Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Rutan

Voy a volver a cometer el pecado original de hablar de emprendimiento sin ser un emprendedor consumado, es decir, sin conocimiento de causa. No tengo la experiencia de haber fracasado en una idea de negocio y tampoco me he hecho rico a partir de una idea exitosa. Lo hago porque creo que uno de los conceptos más malentendidos es el emprendimiento, aunque que concepto económico no lo es.

Sin duda, una de las formas de lograr crecimiento económico en las ciudades es promoviendo el emprendimiento. Pero limitar el emprendimiento a la creación de nuevos negocios o startups es una aproximación muy limitada. El emprendimiento tiene que ver con la creación de valor en términos de mercado así que también puede significar el crecimiento de las empresas ya existentes. El emprendimiento tiene que ver con una actitud de vida y una postura al encarar los retos que impone la selva capitalista.

En los territorios en donde existen todas las condiciones para promover y facilitar el emprendimiento en este amplio contexto se habla de que existe un ecosistema. Como cualquier hábitat natural, para que se pueda hablar de un ecosistema de emprendimiento deben existir ciertos elementos. Desde el gobierno es necesario que existan políticas públicas que promuevan el emprendimiento. A pesar de que no se puede legislar un ecosistema, a través de programas e inversiones se deben crear ambientes favorables para que estos se den y sean sostenibles. También es indispensable que exista desde la educación un énfasis uniforme y sistemático en estos temas para los estudiantes emprendedores. Igualmente, el ecosistema debe ser rentable, así que se necesitan mercados y fuentes de financiación. Finalmente, con la suma de estos postulados se puede generar una cultura de emprendimiento en la sociedad.

Pero para no quedarnos atorados con tanta teoría podemos examinar algunos casos en los que se han dado estas condiciones para crear ecosistemas de emprendimiento:

En Boston, desde hace 4 años con el liderazgo del Alcalde Menino, se consolidó un entorno de esta especie enfocado en la innovación en lo que hoy se conoce como el Innovation District. Con este proyecto, la ciudad recuperó un sector industrial deprimido que tenía la única ventaja de encontrarse frente a la bahía y lo convirtió en un flamante entorno de innovación y tecnología. Los desarrolladores inmobiliarios no creían en principio en este proyecto pues solo veían el potencial residencial y comercial para aprovechar el waterfront. Pero el Alcalde logró convencer a empresas farmacéuticas como Vertex, a centros de investigación como el Fraunhofer Center y a Universidades como Babson College para que se movieran a este sector. Con unos preceptos ejemplares de planificación, condiciones favorables de edificabilidad y movilidad se comenzó a revitalizar la zona. Con incentivos y concursos como el Mass Challenge las cuadras se poblaron de inversionistas, aceleradores, incubadores de empresas, laboratorios y centros de investigación. Al cabo de 3 años 200 nuevas empresas se han instalado en esta zona generando 4000 nuevos empleos en un ejemplo de transformación urbana hacia un ecosistema de emprendimiento.

Otro ecosistema maduro adonde podemos resaltar una estrecha relación con la academia, la existencia de ambientes innovadores y apoyos a través de capital semilla es el que existe en Dinamarca. Tan fuerte es el apoyo, que en una región llamada Midjutland, están preocupados porque el exceso de ayuda a emprendedores parece estar socavando la dinámica del mercado. Dinamarca, conocido mundialmente por empresas gigantes como Lego, Vestas y Bang & Olufsen, indiscutiblemente es un país con una economía sólida y políticas claras hacia el emprendimiento. Sin embargo, en esta región andan consternados porque a pesar de que están creando una gran cantidad de startups, las empresas no sobreviven y en el mejor de los casos se estancan. Sienten que las políticas que estimulan la competencia no terminan de calar en una cultura con rezagos de la Ley de Jante que profesa que ningún Danés debe sentirse superior al otro. Así, aparentemente reina el conformismo en donde la ambición de crecer es cercenada por elevados impuestos para equilibrar las cargas. Lo llaman el síndrome de BMW, pues el empresario solo se esfuerza hasta que alcanza el nivel para comprarse uno. ¡Definitivamente que lejos estamos!

Sin embargo, en Colombia aunque escasos, también existen esfuerzos loables para crear ecosistemas de emprendimiento. En Medellín el proyecto Ruta-n se ha consolidado como un distrito tecnológico que promueve la economía del conocimiento y la innovación. En el eje cafetero se destaca el modelo de Manizales Más,  que ha creado en el territorio capacidades para el crecimiento de sus empresas. En Barranquilla, la articulación del gobierno local con la clase empresarial está arrojando  resultados positivos en este sentido. Pero falta mucho más. En primer lugar el país debe invertir cada vez en mayor cantidad y calidad recursos en ciencia, tecnología e innovación. Y en segundo lugar el gobierno debe perder el miedo a apostarle al crecimiento económico a través del emprendimiento basado en el crecimiento de las empresas.

Twitter: @alfrecarbonell

Foto: Ruta-n Medellín

(Visited 416 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Alfredo Carbonell (Barranquilla, 1981) estudió Derecho en la Universidad de los Andes y luego una especialización en Derecho de las Telecomunicaciones en la Universidad del Rosario. Hizo un curso de Relato Breve en la Escuela de Letras de Madrid. Trabajó en el Ministerio del Interior y en la Alcaldía de Barranquilla. Hizo una maestría en Políticas Públicas en UCL (University College London). Trabajó 3 años como Director de Asoportuaria y desde el 2020 trabaja en la Alcaldía de Barranquilla como primero como Secretario Privado y actualmente como Gerente de Desarrollo Social.

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Barranquilla líder de biodiverciudades

    [caption id="attachment_1045" align="alignleft" width="400"] Con algunos miembros de la Red de Biodiverciudades[/caption] En la Asamblea del BID que se(...)

  • Mundo

    Un mundo joven

    Hoy, sin duda alguna, la juventud está siendo cada vez más protagonista del devenir mundial para bien o para(...)

  • Colombia

    ¡A exigir por el Caribe!

      Por muy entusiasmados o despechados que nos encontremos con los resultados de las elecciones, es imperativo dejar atrás(...)

  • Colombia

    Barranquilla Bilingüe

    Una de las transformaciones más importantes que ha tenido Barranquilla en los últimos 14 años ha sido en materia(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Una vez más las candidaturas que otorga la Asociación de Artes(...)

3

A medida que avanza este periodo, se ha mostrado una predilección(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar