Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Esta mañana al mirarme al espejo tuve la extraña sensación de verme más bajito que de costumbre. Intenté buscar en la pared del baño si aún quedaba algún rastro de las marcas de lápiz con las que mi mamá referenciaba  mi crecimiento en la época del colegio para esclarecer mi sospecha, pero no tuve suerte.
Cuando quise recurrir a mi cédula para corroborar mi estatura, recordé que el dato no era de fiar, pues en esa ocasión un funcionario de la Registraduría me mandó a pararme al lado de una puerta y al ojo y sin ningún tipo de referencia me dijo: “de bacán te voy a poner 1.70.”
Aunque los científicos coinciden en que está comprobado que a partir de los 40 años el cuerpo humano comienza a encogerse, me aterroricé con solo pensar que yo podría ser un caso prematuro.
A pesar de que puede que no sea muy alto y siempre he estado conforme con mi estatura, no podía darme el lujo de comenzar a perder unos centímetros de buenas a primeras. Entonces le expresé mi inquietud a mi esposa, quien me dijo que mi problema era psicológico, y tal vez tenga razón.
Pues mientras la globalización y el auge de las comunicaciones han contribuido a achicar las distancias dentro del planeta tierra, los descubrimientos científicos nos revelan que la tierra a duras penas representa un punto insignificante dentro de una galaxia. Y podemos entrar en depresión si encima consideramos que nuestro paso por este microcosmos representa apenas unos instantes en comparación con los pocos años que han pasado y los miles de años que están por venir. Mientras tanto, paradójicamente cuando nos sentamos en una mesa con nuestras personas más cercanas, estamos incomunicados entre nosotros, pues vivimos tan conectados a la aldea global que vivimos desconectados de la cena familiar. Tan cerca pero tan lejos.
Con cada nuevo estudio, podemos dimensionar mejor lo minúsculo que somos, y es apenas normal, pues ¿quién no se siente insignificante al pensar que el planeta tierra es apenas uno más de 17.000 planetas similares que existen en la vía láctea según lo acaba de revelar la misión Kepler de la Nasa? Y aunque parezca mentira, para que una nave espacial llegue a Proxima Centauri la estrella más cercana que sin problema se puede divisar desde la ventana de la casa, tendría que recorrer 24 trillones de millas y tardaría 17.000 años.
En tiempos en que ya el hombre está a punto de poner el primer pie en Marte y que ya se están diseñando biósferas espaciales para astronautas que deben sobrevivir y reproducirse por generaciones para que puedan conquistar nuevos sistemas solares, es apenas natural sentir que el mundo es apenas un hilito del pañuelo.
Tal vez nunca podremos saber nuestro verdadero lugar en el Universo, o tal vez la respuesta la tuvo hace 1.600 años Hipatía, la matemática, filósofa y astrónoma de la Biblioteca de Alejandría que acuciosamente estudió los planetas, pero los fragmentos de sus estudios se hicieron cenizas cuando quemaron la biblioteca hace muchos siglos y hace muchos siglos esas cenizas se las llevó el viento.
En Twitter: @alfrecarbonell
(Visited 108 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Alfredo Carbonell (Barranquilla, 1981) estudió Derecho en la Universidad de los Andes y luego una especialización en Derecho de las telecomunicaciones en la Universidad del Rosario. Hizo un curso de Relato Breve en la Escuela de letras de Madrid. Trabajó en el Ministerio del Interior y ahora trabaja en la Alcaldía de Barranquilla coordinando proyectos sociales.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

LO QUE EMPIEZA MAL, TERMINA MAL. Las reformas han sido la(...)

2

Eric Patrick Clapton: Después de tener una exitosa carrera como integrante(...)

3

El servicio al cliente siempre ha sido un factor crucial en(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar