Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Era un domingo de esos en los que no hay que llamar a la nostalgia, está ahí desde temprano y te persigue perturbablemente silenciosa.

En el frenético mundo digital, a la gente la matan por adelantado y los sentimientos entonces son una veleta desorientadora de la vida.

Los rumores han existido desde siempre, solo que ahora se difuminan eficazmente, la vida también es frenética, entonces llorar y reír pueden suceder a la misma hora.

Oscar nos inspiró y también nos defraudó en algunas ocasiones, porque lo humano es irremediablemente defectuoso, opinar necesariamente  polémico y los mortales sufrimos  indefectiblemente de envidia, entonces no soportamos a un pobre acomodado o a que haya a quienes llamen intelectuales, porque excluye al resto que quiere serlo.

La obra más valiente de Oscar fue hacer del mundo su padecimiento, desde entonces mi admiración por él, impregnada de un pesar inevitable, se tornó trascendental y aunque su obra sea inmortal como catalogan al “legado” de los creativos fallecidos, ser trascendental es lo único por lo que debemos venir al mundo.

Completa su obra, había que irse al misterioso fin de la vida, al después de la muerte, a los afanes por eternizar la existencia extinguida.

Lo bueno de matar a alguien antes de que se muera es que se expresan esas cosas muy probablemente destinadas al vacío de un cuerpo despojado de alma en un féretro también inerte. Y que el presunto muerto se entera, saciando ese deseo bizarro de saber qué dirá o sentirá la gente el día que uno se va para siempre.

Yo no le pude sostener la promesa de escribir solo de Cartagena.  Quizá por eso dejé de escribir.  El ego es naturalmente traicionero de la conciencia, e imagino que por momentos, para las mentes estrechas, Cartagena se vuelve muy pequeña e insuficiente al horizonte intelectual.

Collazos, Hernández Ayazo, Orlando Oliveros y Villalba Bustillo, han sido el plato fuerte de la opinión sobre Cartagena, sin la sal,  sin picante y sin la liga, este plato queda desabrido y fallo, pero también abre la opción de descubrir otras sazones que esperamos sean tan sensatas como las acostumbradas.

Una leve brisa, se lleva las nubes grises y obliga a arropar la nostalgia. Seremos olvido, sentenció Abad y partiremos sin Rencor un día de estos.

A los idos, les agradezco la inyección de fe.  Paz en sus mentes y en sus corazones. Acá quedamos con el deber de continuar la sazón y esa extraña sensación de no estar preparados nunca para lo inevitable, aunque se trine antes de tiempo y se puedan escuchar o leer los desahogos, es ese misterio inexplicable, ese destino inexorable, ese rasguño en el alma.

(Visited 201 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Otro sitio más de Sitios de Blogs El Tiempo

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Hace 20 años, cuando llegamos a este país, vivíamos en la(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar