Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

Una de las bondades de la virtualidad es la posibilidad de conectar a miles de personas de diversas latitudes alrededor de un tema de interés común. Conversaciones en tiempo real que en otras circunstancias serían imposibles, hoy se encuentran al alcance de un click y desde la comodidad de los hogares. Esto, que hace apenas unos años podía sonar como un milagro, hoy es cada vez más frecuente en todo el mundo como efecto de la pandemia. Sin duda, nuestro país debe seguir avanzando para poder superar los problemas de conectividad que persisten en muchos hogares, pues la virtualidad llegó para quedarse.

En días pasados tuve la fortuna de disfrutar de un destello de esta magia que nos brinda la conectividad. En mi ejercicio como lector, como le sucede a la gran mayoría, difícilmente tengo la posibilidad de interactuar con los autores que me gusta leer. A pesar de que existen muy buenas ferias y eventos en nuestro país, por mis ocupaciones me cuesta mucho sacar el tiempo para asistir.

La última edición del Hay Festival que se desarrolló a través de una plataforma virtual contó con un amplio abanico de escritores e invitados de lujo. Tuve la fortuna de escuchar a personajes que solo conocía a través de sus creaciones, como Isabel Allende, Leonardo Padura y Rubén Blades. Asimismo, el excelente nivel de los entrevistadores permitió sacarles el mejor provecho a los invitados como el caso de la brillante entrevista que le hizo Juan Carlos Botero a Arturo Pérez-Reverte o las que condujo con acierto Mabel Lara. Además de la riqueza que se puede extraer de las conversaciones, las charlas sirven de abrebocas para antojarnos de todo tipo de ensayos y novelas.

Un escritor que sigo hace algunos años y que es cada vez menos desconocido captó mi atención. Se trata de Joël Dicker, un joven suizo de 35 años que ha venido irrumpiendo en todos los continentes con sus novelas de ficción. Desde que leí su primera novela, Los últimos días de nuestros padres, de la cual hice alguna reseña en este blog, he seguido enganchado con este escritor novela tras novela. Como bien lo señaló, él tiene claro que en sus novelas el lector es un sujeto que juega un rol bastante activo, pues una vez impreso el libro, el escritor ya no puede volver a intervenir. Lo asimila magistralmente a un partido de tennis entre el lector y el escritor, en donde hay una constante réplica y en donde cada uno hace un esfuerzo del 50 %. Hay una frase muy antigua del novelista Andre Maurois que describe a la perfección esta idea: “La lectura de un buen libro es un diálogo incesante en que el libro habla y el alma contesta.” Por eso Dicker señalaba que la literatura, sobre todo en el contexto de la pandemia, representa una alternativa de distracción muy activa, mucho más que la televisión.

Joël concibe la literatura como un encendedor que despierta inquietudes, más no como un vehículo para presentar una verdad revelada. Entiende la lectura como un ejercicio para detenerse y descubrir aquellas imágenes que resuenan en nosotros. Seguramente se refería a aquellos chispazos que se producen cuando concurren sentimientos y emociones comunes entre las partes. Esas pequeñas conexiones que suceden entre el escritor y el lector y con las que se va forjando una complicidad.

Que esto a la vez trascienda el tiempo, los idiomas y las culturas nos confirma la grandeza de nuestra humanidad. Precisamente Padura evocó este tema recordando una frase de Unamuno, una verdadera perla: “En la literatura hemos de hallar lo universal en las entrañas de lo local, y en lo circunscrito y limitado lo eterno.”

Aplausos de pie para este tipo eventos en donde se exalta y se promueve la cultura y en especial la literatura. Sin duda, me hubiera gustado escuchar muchas más de estas exquisitas charlas. Ojalá más temprano que tarde se puedan seguir haciendo estos festivales, combinando el formato presencial con el formato virtual.

Twitter: @alfrecarbonell

Foto: Cartagena de Indias, ciudad amurallada, adquirida en unsplash

(Visited 171 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Alfredo Carbonell (Barranquilla, 1981) estudió Derecho en la Universidad de los Andes y luego una especialización en Derecho de las Telecomunicaciones en la Universidad del Rosario. Hizo un curso de Relato Breve en la Escuela de Letras de Madrid. Trabajó en el Ministerio del Interior y en la Alcaldía de Barranquilla. Hizo una maestría en Políticas Públicas en UCL (University College London). Trabajó 3 años como Director de Asoportuaria y hoy regresó a la Alcaldía de Barranquilla como Secretario Privado.

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Barranquilla y el empleo juvenil

      El paro nacional trajo consigo un saldo lamentable de inaceptables bloqueos, vandalismo y violencia que desdibujó los reclamos(...)

  • Entretenimiento

    Chispazos del Hay Festival

      Una de las bondades de la virtualidad es la posibilidad de conectar a miles de personas de diversas(...)

  • Colombia

    Barranquilla se reactiva

    Después de 144 días, Barranquilla tuvo por fin el primer día sin fallecidos por coronavirus. Durante los últimos cinco meses(...)

  • Colombia

    Una apuesta por la cultura ciudadana

    En los últimos años, Barranquilla ha experimentado avances incontrovertibles en cultura ciudadana. La habilitación de  renovados espacios públicos han(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

A partir de este último viernes han aparecido diversos artículos en(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar