Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Entraba a la conversación de Michael Sandel en el Hay Festival y en la sola fila había ejemplos de la sociedad que somos, que analizamos, criticamos y quizás queramos cambiar.

Michael Sandel en el Hay Festival 2014

Los revendedores haciendo su agosto.  Los “vivos” buscando colarse en la fila discreta o descaradamente, sin ninguna vergüenza.  Los que pagaron de más para escuchar al afamado profesor de Harvard. Los que compraron su boleta con tiempo y respetaron su turno en la fila.  Los privilegiados con credencial que pueden entrar sin pagar, con méritos o no por ello. La mía era una credencial de prensa, gozo de un privilegio que puede parecer injusto.

De todo esto habla Sandel en su charla.  Nos plantea dilemas morales para cuestionar la sociedad que vivimos y el papel de los mercados en dicha sociedad.  Explica cómo pasamos de una economía de mercado a una sociedad de mercado. La primera, dice, es una herramienta para organizar la actividad productiva, la segunda es una forma de vida donde todo está a la venta y el pensamiento y las costumbres del mercado empiezan a dominar todas las esferas de la vida, modificando el valor de ciertas prácticas sociales.

Un espectador dijo que mientras en la sociedad imperara la ley de la selva, las personas harían lo correcto o lo incorrecto por sobrevivir en ella.  Otro, muy acertadamente explicó que comprar los turnos en la fila, por ejemplo, reduce las posibilidades de otros y crea escenarios de desigualdad.

Al parecer para Sandel no tiene nada de malo pagar por un turno en la fila de un concierto, pero sí lo tendría si la fila fuera para entrar al médico, es decir, relativiza la misma cuestión. En una sociedad capitalista, el valor de su discurso radica en que cuestiona esa sociedad de mercado donde el dinero compra todo. Sandel propone detenerse a pensar qué bienes no deben venderse, tanto por evitar reproducir desigualdades, como por evitar que el pensamiento mercantilista gobierne todas las prácticas sociales y esferas de la vida. Eso es algo.

Lo que tengo por decir es que pagar para que los niños lean libros o por un riñón para salvarnos la vida, es consecuencia de una sociedad que no puso límites a la valoración del dinero, una sociedad en que la moral es relativa y ve diferencias en una misma cuestión. Comprar el turno en la fila para un concierto o para el médico, produce el mismo significado en la conciencia social. La gente no ve nada de malo en lo legítimo, y eso es muy lógico, pero debería reflexionar qué tanto de lo legítimo es injusto.

El dinero no debería ponerle precio a la dignidad, pero ella, hace mucho, se vende en cada esquina de nuestros barrios.

(Visited 113 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Otro sitio más de Sitios de Blogs El Tiempo

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Mundo

    Prostitutas, prepagos y hombres

    Nos escandalizamos cuando vemos felices a un par de niñas contando plata tras prestar sus servicios sexuales, como si(...)

  • Opinión

    Hambre

    El hambre es más atroz que la muerte misma y ahora Israel lo usa como arma de guerra. Según(...)

  • Mundo

    Feministas, cállense

    Te quiero hablar a ti, a quien el movimiento feminista incomoda. Tú que sientes cierto alivio de saber que(...)

  • Colombia

    El espejo de un cadáver exquisito

    Antes, para salir en la televisión, debíamos cumplir una serie de requisitos. Principalmente, se debía tener algo de talento,(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_31" align="alignnone" width="1332"] Sarah y Johana cerca de la Virgen(...)

2

Antes: Pueden leer el relato aquí, antes de leer la entrada.(...)

3

Una nueva forma de hacer minería se viene imponiendo en Perú(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar