Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En estos días de fiestas veía a mi sobrino de 7 años sentado en su silla y más pegado a su celular de lo normal. Me acerqué a él mientras estaba viendo un video y le dije: Felipe, ¿sabes que significa la palabra esclavo?, por un momento dejó su celular y me miró a los ojos, luego de un largo silencio me dijo: No. Le volví a preguntar: ¿estás seguro Felipe? ¿No sabes el significado? Él me miraba atentamente, serio. Le dije: Mira, un esclavo es… De repente me interrumpió y me dijo: Sí, sí, yo sé qué significa, un esclavo es aquel que hace todo lo que le diga otra persona, y no puede hacer más nada si no eso. Le dije, sí, tienes razón, él sabía a dónde me dirigía.

Le empecé a mostrar imágenes de esclavos desde mi celular, mientras él miraba con atención, le dije: Felipe, ¿te quieres parecer a uno de estos esclavos que ves aquí? Me miraba y con la cabeza me decía que no. Le empecé a mostrar otras imágenes de esclavos al celular y las miraba con seriedad, pero con sorpresa al mismo tiempo, luego de que le mostré varias imágenes bastante simbólicas de personas siendo esclavos al celular, le pregunté de nuevo si deseaba ser como uno de ellos. Con su seriedad se quedó mirando, regresó a su silla donde estaba el celular, lo tomó, y antes de concentrarse de nuevo en el video que estaba viendo me miró a los ojos y me dijo: Algunos esclavos son felices, y siguió viendo su video.

Nunca he querido ser el tío sermoneador y santurrón, espero que nunca lo sea, pero lo que le decía a Felipe, aunque se lo decía con sinceridad, también me lo decía a mí mismo. Solemos subestimar la influencia de las tecnologías en nosotros para hacernos adictos y cambiar completamente nuestro estilo de vida.

Adam Alter es profesor asociado de marketing en la Escuela de Negocios de la Universidad de New York. En su libro más reciente, Irresistible: El ascenso de las tecnologías adictivas y el negocio de mantenernos enganchados, explica en detalle este fenómeno relativamente nuevo. Él lo define de manera general como “comportamientos adictivos”, contrastándolo con el viejo y común concepto de las adicciones a sustancias como el alcohol, la cocaína o la heroína. Los comportamientos adictivos pueden estar relacionados no solo con las nuevas tecnologías, sino también con el trabajo o el ejercicio; en este artículo me enfocaré en las nuevas tecnologías.

Un dato interesante es que la palabra “adicto” viene del latín addictus, que quiere decir “adjudicado” o “heredado”. Después de una guerra, los romanos hacían una “subasta” donde regalaban esclavos a los soldados que peleaban bien. Esos esclavos eran conocidos como addictus.

El autor explica que para que una aplicación de celular o un videojuego sea adictivo tiene que tener seis ingredientes claves: metas cautivantes que estén fuera de nuestro alcance; irresistible e impredecible retroalimentación positiva; sensación de progreso y mejora incremental; retos que se convierten lentamente más difíciles a medida que pasa el tiempo; tensiones sin resolver que demanden una solución; y fuertes conexiones sociales.

Aplicaciones como Instagram o Twitter, o juegos como League of Legends o World of Warcraft, explica Alter, no están diseñados al azar; los desarrolladores e ingenieros detrás de estas aplicaciones y videojuegos saben las reglas y los patrones para hacerlas más adictivas y, a partir de la experimentación, las perfeccionan para que cada vez sean más cautivantes; saben que más tiempo en pantalla significa más ganancias.

Muchas de estas aplicaciones satisfacen necesidades básicas que tenemos como seres humanos; sentirse en una gran aventura en un mundo peligroso con amigos que te acompañen, como en los juegos online, o la sensación de afirmación social y aceptación que dan los likes o las compartidas. Esta es una de las razones por las que son tan adictivas. El problema está cuando descuidamos relaciones cara a cara y significativas por la interacción social online. Por novedosa y atrayente que pueda ser, las relaciones sociales online no tienen comparación con relaciones en la vida real, pero en un mundo tan tecnológico cada vez nos es más difícil encontrar las diferencias.

Para que un comportamiento sea adictivo tiene que satisfacer alguna necesidad básica descuidada o en problemas; debemos relacionar el comportamiento específico con un resultado que nos parezca placentero; que minimice un estado profundo de estrés o vacío existencial. Cuando nuestro cerebro crea esta relación, y como consecuencia repetimos el comportamiento para sentir de nuevo la experiencia placentera, se crea una adicción.

¿Tu tiempo en las redes o en alguna aplicación te “libera” o suaviza algún sentimiento profundo de tristeza o ansiedad? Ten cuidado. El autor asegura que se debe minimizar lo máximo el uso de nuevas tecnologías a niños; ellos son más vulnerables debido a su incapacidad de autocontrol, mucho más común en adultos. Pero lo mismo nos puede pasar a nosotros si no analizamos nuestra forma de usarlas.

¿Qué les parece si en este nuevo año nos proponemos a usar menos estas tecnologías o por lo menos a utilizarlas de una manera más sana? ¿Qué les parece si le damos un énfasis superior a las relaciones cara a cara que a las relaciones online? Para muchos de nosotros será difícil, pero pensando a largo plazo los beneficios podrían ser muy buenos.

¿Algunos esclavos son felices? No sabría decirlo, pero lo cierto es que, aunque las adicciones traigan cierta felicidad a corto plazo, a largo solo traen tristeza y confusión.

Por: Juan Sebastián Ruiz

(Visited 993 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Huesos Vivos es una hoja escrita por muchas plumas que intentan exponer sus ideas y paradigmas. No solo pone en perspectiva asuntos de la vida cotidiana, sino que retrata alternativas y caminos. La Biblia es nuestro punto de enfoque.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Cultura

    La amenaza del cristianismo

    Según el ministerio Puertas Abiertas, los cristianos son el grupo religioso más perseguido del mundo. El número de cristianos(...)

  • Cultura

    Una crítica a la 'batalla cultural'

    La “batalla cultural” se ha vuelto un monstruo difícil de controlar, una batalla que tiene muy poco que ver(...)

  • Sin categoría

    Una cruel fascinación

    Escribo sobre este tema debido a una traumática experiencia que viví hace un par de semanas atrás. El cuerpo(...)

  • Vida

    ¿Cómo entender el apocalipsis?

    El  último eclipse total de sol parecía la señal perfecta de los últimos tiempos. El acontecimiento tuvo lugar el(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Viajar desde Australia hasta Colombia implica literalmente cruzar medio mundo. Esta(...)

2

OPINIÓN   Hay cosas que las personas comunes y corrientes no(...)

3

Cuando ponemos en el buscador la palabra Resiliencia, resulta en común(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Es cierto que tenemos que buscar una forma mas sana de relacionamiento y de esparcimiento que pasar horas metidos en el ciberespacio. Pero no se convierta usted en el tio mamon y canson, que sea su ejemplo el que eduque. Recuerdo que cuando estaba en la infancia ,un tio se la pasaba vaciandome cada vez que veía tiras cómicas o dibujos animados. Despues de algunas décadas le dije que por que me hostigaba con eso y decia que vio mucho potencial en mi para que desperdiciara mi tiempo en eso, aunque el hoy se la pasa en YouTube.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar