Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En medio de la gran cantidad de transeúntes están dos seres distintos que son uno a la vez: Isabela y Alejandro. Isabela, un poco mayor que Alejandro, daba su vida por él, en él había encontrado un amor intenso que bajaba de las estrellas e incrementaba la llama de la pasión, pues no solo eran pareja, novios y compañeros, eran amantes: en las noches dejaban de lado el rigor que la sociedad impone para dejarse llevar por sus sentimientos, aquellos que muchas veces los llevaban hasta sus límites.

Por lo general, los encuentros amorosos eran recurrentes, pero con el tiempo no fueron suficientes para suplir los mundos opuestos en los que vivían y los problemas se convirtieron en una sombra de su relación  y en el talón de Aquiles que marcó el inicio del fin.

Esa noche, Isabela y Alejandro esperaban el tren que los llevaría  una vez más a reencontrarse bajo la penumbra, pero esta vez algo era diferente, la espera era más larga que la última vez, el cielo más oscuro y el frío calaba sus huesos. Sin embargo, esto no fue un impedimento para que ellos se fijaran en las personas que pasaban a su alrededor, entre estas había una pareja, en la que el hombre era robusto, alto, con una mirada amarga y con cerca de 50 años. La mujer tenía aproximadamente 45 años, delgada, pelo recogido, abrigo cachemir; ella parecía afligida y sus hermosos ojos negros como el ébano, reflejaban tristeza, desconsuelo y melancolía.

Shutterstock

Detrás de la pareja se bajaron los demás pasajeros, uno tras otro, con tanta prisa, que hacían del lugar más recurrente el más solitario a la vez. Pasaban los minutos y ante el retraso,  en el intercomunicador de la estación se escuchó: “Señores pasajeros, nos disculpamos con ustedes ante la tardanza del tren B504, debido a inconvenientes presentados por uno de los móviles”. Al escuchar tal situación, Isabela y Alejandro optaron por esperar mientras el impasse era solucionado, así que siguieron observando detenidamente a las parejas que pasaban frente a ellos.

Un par de jóvenes que parecían de su edad pasaron enfrente, iban cogidos de la mano, ella no dejaba de sonreír, era como si estuviera en una antigua calle parisina rodeada de girasoles en primavera, en la que los balcones de las casas estaban abiertos y el aire movía las cortinas, al tiempo que se transportaba el olor de las flores, junto con la fragancia dulce del amor y la pasión, tras el beso que le dio su amado.

Ambos jóvenes parecían muy felices, sus miradas no dejaban de encontrarse, parecían haber construido su propio mundo, en el cual el tiempo y el espacio eran suyos, maleables a su disposición, podían detenerlo o pasar los malos momentos de forma tan rápida que ninguno de los dos notaba el error del otro. O más bien, siguiendo las percepciones de Isabela, la unión y el compromiso de ambos les permitirían solucionar sus problemas.

Isabela y Alejandro seguían esperando en la estación del tren mientras pasaron dos realidades frente a ellos, ante estas, Isabela recordó que hace unos meses su relación era lo que había soñado: bellas tardes con Alejandro en las que miraban el paisaje uno junto al otro, largas tertulias hasta el amanecer, preguntas por el mundo sin cesar, cuestionamientos a la esencia del humano, notas de amor, libros compartidos, mensajes inapropiados y declaraciones de amor.

Todo esto había desaparecido y aunque estuvieran allí, ya no era lo mismo, las peleas eran recurrentes, los malos entendidos no se hacían esperar y empezaba a aparecer cierto desapego del uno por el otro. Isabela, al darse cuenta de ello, abrazó a Alejandro y lo besó como la primera vez, un beso que despertó en ellos algo que habían olvidado, aquella pasión y atracción que había quedado atrás.

shutterstock

Alejandro la tomó en sus brazos, besó su cara mojada por sus lágrimas y le prometió que las cosas serían como antes, él le dijo que haría lo que fuera por estar con ella, a lo que Isabela respondió que ella lo amaba con su alma y daría lo que fuera por él, que estaría junto a él siempre sin importar lo que sucediera.

Transcurrieron cerca de 40 minutos hasta que el tren llegó. Ambos subieron dispuestos a reconocerse nuevamente y recordar lo que los unió, para olvidar los momentos amargos que habían opacado su relación, pues el amor y los buenos momentos eran más importantes que los errores, y juntos lo superarían y volverían a ver en sus ojos el reflejo del otro, aquel con quien habían compartido gran parte de su vida, junto con los sueños y momentos en los que el otro lo necesitaba. Sus preocupaciones y logros eran los mismos y ambos serían los ojos, oídos y piernas, así como el farol que guiaba al otro en su camino.

Al llegar a casa de Alejandro, el perdón surgió, las lágrimas mojaron sus rostros y la noche les permitió ahogar aquel sentimiento de dolor.

Los días pasaron y las dificultades aparecieron nuevamente, no obstante, esta vez Alejandro decidió terminar la relación y no regresar jamás. Isabela, muy afligida, intentó retomar su vida. No le fue fácil, pues se encontraba frecuentemente con su expareja, lo cual hacía más difícil su situación. Por esto, decidió alejarse un tiempo, dedicarse a su carrera y hacer el viaje que siempre había soñado.

**Gracias a una lectora.

*Fotos Shutterstock

* Condolezza quiere ser tu amiga, escríbele y cuenta tu historia a  condolezzacuenta@hotmail.com  Twitter: @condolezzasol.   Todas las historias serán revisadas y corregidas para ser publicadas. Se reservarán los nombres reales, si lo deseas.  

 

(Visited 613 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Condolezza Solitaria, busca historias de solitarios para compartir los textos literarios, (reales o ficticios) y por que no, una historia de amor que nos haya dejado un recuerdo. Estar solos no es malo, es una cualidad que nos da fortaleza para afrontar la vida de buena manera y que los lectores se olviden un momento de lo que está ocurriendo en el mundo mientras está leyendo este blog literario.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    No es un adiós, es un hasta luego

    Queridos lectores: en estos cuatro años eltiempo.com me dio la oportunidad de soñar con ustedes, me di cuenta de(...)

  • Bogotá

    Ineludible e imprescindible: ¿Blanca o Negra?

    Solamente intento ser honesto conmigo mismo, por lo que manifiesto públicamente que soy débil y me es imposible tomar(...)

  • Bogotá

    Desarmar el molde

    En un mundo lleno de reglas, estándares, tiempos, expectativas, decidí ser una utopía. El día que decidí hacer una(...)

  • Bogotá

    Relieve de mujer

    Unas palabras dirigidas a las mujeres y para ti madre: Feliz día. País canela a la vista, bajar periscopio,(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

No tengo hijos pequeños pero siempre llegan a mi por redes(...)

2

[caption id="attachment_16558" align="aligncenter" width="800"] Logo FIFA MundiaL Qatar 2022 - Foto(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Historia, en la que las enseñanzas, la fuerza y el amor están presentes sin olvidar que lejos de ser un capricho, no es fácil aceptar que no es suficiente que uno de los dos esté dispuesto a darlo todo y luchar por un sentimiento o una relación, porque para el amor se necesitan dos.

    Además, según la autora y cómo sucede, a pesar de que estaban juntos el abismo entre ambos era inmenso. Así que, cuando ella se retiró la venda de los ojos se dio cuenta que no había porque seguir pues nunca hubo nada, solo falsas esperanzas, discusiones, errores, malentendidos, dolor, desconfianza, engaños y maltrato. Y tras un extenso túnel en el que ella debió caminar sin guía, descalza, sola y sin sentido, decidió que no tenia porque permitir que él la hiriera, era hora de cerrar el capítulo, que pudo haber sido un gran recuerdo, pero por el contrario es uno de los que quisieras borrar para siempre…. pero no es posible, sacar de ella todo lo que sucedió.

  2. Que extraña paradoja es el amor..!!!!!!…tan lejos y tan cerca…….adornado por los caprichos personales, pero dispuesto a sobrevivir a las contingencias del mundo moderno, y ser perenne en el tiempo y el espacio…
    Extrañas coincidencias se presentan….muchas opacadas por ambiguedades sutiles que dan al traste con este noble sentimiento!!!…

    Saludo cordial a la Autora.!!!

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar