Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Fotografía tomada de Pixabay

Fotografía tomada de Pixabay

Cuando acabé de leer la historia de Richard Wumbrand pensé: ¡Este sujeto está loco o es un héroe sin medallas! Porque definitivamente amar a los enemigos constituye un acto de verdadero heroísmo o una completa locura.

La muerte del padre de Richard en los años más tempranos de su infancia supuso un giro inesperado para su familia; como suele decirse: tuvo que convertirse en un hombre, cuando apenas comenzaba a entender el significado de la niñez. Afortunadamente encontró un trabajo como corredor de la bolsa en Bucarest donde alcanzó cierta prosperidad económica. Poco después conoció a Sabina, su futura esposa. Contrajo tuberculosis. El tratamiento imponía que se fuera a las montañas, así que se despidió de su esposa con un beso, pero sin mucha fe.

La recuperación fue inesperada. El doctor del sanatorio le sugirió que escogiera uno de los 12.000 pueblitos esparcidos en los montes Cárpatos para comprobar que su mejoría fuera completa. Richard escogió Noua donde conoció a Christian, un anciano que en sus ratos libres tenía el encargo de llevarle alimentos y ocuparse de sus necesidades más elementales. Este, en cierta ocasión, le confesó al joven rumano que había estado orando por la conversión de un judío al cristianismo. Su llegada al pueblo no era casual. Richard no sabía qué pensar. Si Cristo era real, ese viejito atento parecía conocerlo en persona. 

Así iniciaría su peregrinaje del amor.

La primera persona en oponerse a las inquietudes religiosas de Richard fue su esposa. Pero no  se resistió al ver los cambios radicales en su marido. Entonces vinieron otras represalias. Esta vez de la comunidad judía, pues podían tolerar una fe silenciosa más no ese desenfreno. Por primera vez visitaba la prisión, y no sería la última, siempre por el mismo supuesto delito de compartir con sus hermanos y con el mundo su admiración por otro judío llamado Yeshua, Cristo. La visita fue corta, pero en el futuro sus enemigos no serían tan benévolos ni con él ni con su recién descubierto cristianismo.

En 1940 Rumanía se aliaba a las fuerzas del eje, lideradas por la Alemania Nacional-Socialista; esto trajo consigo que la actitud de los rumanos hacia los judíos cambiara. Saquearon sus negocios. Les cobraron el doble por una ración de alimentos. Los expulsaron de sus casas. Los metieron en prisión. Los enviaron a campos de concentración. Los obligaron a hacer trabajos forzados y los asesinaron solo por el hecho de ser judíos. Por esos días, los Wumbrand, que permanecían bajo vigilancia por sus labores pastorales, tomaron la custodia de cuatro pequeños huérfanos de origen judío que tocaron a su puerta. A pesar de la escasez que se vive en tiempos de guerra, ellos los cuidaron como a Milai, su propio hijo. La comunidad judía exigió que los enviasen a Palestina, lo cual hicieron con profunda desconfianza. Posteriormente se enterarían de que la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) hundiría el barco en que viajaban los pequeños. A pesar de toda la crueldad nazi durante su dominio en Rumanía ninguno permanecería más de 2 semanas en prisión.

En agosto de 1944, Rumanía se aliaba a sus antiguos enemigos, los soviéticos. Para poder salvar su vida, los alemanes debían abandonar el país sin ser capturados. La familia que anteriormente se había arriesgado para salvaguardar a los huérfanos judíos, ahora lo hacía en favor de los alemanes. Muy pocos a su alrededor entendieron su decisión que, además de alocada, era peligrosa. ¿Cómo era posible que protegieran a los mismos que los habían maltratado y metido en prisión? ¿Acaso no sabían que de ser descubiertos podrían perder la custodia de su hijo? Uno de los alemanes que la familia ocultó en la casa los amenazó diciéndoles que si las cosas cambiaban y los alemanes volvían a controlar Rumanía, él no tendría ninguna misericordia con su familia. Aun así, ellos prefirieron obedecer el mandato de Jesús de amar a sus enemigos.

En su libro Torturado por Cristo, el pastor Wumbrand describe no solo sus traumáticos episodios, sino los de muchos cristianos que padecieron junto con él:

A menudo pregunté a nuestros torturadores: “¿No tienen ustedes piedad en sus corazones?” Por lo general respondían con citas de Lenin: “No puedes hacer tortillas sin quebrar los huevos. No puedes cortar la madera sin que vuelen las astillas”. Yo insistía: “Conozco esa cita de Lenin; pero hay una diferencia. La madera no siente nada cuando se le corta, pero ustedes están tratando con seres humanos”. Pero todo era en vano; son materialistas. Para ellos no existe más que la materia; el hombre no es más que madera; o como las cáscaras de huevos. Esta creencia los hace descender a las más increíbles profundidades de crueldad.

Richard Wumbrand es un testigo ocular de lo anterior, pasó 14 años de su vida en las cárceles comunistas. Las torturas dejaron profundas cicatrices en todo su cuerpo. En la parte superior podían contarse 18. Fue secuestrado en plena calle, mientras que su esposa se debatía entre el sufrimiento y la incertidumbre: ¿estará vivo o muerto? Incertidumbre alimentada por los agentes de la Policía Secreta que se hacían pasar por amigos recién liberados que venían a darle el pésame a su esposa con palabras como: Vimos a Richard morir en prisión.

En verdad es alocado amar a los enemigos sobre todo a los que procuran acabar con nuestra vida. Sin embargo, el amor vence y ese mensaje tuvo el poder para conquistar a los perseguidores de Cristo, así como a los de Richard. Con el tiempo no dejará de ser alocado, pero será mucho mayor la heroicidad de Richard Wumbrand, quien pudo testificar y declarar que los cristianos en las prisiones comunistas fueron capaces de amar. Ellos podían amar a Dios y a los hombres, aseguraba.

La relevancia de Richard radica en dos hechos básicos: el primero, que es muy fácil tener enemigos conocidos o desconocidos. (Traducido es: se sobran las personas que sienten mala voluntad hacia uno). El segundo, que es muy común que nuestra respuesta sea la indiferencia, la hostilidad, la venganza o el odio; pero inusualmente optamos por la locura de amar a quien nos daña. Las preguntas con las que tuvo que lidiar él son las mismas con las que tendremos que hacerlo nosotros: ¿quiénes son mis enemigos? ¿me atrevo a amarlos?

 

Por: Lázaro del Valle

El amor vence. Editorial Jucum. Autores Janet y Geoff Benge

Torturados por la causa de Cristo. Autor: Richard Wumbrand

(Visited 354 times, 7 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Huesos Vivos es una hoja escrita por muchas plumas que intentan exponer sus ideas y paradigmas. No solo pone en perspectiva asuntos de la vida cotidiana, sino que retrata alternativas y caminos. La Biblia es nuestro punto de enfoque.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    ¿Te atreves a amar a tus enemigos?

    [caption id="attachment_286" align="alignleft" width="200"] Fotografía tomada de Pixabay[/caption] Cuando acabé de leer la historia de Richard Wumbrand pensé: ¡Este(...)

  • Sin categoría

    Vivir con la guerrilla

    ¡Éntrese, no respondemos por la vida de nadie! Fueron las palabras que nos gritó uno de los soldados que(...)

  • Vida

    Para salvar la democracia

    El fracaso de la antigua democracia griega dejó al mundo sin deseos de volver a intentarlo. O al menos,(...)

  • Vida

    'Algunos esclavos son felices'

    En estos días de fiestas veía a mi sobrino de 7 años sentado en su silla y más pegado(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: Derly Prada Castro, docente de Bienestar Universitario del Politécnico Grancolombiano(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar