Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog



En 2019, un año antes de la pandemia, Daniel Rodríguez Barrón publicó Retrato de mi madre con perros, una novela breve en la  que describe a la gente con cubrebocas y guantes de látex, “hurgando como ratones en su teléfono”. El Gobierno ha decretado una peste, “un virus cuyo nombre era una combinación de letras y números, casi un password que los ciudadanos repetían como un mantra hipnótico y los mantenía como rehenes de sí mismos”. Por poco da Rodríguez Barrón con el nombre exacto poco antes de la declaración de alarma de la OMS (Covid-19). Ha sido un buen lugar común entre ciertos escritores de la Ciudad de México, dada la monstruosidad de semejante megalópolis, plantear escenarios postapocalípticos. Monsiváis hablaba coquetamente de Apocalipstick.

La insistencia en la comunicación con los muertos por parte del protagonista narrador de Retrato de mi madre con perros no debería parecer extraña para nadie inmerso en la tradición literaria ni en el estudio de los medios. El telégrafo inalámbrico es un correlato de la tabla ouija. El cine es la condición de la guerra moderna, del simulacro bélico y hasta del psicoanálisis.

La novela de Rodríguez Barrón comienza con un ataque de pánico que el protagonista sufre en una sala de cine. Al igual que un disparo o un bombazo el cine desata una sorpresa psicológica. El cine prepara al protagonista para la “nueva normalidad” en donde ya hay drones vigilando a la gente que trabaja arduamente en sus celulares. Estos también vigilan el lenguaje políticamente correcto, es decir, prohíben cualquier “clase de discriminación por edad, sexo u orientación sexual”, so pena de un shitstorm en las redes sociales. El presidente se aparece en la pantalla del celular de cada ciudadano y ya es un holograma disfrazado de héroes patrios que regaña hasta por un mal pensamiento.

Ya no hay proletariado ni burguesía. Ha aparecido una nueva clase social controlada por simulacros y empleada por la Gran Inteligencia Artificial. Rige una filosofía posthumanista. Para el protagonista narrador, el ser humano es un puñado de nervios y excreciones que revienta todo el día y toda la noche fabricando mierda, sangre, semen y lágrimas. El cuerpo humano es una máquina de procesamiento de datos. Un medio al servicio de otros medios. En la nueva ontología, el ser humano ya no es ser para la muerte (Heidegger). Es ser para la tecnología (Kittler). La posverdad no es sino la autoridad.  Auctoritas non veritas facit legem (Hobbes). “– Estás infectado. – La peste no existe, es un invento. – En todo caso, hay que cuidarse”, se pregunta y se responde a sí mismo el esquizofrénico protagonista-narrador.

Por las menciones a Edipo y a Yocasta esta novela también rinde un pequeño homenaje a la tragedia griega. No se olvide que la tragedia griega honra la libertad humana de antemano derrotada por la fuerza superior del destino. Pero la derrota del hombre cristaliza su libertad, su lúcida compulsión a obrar polémicamente, lo cual determina la sustancia de su yo (Schelling, Philosophische Briefe über Dogmatismus und Kritizismus, 1795, citado por Steiner, Antígona, 1984).

(Visited 447 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Dr. Profesor-investigador universitario, autor de algunos libros sobre crítica e historia literaria y de las ideas. E-mail: spineda@colmex.mx Imagen: pintura de Yolanda Pineda

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si lo pensamos bien, el Mundial de Qatar ha generado una(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

"Hace unos días un amigo me invitó a una cena en(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar