Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog



El protagonista de esta novela es un biólogo y el narrador lo llama tal cual, el biólogo. El biólogo parece provenir de un cuento anterior de Juan Cárdenas, el de “Melodía sentimental” (incluido en Carreras delictivas, 2008). El biólogo encarna el costumbrismo globalizado de nuestros tiempos: un muchacho nacido y criado en una ciudad de provincia que ha pasado mucho tiempo en Europa (estudiando, se supone) y que al volver a su ciudad natal, cuya mancha urbana ya se ha extendido por potreros y descampados, hace amistad con dealers y freaks.

El biólogo se asegura de entonar el acento local al merodear por el centro. Supone que, para los lugareños, él no sonará como un extraño. Pero él mismo advierte que, cabalgando en su acento local, hay una mezcla de otros acentos y de varios léxicos. El biólogo ha aplicado en Europa el darwinismo social o lingüístico para sobrevivir: la asimilación o imitación de acentos o léxicos. Pues si no se asimila o imita el rudo acento de la Península Maternal, por ejemplo, el biólogo o escritor latinoamericano no pasa de ser otro “sudaco” en Madrid.

No se puede ser auténticamente americano si uno no es a la vez naturalista, le decía un tío. El biólogo quiere explorar las pasifloras y también la historia de los jesuitas naturalistas. Sólo que el biólogo ya no tiene ni quiere horas de estudio. Éstas se le escapan como agua entre los dedos al tratar tanto con el dealer como con la mesera del bar; con el fantasma de un hermano pequeño como con las alumnas de un colegio de monjas.

Los valores positivos del Primer Mundo, la dignificación de la vida colectiva y el perfeccionamiento de la especie (¿darwinismo?), contrastan con la pereza y la falta de civismo de aquella ciudad tercermundista, colonial y mezquina. Pero eso ya no le importa mucho al biólogo. Pues, en el fondo, él celebra en aquella ciudad andina la ausencia de los aspectos negativos del Primer Mundo: que ya no haya la terrible tensión racial, el prejuicio de origen (Blot und Boden), el orgullo imperialista, la moralidad puritana.

El diablo de las provincias, en su costumbrismo globalizado, se une aunque no lo persiga (y aunque no alcance aún tales alturas) a una tradición de escritores europeizados, es decir, auténticamente americanos, tales Álvaro Mutis (la saga de Maqroll el gaviero),  Alejandro Rossi (La fábula de las regiones), Sarmiento (Recuerdos de provincia), cuyo propósito es la (des) configuración política de un orden diabólico, el del centralismo y el intracolonialismo latinoamericano.

(Visited 89 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Dr. Profesor-investigador universitario, autor de algunos libros sobre crítica e historia literaria y de las ideas. E-mail: spineda@colmex.mx Imagen: pintura de Yolanda Pineda

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si lo pensamos bien, el Mundial de Qatar ha generado una(...)

2

"Hace unos días un amigo me invitó a una cena en(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar