Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

 

 

 

Condolezza  les envía un saludo a todos, les informa que se ausentará en el mes de agosto. Esperen nuevas historias en el mes de septiembre cada 15 días.Foto de Shutterstock

Soy trabajador, responsable, divertido. Quiero conocer mujeres solteras para amistad o para un romance si se presenta el momento. Soy soltero, con hijos. Me gusta el deporte, viajar y disfrutar de la naturaleza. Con esta descripción me gané una persona hermosa.

Llegué de un paseo con unos amigos y me encontré en la ciudad que creí conocer. Todos mis amigos estaban contentos con sus parejas y yo que pensaba que era feliz siendo soltero. Estuve casado, tengo dos hijos que actualmente viven con su mamá, ella se volvió a casar y yo sigo ahí en busca de un gran amor.  Trabajo en mecánica, este oficio me quita todo el día. Y cuando llego a mi hogar de soltero, quisiera tener a alguien a mi lado. Una mujer que me comprenda y que esté ahí cuando llego por las noches. Por eso me conecto a mi página amiga, donde busco y busco perfiles y no encuentro alguien que encierre las características de mi gran amor. Pensé que nunca lo iba a lograr, duré más de dos años en este proceso, donde conocí a muchas mujeres que buscaban un hombre por interés, por su dinero o sus pertenencias. Pero la vida me cambió en un fin de semana.  A las siete de la noche me conecté con una mujer muy sencilla que buscaba compañía.

Ese día tenía el computador prendido porque me encontraba revisando los datos de una máquina;  en ese momento, timbró mi página para un mensaje, era ella; una mujer espectacular.

“Hola me llamo Erika, te escribo porque quiero saber si quieres tener una amiga y conocernos para ver si podemos tener alguna relación. Si no me devuelves la respuesta, yo sabré entender”.

Estuve mirando ese mensaje y no me decidía, pues las anteriores mujeres me habían decepcionado y no quería sentir nuevamente ese sentimiento de inferioridad ante ellas.

─¿Qué puede estar pasando en mí?, quizás sí lo sé, pero no lo quiero demostrar, quiero ser un hombre como cualquiera que llame la atención de una mujer. A las mujeres les gusta que los hombres las cortejen y ese debe ser mi error.

Seguí mirando el mensaje por unos minutos y lo borré. Seguí trabajando en mi máquina y me concentré en esa labor.

Al día siguiente, me conecté nuevamente y me encontré con muchos mensajes de varias personas, pero había uno que me hizo decidir porque decía: “Si quieres estar siempre acompañado y llenar tu vida con una razón, esta es tu oportunidad. No soy hombre, no soy mujer, tú decides que quieres tener. Llámame (este es mi teléfono) o escribe y di: Quiero.

Shutterstock

Así fue como me involucré en un mundo nunca visto. Le escribí: “Quiero”. A lo que esa persona me contestó: “Al fin decides”.

Nos conectamos al chat y conversamos por más de dos horas. Esa persona fue espectacular, tenía todas las respuestas que yo necesitaba para decidir si me  quedaba con esa nueva amistad. Pero el corazón lo engaña a uno cuando está indeciso:

─¿Por qué no nos vemos este fin de semana y vamos a dar una vuelta?

Y me responde: ─“¡Claro, vamos!, ¿a dónde?

─Podemos ir a las montañas y divertirnos viendo la ciudad. ¿Te parece?

─Sí, perfecto.

Llegó el fin de semana y me alisté para encontrarme con esa persona que tanto me tenía emocionado por el encanto de sus palabras en sus mensajes. Salí a buscar algo que me llenara la vida, iba en búsqueda de la felicidad, mis pensamientos iban y venían hasta que me encontré con esa persona. Nos vimos cara a cara, una persona muy bella, tanto en detalles como en su físico. Salimos hacia las montañas y caminamos mucho, hablamos de nosotros, reíamos de cada locura que se nos ocurría.

Nos besamos porque el encanto fue de los dos. Nos gustamos desde el primer momento. El día transcurrió y no nos dimos cuenta en qué momento terminó. Se oscureció y nos perdimos, no supimos en qué momento escogimos otro camino. Íbamos felices besándonos, sin preocuparnos del problema en que nos habíamos metido. No había nadie a quién preguntarle, tan solo varios caminos de los que debíamos decidir cuál tomar. Toda la noche estuvimos caminando y por ratos descansábamos acostándonos en el pasto. Abrazos y besos: éramos dos enamorados felices.

En un momento, no sé todavía en qué pensé, pero cuando desperté ya era de día, miré a todos lados y vi a la persona con la que estuve toda la noche. La miré de pies a cabeza: hermosa, un cuerpo nunca imaginado. Fue en ese momento cuando se despertó y dio media vuelta hacia mí: no era una mujer, pero tampoco era un hombre como me lo dijo en el mensaje.

** Fotos de Shutterstock

* Condolezza quiere ser tu amiga, escríbele y cuenta tu historia a  condolezzacuenta@hotmail.com  Twitter: @condolezzasol.   Todas las historias serán revisadas y corregidas para ser publicadas. Se reservarán los nombres reales, si lo deseas.  

(Visited 2.657 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Condolezza Solitaria, busca historias de solitarios para compartir los textos literarios, (reales o ficticios) y por que no, una historia de amor que nos haya dejado un recuerdo. Estar solos no es malo, es una cualidad que nos da fortaleza para afrontar la vida de buena manera y que los lectores se olviden un momento de lo que está ocurriendo en el mundo mientras está leyendo este blog literario.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    No es un adiós, es un hasta luego

    Queridos lectores: en estos cuatro años eltiempo.com me dio la oportunidad de soñar con ustedes, me di cuenta de(...)

  • Bogotá

    Ineludible e imprescindible: ¿Blanca o Negra?

    Solamente intento ser honesto conmigo mismo, por lo que manifiesto públicamente que soy débil y me es imposible tomar(...)

  • Bogotá

    Desarmar el molde

    En un mundo lleno de reglas, estándares, tiempos, expectativas, decidí ser una utopía. El día que decidí hacer una(...)

  • Bogotá

    Relieve de mujer

    Unas palabras dirigidas a las mujeres y para ti madre: Feliz día. País canela a la vista, bajar periscopio,(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Si usted, apreciado lector, es amante del buen vino y de(...)

3

[caption id="attachment_18348" align="aligncenter" width="640"] Gustavo Petro - foto EL TIEMPO[/caption] Intentamos(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Gran historia de nuestra apreciada autora….nos describe una situacion hipotetica que nos podria tocar a cualquiera de nosotros……con un poco de misterio e intriga nos relata la historia que parece una fantasia; pero puede comprobar que estamos dispuestos a negociar nuestros intereses personales, por tan solo un poco de afecto…asumiendo riesgos; que nos pueden proporcionar una divertida sorpresa…
    Cordial saludo.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar