Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Como señalaba la mayoría de encuestas, se terminó imponiendo el “rechazo” en el plebiscito constitucional chileno que buscaba la adopción de una nueva carta magna que reemplazara la que fue adoptada en 1980 en pleno gobierno totalitario de Augusto Pinochet Ugarte. El “no” fue significativo pues se impuso con un 62%, muy por encima del 38% que se pronunció por el texto que adoptaba una serie de reivindicaciones de todo tipo y que fueron emergiendo durante las protestas masivas de 2019. ¿A qué obedece este resultado? ¿Qué caminos le quedan a Boric tras la dura derrota?

Para explicar lo sucedido es importante tener en cuenta las dificultades para mantener el apoyo al cambio. Las protestas que tuvieron un apoyo multitudinario, fueron perdiendo fuerza a medida en que se fue percibiendo una radicalización en el proceso, bien fuera por la ampliación de demandas o por los desmanes durante las manifestaciones. Así se puede constatar del apoyo masivo que inicialmente obtuvo el plebiscito indagando por un cambio realizado en octubre de 2020 y en el que el 68% de chilenos se expresó por una nueva Constitución. Aquella votación, (a diferencia de la de este domingo no fue obligatoria) consiguió una participación del 50,9%, la mayor en la historia desde el establecimiento del voto voluntario en 2012.

Se trata de un detalle no menor, no solo por la representatividad producto de la participación, sino porque este mandato sigue vigente y es indeclinable. Posteriormente, para la elección de integrantes para la convención constitucional (asamblea constituyente según el léxico colombiano) la participación se redujo en casi diez puntos, evidencia irrefutable de la forma como se fue desinflando el movimiento surgido de las manifestaciones. De igual forma, la consulta del pasado domingo se convirtió en un voto de castigo o de apoyo a Boric, el peor escenario y el que se quería evitar a toda costa. La estrategia del actual mandatario de aplazar las grandes reformas hasta la aprobación de la constitución, resultó nociva y dejó en evidencia los desencantos tanto en la base de izquierda como del centro. Boric llegó con una aprobación cercana al 33%, muy baja para quien se veía como la cabeza del proceso, muy a pesar de que estaba impedido para hacer campaña en su favor.

Y, la campaña de miedo de la derecha terminó haciendo mella. Las advertencias sobre el supuesto impacto negativo en la inversión extranjera, las suposiciones infundadas sobre la promoción del aborto o incluso la delirante acusación de secesionismo terminaron por asustar a miles de votantes. No hay nada en política que se propague con tanta fuerza como el miedo, más aún tras años de severa parálisis económica.

¿Qué le queda al presidente chileno? Tres caminos. Primero, optar por la aprobación de leyes en el Congreso para introducir algunos de los cambios reivindicados al sistema de pensiones, a la intervención más activa del Estado en la economía, la ampliación de derechos sexuales y reproductivos y la regulación de la eutanasia. Para ello deberá contar con consensos amplios en un Congreso donde la derecha tiene mayoría en el Senado o Cámara Alta. Segundo, puede acudir a reformas constitucionales, también a través del legislativo para modificar la Constitución de 1980 e introducir estos cambios. El escenario guardaría parecido al plebiscito de 1989 que reformó la Carta Magna y fue punto de inflexión en la transición democrática. O bien podría convocar a elecciones para una convención que redacte una nueva constitución, un escenario que parece demasiado dispendiosos y por tanto, casi imposible.

La encrucijada de Chile es compleja pues debe respetarse el mandato de cambio consignado en la votación de octubre de 2020, en el que 68% votó a favor de una transformación a decriptar. Se trata del enorme reto que supone convertir las demandas de la calle, en reformas concretas a la constitución, un camino lleno de trampas pero del que Chile no se ha alejado del todo.

twitter: @mauricio181212

(Visited 517 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesor de Estudios de América y Latina y el Caribe e Introducción a las Relaciones Internacionales en la Universidad del Rosario. Doctor en Ciencia Política de la Universidad de Toulouse I.

Más posts de este Blog

  • Mundo

    El fenómeno Nayib Bukele

    "A partir de este momento, el municipio de Soyapango, está totalmente cercado", con este trino Nayib Bukele anunció en(...)

  • Mundo

    Irán, dos meses de convulsión

    Más de dos meses completan miles de iraníes en la calles. Todo empezó el 16 de septiembre cuando una(...)

  • Mundo

    Trump está de vuelta ...

    Es oficial, Donald Trump será de nuevo candidato a la Casa Blanca. Así lo anunció el pasado 15 de(...)

  • Mundo

    ¿A dónde va la izquierda en América Latina?

    Luego del triunfo de Luis Inacio da Silva en las elecciones en Brasil, la izquierda en América Latina vuelve(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

"A partir de este momento, el municipio de Soyapango, está totalmente(...)

2

El Ministerio de Educación Nacional realizó ‘La Noche de Los Mejores(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Hace cincuenta años, la izquierda chilena malinterpretó el mandato recibido del pueblo. A Allende no lo eligieron para dirigir una revolución social que pudiera el país patas arriba. Quizá haya vuelto a ocurrir. Quizá la izquierda chilena haya vuelto a creer que había recibido un mandato que en realidad no había recibido. Si yo fuera Boric, daría un tiempo a todos para que reflexionarán sobre lo ocurrido y me concentraría en gobernar (dentro del sistema).

  2. sebastian326323

    No fue simplemente una campaña de miedo de la derecha, solo la izquierda radical apoyó ese adefesio de constitución. Todo el centro y la gente sensata de Chile rechazó esa declaración del comunismo e indigenismo totalitario que querían imponer.
    Se le ve el plumero comunista a este blogeer, igual ya lo ha defendido antes sacando supuestos ejemplos de “buen comunismo” en aldeas de la India y cosas parecidas

  3. edgarcaicedo0515

    Doctor Jaramillo, le consulto ¿usted leyó el texto propuesto para la Constitución?. Me da la impresión, que no lo ha leído; su comentario sobre la campaña del miedo de la derecha lo confirma. La Constitución propuesta es tan mala, que aparte de la “derecha”, una gran cantidad de centro izquierdistas e izquierdistas votaron “rechazo” al texto. Le recomiendo leer.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar