Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Soy un español casado con una colombiana desde el 7 de marzo de 2013.  Mi historia comienza así:
pareja novio1

Mi nombre es Javier, el de mi esposa es Ludy. Soy asturiano y ella ocañera. Un día de febrero de 2012, cuando me encontraba en el chat de ‘Amor en línea’ y haciendo las labores de mi casa, escuché la campanita del chat, lo que significaba que una chica me estaba llamando para charlar. Me acerqué al ordenador y sí, allí tenía la llamada de una chica sin foto y con un ‘nickname’. Entré y acepté su llamada. Al instante nos pusimos a charlar, nos dimos nuestros nombres y nos preguntamos por nuestro estado civil.  Ella es viuda y yo estoy divorciado hace más de 10 años;  ella lleva viuda siete y tiene tres hijos: dos varones y una niña; yo tengo dos hijos: un varón y una chica.

Seguimos charlando y en mi interior sentía que esa mujer podría ser lo que buscaba, por lo que le pedí que me enviara una foto al correo o, si quería, que nos conociésemos por el MSN. Ella ya sabía cómo era yo por la foto en la página antes nombrada, entonces ella aceptó mi propuesta y por nuestros ‘e-mails’ conseguimos entablar conversación por MSN Messenger.manos

¡Qué sorpresa me llevé! Era tan linda y tan risueña, no paraba de reírse. Su edad no parecía lo que me había dicho (48 años, yo tengo 58). No dudé ni un instante, el señor Dios me la había puesto en el camino. Me dije: “Esta chica será para mí”, y me empeñé en ello desde el mismo momento. 

Pensé: “¡Esta mujer ha de tener muchos pretendientes!”. Después supe que así era, pero ella después me contó que ninguno fue tan atrevido como yo (jajajaja).

Los días pasaron y la relación era una realidad, así que preparé mis vacaciones para viajar a Colombia y conocernos en persona.  Eso lo realicé después de siete meses.  El año anterior había viajado por primera vez al continente suramericano. Estuve en Santa Marta, así que el miedo escénico ya no lo tenía.

Entonces, me apresuré a realizar el viaje y a conocer a la persona que más adelante sería mi esposa. Viajé un 6 de septiembre de Asturias a Bucaramanga, donde ella y su hija menor me esperaban. Un encuentro maravilloso, todo fue estupendo, tenía la mujer de mi vida frente a mí. Fina, muy fina; sonriente, todo alegría; una mujer tan cariñosa que si no estaba ya prendado (enamorado) por ella, fue allí cuando lo afirmé. Yo le había propuesto matrimonio por internet, pero ella quería que nos viésemos en persona, por lo que nos prometimos nuevamente en su casa de Ocaña.

El mes y medio que estuve con ella fue como estar en otro mundo, ¡no, mejor dicho! (jajajaja). Las mujeres colombianas son tan diferentes a las europeas y sobre todo a las españolas, que cualquier hombre se enamora de ellas, son tan exquisitas, tan dulces y sobre todo de un gran corazón.  No comprendo por qué los colombianos pasan tantas penurias… Tantos guerrilleros teniendo estas esposas y madres tan buenas y trabajadoras.

Al año siguiente, ya con todos los papeles necesarios en regla, regresé y nos casamos el 7 de marzo de 2013. Por mi trabajo en España en ese tiempo solo pude viajar dos veces para estar juntos, pero es tan fuerte nuestro amor que sigue creciendo día a día y no importaba que estuviésemos separados, ya que nuestra relación era la ventana del Skype. Nuestra dicha llegó el 15 de marzo, cuando tomé un  vuelo para reunirme con ella, esta vez, definitivamente. Dado que yo, con 60 años, estoy jubilado, después de 41 años trabajando merezco tener un poco de felicidad junto a mi esposa, Ludy.

Ahora viviremos en Bogotá, nuestro hijo Julián de 23 años es ingeniero de sistemas y ya tiene su trabajo allí; queremos estar con él y ayudarle a comenzar su carrera lo mejor posible, así como a los otros dos hijos.

A veces pienso que nuestro encuentro es de película. ¡Viva internet!, está haciendo a mucha gente feliz.  tel

Encantado de haberles contado mi historia, que es la historia de muchos más. ¡Chao y saludos fraternales!

** Gracias a un lector

Cuenta tus experiencias aquí:

* Condolezza quiere ser tu amiga, escríbele y cuenta tu historia a  condolezzacuenta@hotmail.com  Twitter: @condolezzasol.   Todas las historias serán revisadas y corregidas para ser publicadas.  Se reservarán los nombres reales, si lo deseas.  

Fotos 123rf.

(Visited 4.297 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Condolezza Solitaria, busca historias de solitarios para compartir los textos literarios, (reales o ficticios) y por que no, una historia de amor que nos haya dejado un recuerdo. Estar solos no es malo, es una cualidad que nos da fortaleza para afrontar la vida de buena manera y que los lectores se olviden un momento de lo que está ocurriendo en el mundo mientras está leyendo este blog literario.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    No es un adiós, es un hasta luego

    Queridos lectores: en estos cuatro años eltiempo.com me dio la oportunidad de soñar con ustedes, me di cuenta de(...)

  • Bogotá

    Ineludible e imprescindible: ¿Blanca o Negra?

    Solamente intento ser honesto conmigo mismo, por lo que manifiesto públicamente que soy débil y me es imposible tomar(...)

  • Bogotá

    Desarmar el molde

    En un mundo lleno de reglas, estándares, tiempos, expectativas, decidí ser una utopía. El día que decidí hacer una(...)

  • Bogotá

    Relieve de mujer

    Unas palabras dirigidas a las mujeres y para ti madre: Feliz día. País canela a la vista, bajar periscopio,(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Canadá es uno de los mejores países en calidad de vida,(...)

3

Limpiar ventanas de departamentos por fuera puede parecer un poco difícil(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Bueno, otra historia con final feliz!!!!!
    Lo cual indica que el ciberamor..si funciona!!! en la mayoría de los casos.
    La irrupción de la tecnología en todos los ambitos nos permite acceder a muchas opciones, entre ella la posibilidad de entablar amistad con personas ubicadas en cualquier lugar del mundo….y es una realidad…la globalización del amor tambien tiene su vigor con la red de redes…..y para los que somos solitarios, nos permite encontrar diversas opciones, para llegar a un final feliz, como el de la historia relatada por la autora.
    He notado con cierta curiosidad, que en cuestiones de ciberamor, “no somos profetas en nuestra tierra”..!!!!
    El recurso femenino; es muy solicitado en el exterior, así como el recurso masculino tiene mucha acogida en otras latitudes…….ya no se recurre al mercado local para buscar pareja, preferimos practicar “otros idiomas”…..
    Un saludo especial a la autora.

  2. Como me alegro!! La felicidad llega después de la tormenta, la espera y con humildad. Yo también tengo la fortuna de haber conocido a mi esposo norteamericano hace 4 años (estamos casados hace 3 años y medio) a través de otra página web, “Colombian Cupid”. Él tiene 52 y yo 49, ambos con experiencias previas e hijos. Después de haber conocido, he visto en la página mucho “sapo”, finalmente apareció mi príncipe. Soy inmensamente feliz, y debo agregar, que para obtener lo que se quiere se necesita paciencia, perseverancia y mucho amor propio. “La constancia vence lo que la dicha no alcanza”. Les deseo a todos la misma paz, entendimiento y amor al del escritor de esta historia (y del mío propio). Somos afortunados de tener hoy en día nuestro (a) compañero (a) , socio (a), cómplice, amante, mejor amigo (a) y esposo (a).

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar