Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

@Climateate

Una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida es dedicarme al tema “verde”, no solo a nivel profesional, sino también a nivel personal. Esta decisión, tomada ya hace algunos años, cambiaría mi vida por completo. Comprendí desde ese entonces, que mi camino estaba en los humildes, pero firmes pasos que podría dar para ser una mejor persona y una mejor ciudadana.

Lo confieso, soy una ambientalista nata. Llegando a casi 6 años de dedicación profesional sobre este tema, admito que esa pasión no ha cambiado sino que al contrario, se ha fortalecido. A través de todo este tiempo, he podido comprobar lo majestuoso e imprescindible que significa la naturaleza para las sociedades actuales (nos importe ésta o no).

Sin embargo, no quiero centrar este artículo en mí o en los profesionales que nos dedicamos a temas ambientales. Quiero centrarme en todos y cada uno de los que habitamos este hermoso planeta, ya que tenemos una corresponsabilidad intrínseca con nosotros mismos y con el entorno que nos rodea -y debemos hacerlo de manera “motu proprio”-. Es decir, si ud. es abogado, médico, ingeniero, economista, deportista, estudiante o ama de casa; esto debe importarle, pues cada uno de nosotros formamos parte de la biósfera, un término simple para un sistema tan complejo.

El planeta está sofocándose. La biodiversidad se está perdiendo. Los bosques están muriendo. El ambiente se está destruyendo. Nos encontramos en un muy próximo e inminente “punto de no retorno” ligado directamente al cambio climático, el cual cambiará de forma drástica nuestros estilos de vida, la geografía del planeta –y espero que con él, la mentalidad egoísta del ser humano-. Hace tiempo, leí en un libro que la raza humana es el animal élite en toda la cadena, por tal razón, “debería” tener la capacidad e inteligencia para poder modificar el rumbo de las cosas.

Ahora bien, ¿como podríamos ser capaces de cambiar ese egoísmo por un sentir “ECOísta”?

Escultura realizada por Isaac Cordal en Berlin, 2014: "Políticos discuten sobre el cambio climático"

Escultura realizada por Isaac Cordal en Berlin, 2014: “Políticos discuten sobre el cambio climático” -con el agua al cuello-.

Es escalofriante observar como a veces nuestro egoísmo como sociedad, puede superar lo fantástico del comportamiento natural del planeta. Actuamos como si fuéramos gerentes y propietarios de los recursos naturales; decidimos cuantos árboles talar para nuestro beneficio personal y económico, o arrojamos los residuos al océano para no tener que justificarnos ante la ley, sin importarnos como estas gravísimas acciones afectan a los demás.

A pesar de todo esto, existe un aliento de esperanza y es que muchas personas han comprendido la gravedad de la situación actual y por esta razón, comunidades enteras se encuentran en estos mismos instantes, conservando y protegiendo lo nuestro (patrimonio natural y cultural), generando reacciones positivas en su misma gente.

La mayor parte de las comunidades del mundo, están motivadas en hacer algo por el entorno, puesto que han podido ser testigos de cómo el ambiente ha cambiado a lo largo de los años. Las  comunidades locales están dispuestas a actuar frente al cambio climático, la contaminación ambiental y la pobreza. Quieren estar mejor sin comprometer al ambiente y quieren adaptarse a los cambios venideros.

Es cierto que las políticas públicas y medioambientales son importantes y necesarias, pero soy de las que opinan, que lo imperante es que la gente quiera mejorar las cosas. Si Ud. no siente la necesidad de querer mejorar la situación actual en la que nos encontramos, será muy difícil que un político lo perciba y quiera hacer algo para corregirlas. Las iniciativas nacen de cada rincón o lugarcito del planeta y tienen un efecto global (a eso yo le llamo actuar en manera “glocal”).

Leyendo hace tiempo una publicación llamada “Comunidades locales toman la iniciativa para mitigar el cambio climático”, encontré una reflexión interesante que quisiera compartir con Ud.: ¿Qué ocurriría si 1.000 millones de personas se unieran y emprendieran 1.000 millones de acciones para promover el sostenimiento del medio ambiente y combatir el cambio climático?”.

Particularmente creo, que uniendo todos los esfuerzos locales que buscan lograr una conciencia ambiental global, superaríamos esas 1.000 millones de acciones, sin embargo aún no es suficiente si partimos del hecho de que actualmente en el planeta nos encontramos unas 7 mil millones de personas, consumiendo recursos naturales, construyendo infraestructuras, utilizando medios de transporte no aptos, produciendo mayor cantidad de alimentos, entre otros. Si vamos a seguir siendo “egoístas”, pues usemos esa energía para poder conservar el ambiente. Seamos egoístas con la contaminación, los combustibles fósiles y la deforestación.

¿Podrá el ser humano, cambiar su condición de egoísmo y pensar/actuar un poco más en lo que le rodea? ¿Podrá ese cambio, generar una nueva actitud con el ambiente? ¿Podrá esa nueva actitud, ser fundadora de un modelo ECOísta?

Esa respuesta solo puede contestarla Ud…

(Visited 313 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Licenciada en Estudios Ambientales. Amante de la naturaleza. Trabajando por un mundo adaptado al cambio climático.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Si usted, apreciado lector, es amante del buen vino y de(...)

3

[caption id="attachment_18348" align="aligncenter" width="640"] Gustavo Petro - foto EL TIEMPO[/caption] Intentamos(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar