Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El año nuevo en Brasil coincide con el retorno del progresismo en cabeza de Luis Inacio Lula da Silva quien fuera presidente entre 2003 y 2011. Su gobierno fue uno de los más exitosos entre aquellos de la nueva izquierda, corriente que apareció en varios Estados de la zona a comienzos de siglo y cambió la historia de los ciclos ideológicos en América Latina y el Caribe.

En sus ocho años, 30 millones de personas superaron la pobreza (de un total de 214 millones), entregó un país con una tasa de desempleo inferior a la de Alemania y Estados Unidos, y lo más importante de su legado: consiguió que 93 % de los menores y 82 % de adultos tuvieran acceso a tres comidas diarias. Esto último le valió el reconocimiento mundial y ser condecorado por la FAO y el Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas como “campeón global del combate contra la pobreza y el hambre”. Lula entregó el poder con una popularidad cercana al 80 %, aceptación que ningún presidente en la era democrática brasileña ha conseguido (desde 1985). 

Ahora bien, este nuevo mandato, tercero no consecutivo, será muy distinto como el mismo líder del Partido de los Trabajadores lo ha reconocido. En 2003 Lula recibió el poder de parte de Fernando Henrique Cardoso con quien ha sostenido varias controversias, pero preservando una relación cordial e incluso en medio de diferencias ideológicas, se mantuvieron mínimos en relación a la economía de mercado, la garantía para las inversiones y en política exterior. Esto último para que Brasil se ganara un lugar como vocero del hoy denominado Sur Global. Esta vez, el traslado de poder accidentado, por la salida abrupta de Jair Bolsonaro, se hace desde polos opuestos con un antecesor que lo ha descalificado llamándolo el “mayor ladrón de la historia” del Brasil y sin reconocer su triunfo en las urnas.

Lula recibe un país fragmentado y polarizado, con un sector representativo que desconfía de las políticas de redistribución y ve con temor, tal como lo advirtiera incansablemente Bolsonaro, un giro en materia de política económica que convierta al país en una segunda Venezuela. Esta es otra de las diferencias fundamentales respecto del pasado. La crisis venezolana ha desacreditado a la izquierda y ha provocado temores respecto a la arbitrariedad para tomar decisiones que puedan afectar las libertades económicas e incluso el modelo de economía de mercado.

Tal como sucedió en Colombia con Gustavo Petro, Lula se presentó a tres comicios (1989, 1994 y 1998) y nunca pudo ganar en buena medida por los temores que despertaba un gobierno de un obrero que no hacia parte del establecimiento y que podía, en nombre de la justicia social poner en jaque el sistema económico. Sin embargo, tras gobernar, Lula consiguió, no solo la aprobación de los sectores excluidos sino también de los empresarios que se sintieron ganadores pues no asomaron vestigios de nacionalismo económico, expropiaciones o señales hostiles hacia la inversión extranjera.

Hoy en día, Brasil parece mucho más difícil de gobernar y Lula deberá enfrentar a un Congreso con mayoría bolsonarista del Partido Liberal que seguramente no va a actuar como bloque, como ha ocurrido en el último tiempo, pero será capaz de obligar al presidente a concesiones para la aprobación de programas sociales como los que ha prometido revivir. Se enfrenta a una sociedad cuya buena parte lo considera corrupto y en esto habrá tenido incidencia la forma como se desarrolló la campaña a la presidencia. Desde 2018 la derecha brasileña se ha encargado de perpetuar la asociación entre da Silva y la corrupción por Odebrecht de la que fue absuelto. Pero como suele ocurrir en estos casos, termina quedando la sensación de culpabilidad entre la gente.

No será fácil rescatar los niveles de aceptación que tuvo a comienzos de siglo. Basta observar la poca popularidad de otros gobiernos progres en la región, en particular el de Alberto Fernández o Gabriel Boric, quienes al igual que el brasileño llegaron con enormes expectativas pero que se fueron desinflando rápidamente. La paciencia del electorado es cada vez más estrecha en una América Latina duramente castigada por dos años de pandemia y que aún no encuentra el rumbo económico, en buena medida por las difíciles condiciones internacionales de la economía.

Nada le será fácil a Lula quien gobernará en coalición con Geraldo Ackmin, su vicepresidente y quien proviene de las filas del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) fundado por Cardoso y más recientemente se ubica en el Partido Socialista Brasileño (PSB). Se trata de una figura cercana a los empresarios y al centro económico y financiero de San Pablo y está llamado a liderar la tecnocracia dentro del gabinete.

El gran reto consiste en hallar un equilibrio entre políticas macro responsables alejadas de la demagogia, al tiempo que se desarrollan programas de redistribución. El nombramiento de Fernando Haddad como ministro de hacienda es una señal clara. Candidato a la elección en 2018 hace parte del círculo más cercano al presidente y se considera como una figura de sensibilidad progresista y ambiental. Haddad acompañó a Lula en la maratónica gira en Egipto para la COP 27, la cumbre mundial más relevante sobre medio ambiente. La meta de Lula es tan ambiciosa como urgente, paliar el hambre de 30 millones de brasileños y permitir que 100 millones abandonen la condición de pobreza.

El líder ha prometido un Estado mucho más activo en la economía con transferencias focalizadas a familias de bajos recursos para niños menores de 6 años, un aumento del salario mínimo que le permita a quienes ganan menos tener mayores posibilidades de ingresos y una transición ecológica o energética que contrasta con lo gestionado por su antecesor. Bolsonaro desprotegió la selva amazónica con un discurso en el que apelaba a la soberanía y que terminó en la pérdida de más de 840 mil hectáreas. 

En política exterior se espera que pueda reactivar los espacios que, desde hace varios años se han ralentizado como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) de la que Bolsonaro se retiró e incluso que promueva el resurgimiento de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). El impulso de Brasil es indispensable mas no suficiente, por lo que será clave la postura de Argentina (que tiene elecciones el año que viene), Bolivia, Chile, Colombia y México, países interesados en ese proceso pero que hasta ahora no han tenido la fuerza suficiente para relanzar el diálogo político regional.

El retorno de Lula tan esperado abre un nuevo capítulo para este progresismo que dejó de comportarse como bloque y ha hecho prueba de una moderación y un pragmatismo para adaptarse a un entorno menos favorable. Este tercer mandato de Lula marcará la pauta y será definitivo para el futuro de la izquierda latinoamericana.

twitter : @mauricio181212

(Visited 637 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesor de Estudios de América y Latina y el Caribe e Introducción a las Relaciones Internacionales en la Universidad del Rosario. Doctor en Ciencia Política de la Universidad de Toulouse I. Creador del Podcast 18:12 en Spotify https://open.spotify.com/show/3FRtbrYfQzIKKeL2PouUVR

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Cuando hablamos de mantenernos saludables, es altamente probable que el pensamiento(...)

2

The Bangels, USA grupo de Rock Pop femenino formado por :(...)

3

El hijo mayor de Luis Carlos Galán es Luis Alfonso Galán(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Es increíble el sectarismo con que muchos “analistas” nos intentan vender el “progresismo”. Es increíble que a estas alturas, existan “expertos” que no se hayan percatado que el “progresismo” es al progreso lo que el carterismo es a la cartera.

  2. El período de Lula coincidió con una bonanza petrolera en la que el barril de petroleo andaba por encima de los 100 dólares el barril, Cardoso le entregó una infraestructura del sector ya muy desarrollada en todos los sentidos, este beneficio se dejó ver en Venezuela y hasta en Colombia. Puede llorar todo lo que quiera pero la corrupción con los de Odebretch es una marca imborrable, es una especie de Robin Hood. En Latino América no hay trabajo porque toda la industria y el empleo está en China comunista, así de simple, por los altos impuestos y la poca rentabilidad al competir con productos Chinos.

  3. Lula no fue absuelto…su proceso precribio . Estuvo muy proximo a Oldebrecht…aqui estuvo hciendole lobbing, entoneces no nos dore al pildora. Hay un gran manto de duads fundadas sobre este otro progre

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar