos para imponer sanciones sobre Irán por su programa nuclear. Es apresurado concluir que por tener coincidencias en Venezuela se haya construido una alianza y, más aún, que esta opere contra Colombia.

De igual forma, plantear una nueva guerra fría, implica ignorar cuán comprometidos están China, Estados Unidos y Rusia en temas que son de interés común: la desnuclearización de Corea del Norte (vaga recordar que incluso Beijing le ha impuesto sanciones a Pyongyang) e Irán, la contención del extremismo islámico en Medio Oriente, la estabilización de Afganistán y por supuesto, la reactivación económica post Covid. En la guerra fría, jamás Moscú y Washington tuvieron tal grado de cooperación e intereses comunes. 

¿La guerra conviene a Rusia ?

Cualquier asomo de guerra en la que Rusia se vea involucrada, sea en el Caribe o en Ucrania representa un duro revés para sus intereses. Una invasión de Ucrania implica la violación del Tratado de Budapest de 1994 por parte de Moscú. En este, se comprometió a respetar la soberanía ucraniana a cambio de la renuncia de Kiev a la capacidad nuclear militar por lo que cualquier invasión significa alterar un equilibrio regional que incidiría negativamente en los intereses rusos. Esto sin contar la sanciones sobre su economía, que pueden tener un efecto devastador tras la pandemia en la medida en que su economía empieza a mostrar signos de recesión. Aún menos conveniente es incitar a una guerra entre Colombia y Venezuela, cuando en esta región del mundo no se juegan sus intereses vitales.

Colombia se acostumbró a los señalamientos sin necesariamente tener pruebas. En plena Asamblea General de la ONU, Iván Duque presentó fotos sobre campamentos del ELN en Venezuela que resultaron ser tomadas en el Cauca, vieja costumbre del Centro Democrático habituado a usar la diplomacia como espacio para ventilar controversias ideológicas. En 2008, en plena crisis con Ecuador, autoridades colombianas le entregaron a El Tiempo la “prueba reina” de la alianza entre la entonces FARC y el gobierno de Rafael Correa. Una foto donde aparecía supuestamente Gustavo Larrea, ministro de seguridad interior ecuatoriano, en compañía de “Raúl Reyes”.  Sin embargo, se estableció que quien aparecía en la foto era Patricio Etchegaray, secretario general del Partido Comunista Argentino, y no Larrea. Esta coyuntura recuerda años de acusaciones infundadas pero alimentadas por la retórica preelectoral inspirada en el nacionalismo y la apelación constante al miedo. La tesis de que Colombia está en un vecindario rodeada de enemigos, resultó muy costosa y derivó en años de aislamiento que, el gobierno anterior supo corregir. Desafortunadamente, la retórica de la guerra, aunque basada en lugares comunes y falacias, sigue siendo redituable.

twitter: @mauricio181212

(Visited 487 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesor de Estudios de América y Latina y el Caribe e Introducción a las Relaciones Internacionales en la Universidad del Rosario. Doctor en Ciencia Política de la Universidad de Toulouse I. Creador del Podcast 18:12 en Spotify https://open.spotify.com/show/3FRtbrYfQzIKKeL2PouUVR

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Chile se ha convertido uno de los principales países en el(...)

2

¿Cuántas veces hemos recibido un “no” en la cara o a(...)

3

Gracias a la Ley del 21 de mayo de 1851, que(...)

7 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. ¿De verdad creen ustedes que Rusia quiere conquistar Ucrania? ¿Para qué? En el fondo, el argumento reposa en asumir que los rusos son los malos y que los malos, ya se sabe, hacen maldades. Suena infantil. Y para nuestra tranquilidad (la de todos) me gustaría estar seguro de que nos gobiernan adultos.

  2. carlosocampo0526

    Usted señor Jaramillo es de los que critica y cree que el único imperio es USA, pero extrañamente se arrodillan ante el imperio ruso o chino. Todos los imperios tienen un propósito y éstos no son la excepción.

  3. mauricio.jaramillo.jassir

    Hola Carlos gracias por el comentario. Solo te recuerdo que ni Alemania ni Francia evacuaron su personal diplomático de Ucrania y han insistido que no tienen información de inteligencia que apunte a la inminencia de un ataque. Las alertas sirvieron en su momento para invadir territorios en Asia Central y Oriente Medio como los que describo en el artículo. Te sugiero revisar la intervención de Colin Powell en el Consejo de Seguridad a comienzos de 2003 con pruebas “irrefutables” sobre misiles balísticos de Irak. Saludos!

  4. carlos.a.castrovargas

    Si eso fuera cierto Europa no estaría en nivel de alerta Defcon 2, ni latinoamericana en defcon 3, lo normal es Defcon 5 en épocas de paz. Averigüe no sea ignorante

  5. mauricio.jaramillo.jassir

    Entiendo el punto pero creo que omites de aclaro que no defiendo ni justifico lo que hace Rusia, describo lo que ocurrió. No veo argumentos ni pruebas de que Rusia pretenda atacarnos, y creo que si tienen pruebas de lo contrario en un ejercicio de transparencia deben mostrarlo. No nos podemos quedar toda la vida apuntando a diestra y siniestra sin pruebas y maltratando años de diplomacia. Gracias por comentar y saludos.

  6. Apreciado profesor, la geopolitica es cuestion de interpretacion ud dice mucha certezas pero en el fondo hay un sesgo ( el cual critica a otros): Im perilismo es imperialismo de cualquier lado los rusus igual que los gringos tiene imtereses economicos expansionistas no necesariamente territoriales.Rusia no es el osito Yogui que ud pretende mostrar

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar